Sandra Ramos expone sus libros escultóricos en Miami

/ 24 abril, 2015

Sandra Ramos (La Habana, 1969) es una de las más representativas artistas cubanas contemporáneas. Con su obra le ha tomado el pulso a la realidad de su país en su constante devenir plasmando las inquietudes, anhelos y frustraciones de su generación.

Egresada de la academia de Bellas Artes de San Alejandro (1988) y del Instituto Superior de Arte (1993), es una de las creadoras de la llamada generación de los 90 que con mayor eficacia comunicativa ha logrado transmitir su cosmo-insularidad imbricada a elementos autorreferenciales. Cree en la función social del arte y durante su trayectoria se ha armado de símbolos y alegorías que caracterizan y distinguen su propuesta en los múltiples espacios de discusión.

Su obra ha servido como puente entre las llamadas dos orillas, ha hablado del conflicto de la emigración, la lejanía, la relación que existe entre el que se queda y el que se va. Ha reflexionado también acerca del desarraigo. Su vocabulario visual ha incluido maletas, baúles, puentes, botes, aviones, malecones y siempre la Isla, con su absurda circunstancia del agua por todas partes.

Por estos días se encuentra inmersa en los preparativos de su más reciente muestra personal sobre la que conversó en exclusiva con ArtOnCuba, entre otros aspectos de su obra. Se trata de Revisiting Mythologies, Books & Other Objects, que inaugura este 24 de abril en la TUB Gallery en Miami.

Once piezas de diversas técnicas y formatos producidas entre 2012 y 2015 entre los que se incluye su novedosa serie, conforman la selección que podrá apreciarse hasta en 15 de junio en los espacios y horarios habituales de la galería.

¿En qué consiste la serie Libros escultóricos que propones en esta muestra en que revisitas la mitología?

En esta nueva serie en que estoy trabajando establezco relaciones conceptuales con la literatura, mitología y filosofías universales. Los libros, donde uso el espejo como material recurrente por su cualidad reflexiva y simbólica, se transforman en espacios alternativos que crean puentes entre nuestra realidad cotidiana, en las ciudades modernas, con mundos paralelos a los cuales accedemos con nuestra imaginación. Este diálogo se basa en mi interés como artista por reencontrar esos horizontes infinitos de conocimiento acumulados por la humanidad, en historias antiguas y referentes heroicos que no han perdido su actualidad intrínsecamente humana. Los dioses, héroes y caracteres arquetípicos como Ulises, Cronos, Leviatán, Alicia y el sueno de la Utopía, la Ítaca como símbolos de la tierra prometida, siguen siendo modelos de las incertidumbres, preocupaciones, ansiedades y sueños del hombre en la actualidad. En un mundo lleno de desigualdades culturales, religiosas y sociales, en sociedades en constante movimiento y transformación, sería importante preservar, entender y rescatar aquellas cosas esenciales que como humanos nos han definido y unificado por lo largo de los siglos.

¿Cómo autodefinirías tus creaciones?

Creo que mi obra es muy variada técnicamente porque utilizo muchos medios diferentes y los fusiono. Empleo mucho el grabado que fue la especialidad que estudié en San Alejandro y en el ISA, en la cual he realizado mucha obra sobre todo en metal y que ha influenciado hasta los otros soportes en que me he expresado. Muchos me dicen que yo hago el grabado como si fuera pintura y viceversa por lo que puedo decir que ambas técnicas se han retroalimentado dentro de mi obra. Nunca le he dado gran importancia a las técnicas sino a las ideas que transmito y expreso con ellas, mis ideas están muy relacionados con la sociedad cubana contemporánea y a nuestra historia, nuestra cultura, de nuestra historia gráfica y literatura porque aparecen muchas citas de poetas y de significativos escritores en gran parte de mis pinturas e instalaciones, diversos guiños a los que llamamos intertextualidades. También, como sabes, realizo videoinstalaciones y animaciones, pero las ideas, los conceptos que las mueven son muy similares, sea cual sea el material y la técnica empleada. En general todo lo que unifica a mi obra es su interés por lo contextual, lo social y un poco por establecer el vínculo de que todo lo que nos rodea no viene de la nada, que todo tiene un pasado y una relación con todo lo que la precedió y el análisis que otros artistas, pensadores y grandes obras realizaron

¿Por qué emerges autorretratada una y otra vez?

Mi obra aunque trata temas sociales y del contexto es de cierto modo muy personal e intimista. Es una obra que parte de las influencias de la colectividad en una persona en específico. Comencé haciendo una especie de autorretrato que aparece en muchas de mis creaciones, se trata de una foto congelada en la historia de cuando tenía alrededor de diez años, con el uniforme de pionera y mezclada con el personaje de Alicia, en el país de las maravillas, una suerte de Alicia que sale de su maravilloso país para caer en el verdadero surrealismo que es nuestro país, a través de ese personaje que ya no soy yo, es mi alter ego, el retrato de toda una generación , la de gente que ha nacido después del triunfo de la Revolución y de cómo han asimilado este proceso, entonces a través de ella abordo tópicos que considero medulares dentro de nuestra sociedad como son la emigración, que de una forma u otra afecta a todo el mundo, tema que no solo trabajo mediante este personaje sino mediante diversas maneras. Por ejemplo, la primera instalación que hice para la Bienal de La Habana en 1994, estaba muy relacionada con este tema ya que era una serie de maletas…El tema de la insularidad, estar aislados rodeados de mar, la política y la economía, otros personajes como Washington simbolizando la dolarización del mercado mundial. También empleo mucho en mis piezas el personaje con el cubo rugbi en la cabeza que simboliza la burocracia, Liborio, el bobo de Abela. Es una especie de crónica de todo lo que he vivido y estoy viviendo actualmente.

¿Qué intentas transmitir al emplear esos personajes?

Los mezclo a todos en mi obra porque simbolizan cada uno distintas etapas de la historia cubana, son la imagen del pueblo, Liborio, a principios de la pseudorepública, el Bobo durante la dictadura de Machado y la niña los momentos actuales y también un vínculo entre estos personajes para a través de mi obra, explicar y entender nuestro devenir histórico. Siempre me interesó la gráfica como un medio de propagación de ideas, por la posibilidad que este tiene de reproducirse y de llegar a mayor cantidad de público. Cuando yo comencé a crear por allá por 1992 la gráfica era como una especie de sustituto de la información que no recibíamos ni de los periódicos ni de la televisión y muchos tuvimos que acudir a este medio tan primitivo de impresión y expresión para informarnos.

Cecilia Crespo

Cecilia Crespo

Periodista. Ha recibido varios reconocimientos, entre ellos el Premio Nacional de Periodismo Cultural otorgado por la UNEAC y la UPEC a periodistas en Cuba menores de 35 años. Sus textos aparecen frecuentemente en diversas publicaciones cubanas especializadas en cine y artes visuales.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio