Serendipity

/ 25 enero, 2017

Dentro de las recientes propuestas expositivas, resulta significativa la muestra presentada en la Galería ARTIUM, situada en el Distrito Art Wynwood -ubicada en la zona céntrica donde se hallan un número importante de galerías en Miami. En esta ocasión, se exhibe una colección en la que tienen el protagonismo dos artistas cubanos contemporáneos residentes en esa ciudad que, al mismo tiempo, conforman una pareja sentimental constituida por Natasha Perdomo y Rafael López-Ramos. Los mismos, celebran este año el XX aniversario de la realización de su primera exhibición juntos -realizada en Vancouver, Canadá, unos meses antes de la celebración de su boda efectuada en ese país.

Este encuentro con la visualidad que ofrece la plástica realizada por este dúo lleva por título Serendipity, término que significa una “afortunada coincidencia” o una “agradable sorpresa”. Esta palabra fue acuñada por Horace Walpole en 1754, en una carta que escribió a un amigo, en la cual le explicó un inesperado descubrimiento que había hecho utilizando una referencia de un cuento de hadas persa donde se nombraba a los tres príncipes de Serendip. De manera que estos artistas visuales del siglo XXI se han apropiado del término dado por el paralelo que se establece en ellos, que celebran una “afortunada coincidencia”, lo que les ha permitido apropiarse de este título para nombrar su muestra bipersonal, que sin lugar a dudas será también una “agradable sorpresa” para todos aquellos que nos acerquemos a disfrutar y valorar el arte que nos proponen.

La naturaleza artística de Natasha le permite expresar su mundo interior desde un punto de vista místico, resuelto con la expresión de impresionantes paisajes, tangencialmente inspirados en el Simbolismo y el Neo-Romanticismo. Durante años, la autora ha trabajado el tema del paisaje a través de diferentes estilos y con diversos propósitos. La esencia de su discurso toma como base la expresión íntima de su apreciación del mar en diferentes momentos de su existencia.

El nacimiento de sus paisajes marinos es el resultado de una investigación anterior de la realidad histórica, política, social y cultural de los lugares donde la autora había vivido anteriormente. Su agudeza estética radica en recrear imágenes subjetivas del paisaje, reinventados gracias a la intervención visual de su intelecto y asumidos como espacios reales.

Su mirada es la de una artista contemporánea, que se enfrenta a un contexto social y emocional similar al que movió a los antiguos maestros. Para crear sus impresionantes escenas, la autora recurre a la ensoñación de sus pensamientos. Su pintura se centra en la naturaleza para reflejar la belleza y la ensoñación, expresada sutilmente, con audacia y elegancia sin par, agazapada en la belleza, en estos tiempos donde impera el caos y el desorden en el mundo actual.

La autora tendrá la ocasión, además, de mostrar su excelente ejecución de obras realizas en metal, que conforman un conjunto de esculturas de pared, que nos dará una visión de la factura de su obra creativa realizada en este material dada su habilidad artística para expresarse en su desempeño como orfebre, actividad que le distingue por la excelente realización y la maestría de los diseños realizados.

Por su parte, Rafael López-Ramos, quien estudió en el Instituto Superior de Arte (ISA), 1987-1991, tras su graduación de la Academia San Alejandro en 1985, ha incursionado en la pintura, fotografía, escultura y pintura. Su desempeño demuestra la pluralidad de intereses y la buena factura de su desempeño artístico. En su extensa trayectoria ha demostrado la concreción de una personal expresión pictórica que evoca la historia de su país natal asumido desde un sentido jocoso y resuelto mediante la presencia de símbolos identitarios relativos a diferentes elementos emblemáticos que han identificado a la nación a lo largo de su historia.

Entre los elementos que conforman su imaginario se destacan el característico ritmo cromático de su repertorio, que incluye visiones realistas de frutas tropicales, una aguda mirada al arte colonial, asumidos con una mirada personal y distintiva, así como un amplio repertorio que trasluce una amplia iconografía de propaganda sobre la Cuba actual. Se advierte cómo en su repertorio aflora la plasmación de su mirada aguda con respecto a la apropiación del sincretismo que se establece entre los símbolos religiosos afrocubanos y las imágenes católicas.

Su imaginario recurre a la imagen realista para representar escenas que aluden a la similitud con el ajiaco cubano. Para ello, se apoya en un conjunto de imágenes que constituyen el centro de su iconografía, resuelta con la presencia de símbolos emblemáticos que le sirven para parafrasear la historia de la isla.

La mezcla carnavalesca de estas narrativas diferentes le permite descubrir las paradojas culturales, filosóficas y políticas que enfrenta el cubano actual. El conjunto de todos estos elementos conforman una estética personal que se mezcla con la presencia de personajes típicos de la cultura popular americana o símbolos enigmáticos relacionados con la tradición política americana, los cuales conforman un delicioso repertorio de la idiosincrasia que pervive en la nación. Sus representaciones incluyen pinturas, collages y artefactos realizados con objetos encontrados.

Mientras que Natasha vuelca su espíritu angelical en las visiones terrenales que descubren el mar, las rocas, el cielo, la naturaleza toda, desde su mirada de ensoñación colmada de reminiscencias archivadas en su aguda memoria fotográfica.

La comunión y la armonía alcanzada por esta pareja para alcanzar el éxito desde sus respectivas directrices conforman ahora un momento culminante. Sin lugar a dudas, esta presentación representa un ajuste de cuentas que ambos han decidido emprender juntos para demostrar su valía, la agudeza de sus propuestas y el alcance de sus respectivas poéticas.

Hortensia Montero

Hortensia Montero

(La Habana, 1951) Master en Historia del Arte, Universidad de La Habana. Graduada de la Escuela de Museología, Museo del Louvre; de Museología General Contemporánea, Universidad París I; de Documentación y Archivo, Centro de Documentación de la UNESCO–ICOM, París. Desde 1975 es curadora de Arte Contemporáneo, MNBA. Fue Premio Anual de Investigación Cultural 2001, 2002 y 2003, Centro Juan Marinello y Premio Nacional de Curaduría, 2003 y 2006. Autora del libro Los 70: Puente para las rupturas. Profesora adjunta de la Universidad de La Habana.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio