Voces, luces, imágenes… penumbra…

/ 25 agosto, 2016

“La línea entre el arte y la vida debe mantenerse tan fluida, y quizás indistinta, como sea posible”.

                                                                                              Allan Kaprow

Transformar eventos y condiciones de la vida cotidiana en gestos profundamente intimistas y autorreflexivos, en métaforas de la existencia –más que del hombre, de la sociedad- parece ser siempre el punto genésico de la obra de Luis Gárciga Romay. Planetario, exposición inaugurada el pasado 5 de agosto en el Centro Wifredo Lam, parte igualmente de dichas inquietudes, pero en esta ocasión desde los susurros de voces que diluyen toda identidad, la penumbra del recorrido, objetos residuales dotados de aura humana como acabados de abandonar e imágenes que van construyendo de a poco fragmentos de realidad.

Estos elementos no confluyen debido a la azarosa casualidad, han sido objeto de una organicidad sui generis, pensados como dispositivos narrativos donde intervienen concepciones teatrales, videográficas, cinematográficas y las prácticas instalativas del arte visual: guiones instalados y videomappings artesanales, según el propio creador. Estas obras recuerdan un tanto aquel “arte experimental” como lo llamara Allan Karprow, discípulo a la vez de John Cage, donde el sonido, los objetos, los salones oscuros, las luces y hasta los olores recreaban sensaciones, quebraban la pasiva contemplación con el fin de hacer del arte un espacio de la propia vida, cuestionador de nuestras conductas entumecidas y enajenadas por la cultura.

En esta ocasión el proceso se invierte, el espectador no es llamado a transformar el espacio o a integrar la obra, como sucede en las prácticas artísticas de estética relacional según lo conceptualizara Nicolas Bourriaud, si bien se parte de este principio. Obras como Peñas Blancas (Costa Rica), ni flora ni fauna viven esta desautomatización desde su propia conformación por los testimonios e impresiones grabadas e intervenidas luego por el artista al ponerlas en relación con objetos que son parte de la escenografía cotidiana del cubano emigrante. La intención para con el espectador es producir extrañamiento al presentar un collage de formas y sonidos perfectamente identificables pero que parecieran haber sido dispuestas desde otra perspectiva, desde otros ángulos, sacadas del automatismo al que nuestro inconsciente las relega día tras día. En Casi 100 pensamientos claves. (Una composición de esquina) el hecho artístico parte de preguntas (¿Cómo está la cosa?, ¿Cómo está la calle?) y respuestas que damos a diario, muchas veces vaciadas de sentidos, dadas casi de manera involuntaria, y que son siempre expresiones de esperanza o desencanto. Detrás de cada intercambio, persiste casi de manera caprichosa, la lectura automática de citas utópicas de pensadores, tal cual discurso enajenante, pura teoría alejada de la praxis real. Puede que no haya en este gesto solo una crítica a la ideología sino una exigencia a los que somos sacrificados por ella.

De esta manera las obras de Gárciga, conforman un Planetario de hechos y situaciones de la sociedad cubana y latinoamericana (la “democratización” de la Internet, la emigración de los latinos atravesando selvas, el “restablecimiento” de las relaciones entre Cuba y E.U) dispuestas en fragmentos aislados pero totalmente coherentes que se mueven en la esfera de las respuestas y relaciones humanas provocadas por el contexto social. En este sentido, dejar desde el arte una huella, un documento, una referencia de los movimientos conductuales de nuestra sociedad, se vuelve una obsesión para el artista.

Lo lúdico del proceso creativo está presente en la factura de cada pieza, tal vez porque jugar es la mayor parte del tiempo imitar la imitación, es dejar las identidades disueltas. Así Planetario deviene metáfora y al mismo tiempo documentares[1] de las disímiles reacciones que han dejado recientemente la tecnología y la política -y sus supuestas democracias- en el imaginario colectivo.

 

[1] Término empleado por el artista para referirse a la documentación artística basada en el audiovisual como instrumento para historiar, recontar, siempre con la pretensión de esbozar lo actual, a veces hurgando el presente con sus trazas de pasado y otras proyectando lo venidero.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio