Tentando al mercado

Acerca de Post-it 3

/ 21 septiembre, 2015

El viernes 4 de septiembre quedó inaugurada la tercera edición de Post-it, la expo-venta de arte cubano contemporáneo joven, que organiza el Fondo Cubano de Bienes Culturales. El evento tiene una modalidad de concurso, por lo que un jurado tendrá la responsabilidad de establecer jerarquías dentro de esa abundante muestra de obras.

De 166 jóvenes creadores de todo el país que presentaron proyectos, el comité de admisión seleccionó a 48. En las galerías Galiano, Collage Habana, Arte-Facto y Artis 718 el equipo de curadores del Fondo intentó diseñar museografías en las que quedaran expuestas, con un mínimo de coherencia, el total de obras seleccionadas.

Sin dudas, se trata de un evento necesario para el arte cubano, una estrategia promocional, comercial y jerarquizadora que ayuda a visibilizar la producción más bisoña de nuestras artes visuales. Post-it nos da la posibilidad de asomarnos a un horizonte de creación que sin la existencia de eventos como este sería imposible apreciar como conjunto, mapa, o muestrario de un “estado de cosas”.

Ahora bien, es precisamente ese panorama el que debe ser enjuiciado por la crítica. El mayor por ciento de las obras exhibidas son bidimensionales, con una dominancia abrumadora de la pintura, así que planteemos la primera interrogante: ¿se corresponde esto con un protagonismo real del medio pintura entre los jóvenes creadores, algo así como un nuevo boom de la pintura, o el predominio de lo pictórico se debe a una estrategia de inserción en un concurso que es a la vez una expo venta?

Diré aquí unas breves palabras sobre la pintura vista. Con excepción de algunos nombres, artistas a los que ya se les reconoce como pintores, con una obra en maduración pero con contornos ya definidos, abunda en estas exposiciones mucho cuadro inconsistente, tanto en términos puramente plásticos, como de intencionalidad discursiva en términos de proyección conceptual. Pintura sosa, a veces mal hecha, sin fuerza visual ni conceptual. ¿Es ese el estado real de nuestra jovencísima pintura?

La fotografía está mejor representada, acorde con la proyección conceptual y escenografiada que es dominante en este minuto. Pero considero que entró muy poca obra fotográfica al evento, si pensamos, según lo visto en los últimos tiempos, en la cantidad y la calidad de lo mostrado en exposiciones tanto personales como colectivas.

Lo objetual, escultórico o instalativo, solo cuenta con unas pocas y tímidas representaciones. Algo parecido sucede con la video-creación. Así las cosas, es fácil imaginar que obras conceptuales y performáticas brillan totalmente por su ausencia.

Entonces, para terminar, una última interrogante: ¿será que para nuestros más jóvenes creadores el imperativo del mercado se convierte a priori en autocensura, en falta de riesgo creativo, en timidez temática y crítica, en obediencia estética?

Las estrategias promocionales con canalización comercial siempre son más estimulantes y provechosas, como es el caso de Post-it. Pero es preferible tentar y seducir al mercado con un discurso estético que aspire a ser artístico antes que vendible, que con objetos hechos para vender bajo la fachada de lo artístico.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio