Presencia de Luis Cruz Azaceta

/ 21 diciembre, 2016

La resonancia del arte cubano en diversos escenarios del mundo se hace, esta vez, notoria en la exposición de Luis Cruz Azaceta (5 de abril 1942, Marianao, La Habana), -en ocasión de la inauguración del American Museum of the Cuban Diáspora en la ciudad de Miami-, la cual podrá ser visitada desde noviembre 19 hasta marzo 26 del 2017.

Esta presentación constituye un notable acontecimiento y una novedad en el ámbito cultural de la ciudad. Por primera vez, un espacio público fuera de Cuba ofrece una reflexión orgánica y en profundidad del arte cubano, realizado por creadores que viven fuera de la isla, con el interés de mostrar, difundir y preservar la cultura visual de la diáspora. La misión de esta nueva instalación cultural se centra en exhibir y preservar la memoria y el legado de las artes visuales de varias generaciones de exiliados llegados desde la mayor de las Antillas.

En ese sentido, la presentación de una muestra de la obra de Azaceta constituye una acción de gran alcance y se justifica perfectamente porque este autor constituye el paradigma de un emigrante que se formó en los Estados Unidos. Fue un joven cubano que emigró a New York en 1960, cuando tenía 18 años, y se graduó en el School of Visual Arts. Comenzó su carrera como artista y, desde 1967 se aprecia cómo el autor se expresa visualmente asumiendo temas que reflejaban su propia historia, los cuales perfilan la postura social de un emigrado cubano, de clase obrera, formado en el noroeste de los Estados Unidos. En 1969 se gradúa de sus estudios artísticos y comienza una larga y exitosa trayectoria artística.

La muestra está conformada con pinturas, dibujos, grabados y esculturas, en los cuales se advierte la angustia ante situaciones sociales, resueltas mediante una figuración expresionista con un acervo que se centra en la naturaleza humana y sus sufrimientos. Su discurso se centra en la dinámica que se establece en el universo ante las situaciones de inhumanidad a la que pueden están sometidos los seres humanos. Su imaginario alude, con marcado dramatismo, a un tema candente en el siglo XXI, me refiero a las constantes oleadas de flujos migratorios que ocurren en el mundo, que llevan consigo una carga dramática, trágica. Aunque, ha asumido un variado repertorio en su amplio quehacer, en los cuales incluye temas como el SIDA, el racismo y el desamparo del individuo, que ha ido recrudeciéndose en sus más recientes etapas.

Alejandro Anreus, curador de la muestra, sintetiza el sentido de su arte y su trascendencia social con esta frase: “El expresionismo social de Luis Cruz Azaceta critica a un mundo de opresión y manifiesta solidaridad con sus víctimas.”

Su estética es fuerte, agresiva. Su obra desgarradora impresiona fuertemente al espectador y mueve al intelecto a meditar sobre los asuntos tratados. Su imaginario refleja las situaciones más absurdas y crueles a las cuales se ha enfrentado el ser humano en su devenir histórico. Su amplia trayectoria y su trascendencia es el ejemplo de un artista cubano que goza de reconocimiento internacional.

El legado de su arte se centra en las visiones expresionistas de su estilo personal marcado con una estética signada por una profunda vinculación con el ser humano y sus peripecias, seguidas muy de cerca por el autor a lo largo de su vida.

El museo cubano, como suele calificarse, en síntesis, a esta nueva instalación ha sido acogido con beneplácito por la comunidad artística cubana, que ha mostrado su total apoyo y entusiasmo por lo importante y trascendente que significa contar con un centro cultural que reúna estas características. Tras cumplirse 20 años de fundarse esta institución en 1976 y 10 años desde que comenzó la remodelación de su local permanente, su reciente inauguración ha sido considerada un espectacular evento. Sobre todo, considerando que se avecinan variadas y diversas acciones culturales donde las artes plásticas cubanas actuales serán reconocidas y exhibidas en este nuevo centro cultural.

Hortensia Montero

Hortensia Montero

(La Habana, 1951) Master en Historia del Arte, Universidad de La Habana. Graduada de la Escuela de Museología, Museo del Louvre; de Museología General Contemporánea, Universidad París I; de Documentación y Archivo, Centro de Documentación de la UNESCO–ICOM, París. Desde 1975 es curadora de Arte Contemporáneo, MNBA. Fue Premio Anual de Investigación Cultural 2001, 2002 y 2003, Centro Juan Marinello y Premio Nacional de Curaduría, 2003 y 2006. Autora del libro Los 70: Puente para las rupturas. Profesora adjunta de la Universidad de La Habana.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio