Start Game en Villa Manuela

/ 6 mayo, 2015

Un grupo de jóvenes artistas cubanos ha intervenido la Galería Villa Manuela de la UNEAC, para abordar desde el arte el fenómeno de los videojuegos. Hay que agradecer a las especialistas de la Galería el haber acogido y desarrollado este proyecto, pues es la primera vez que asistimos en Cuba a una muestra colectiva que intenta discursar sobre esta problemática en específico. También merece ser apreciado el trabajo de museografía, muy a tono con la atmósfera tecnológica, audiovisual, sugestiva e interactiva de los juegos electrónicos.

El título de la exposición, Start Game, parodiando la jerga idiomática de esos videos interactivos, funciona como una invitación subliminar a que asumamos también el rol de jugadores, pero no de cualquier tipo de juego, sino del que abre el arte: un diálogo crítico y reflexivo con cualquier otro fenómeno cultural.

¿Y qué tienen que decirnos este grupo de artistas sobre los videojuegos? En principio esta es una pregunta muy difícil de contestar, porque cada obra parte, dialoga, se apropia o se inspira en un aspecto específico del fenómeno. Como generalidad, resulta positivo que ninguno de los creadores haya optado por un camino de vocación moralizante, didáctica, sicologista o satanizante.

El negocio de los videojuegos es hoy una de las industrias culturales más poderosas del mundo, con ganancias que superan incluso a la industria del cine y la música. Pero las repercusiones que ese tipo de productos de entretenimiento producen en el plano neurológico, psicológico, social, estético y cultural en sentido amplio, apenas están comenzando a ser examinadas por la ciencia y la reflexión culturológica. Y ante la complejidad, la opción debe ser el análisis más imparcial posible, sin la contaminación de prejuicios empíricos ni especulaciones moralizantes.

Ahora bien, una deficiencia notable de Start Game es que en varias de las obras resulta verdaderamente difícil encontrar la conexión con el tema aludido, lo cual atenta contra la cohesión del planteamiento curatorial. Mientras, en otros casos en que sí es claramente explícita la relación con el campo del videojuego, abunda el tratamiento mimético del fenómeno, es decir, un tipo de obra que reproduce una estética determinada, interviene el sistema de un juego, o se inspira en algún aspecto tecnológico, pero sin lograr generar consecuencias reflexivas.

Solo dos obras me parecen esfuerzos logrados: el torneo de Dota organizado por Nestor Siré, cuya documentación se exhibe en la muestra; y la versión del juego Buscaminas creada por Yonlay Cabrera, que se apropia del sistema original para generar otra lógica de interactividad, capaz de abrir un campo de connotaciones conceptuales. El 27 de marzo en la Galería Villa Manuela Nestor Siré organizó un gran performance en el que un grupo de jugadores de Dota 2 fueron los protagonistas. La acción consistió en la realización de un torneo en el espacio de la galería, un show en el que el público asistente pudo seguir en tiempo real el desarrollo de las confrontaciones virtuales. La documentación de dicho evento que se puede apreciar en Start Game es en realidad lo menos importante, es apenas una huella de lo sucedido. El artista se comporta en este caso como un sociólogo que crea todas las condiciones para realizar un experimento controlado, y obtener de él un cúmulo de información empírica que sirva como materia prima de ulteriores reflexiones teóricas, es decir, un diagnóstico conceptual del fenómeno. En consecuencia, podríamos pensar que la acción de Siré es una obra en proceso. Toda la posible información obtenida en el experimento (por ejemplo: ¿cómo funciona esa comunidad de jugadores del Dota 2 en La Habana?, ¿cuáles han sido sus estrategias para paliar la imposibilidad de jugar on line?, ¿cómo se expresa esa singular sociabilidad virtual?, ¿qué impactos genera en la sociabilidad social?, ¿quiénes son esas personas?, ¿cómo piensan?, etc. etc.) debe funcionar como el punto de partida de futuras obras, en las que la reflexión sobre el fenómeno pueda ser profundizada y expresada estéticamente.

Por su parte, Yonlay Cabrera subvierte desde adentro a la estructura interactiva del sistema que intervine. Mediante un ejercicio de reprogramación de un juego tan popular como Mineswiper, el artista altera su funcionamiento original con el fin de generar otra lógica interactiva, mucho más productiva en términos cognoscitivos. En la versión del Buscaminas con la que podemos interactuar en la Galería, al hacer clic en una casilla, en lugar de los números que indican la densidad del campo minado alrededor, se descubren letras que van formando palabras, frases, oraciones, que en su conjunto, según declara Cabrera Quindemil: “conforman fragmentos del manifiesto que presenta Cuba en una convención sobre los derechos humanos realizada en Otawa, Canadá en 1997. En dicho manifiesto Cuba proclama su negativa a firmar la prohibición del uso de las minas antipersonales”. Por cualquiera de las dos vías –jugando el juego hasta descubrir la totalidad del texto sumergido en el campo minado, o sabiendo de inicio esta información, la obra se nos revela explosiva en sí misma. Una serie de consecuencias reflexivas, y no solo concernientes a la connotación política del aludido manifiesto, van surgiendo de la interacción con el sistema, que protege sus verdades, sus textos secretos, sus intenciones, con una descarnada violencia sumergida. El campo lingüístico como campo minado es otra de las metáforas connotadas en Mine. Ciertas palabras, ciertas frases, ciertos textos, ciertas ideas, ciertas verdades, en determinadas circunstancias, no pueden ser exhibidas, develadas, ni siquiera balbuceadas, pues nos pueden costar la vida. Valiéndose del recurso de la virtualidad, un plano en el que nuestras tomas de decisiones y acciones correspondientes no tienen consecuencias mortales reales, Yonlay parece insinuarnos que luchar por develar la verdad y darla a conocer, siempre puede acarrear grandes riesgos.

 

Fotos: Alain Cabrera

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio