Por una Bolsa de Valores en La Habana

/ 1 junio, 2015

Levi Orta figura en la nómina oficial de artistas invitados a la XII Bienal de La Habana. En los últimos años su obra se ha centrado en explorar la frontera existente entre el arte y la política, y en desactivar los mecanismos de poder que entronizan en una nación determinando su visualidad. Su labor creativa se sustenta en el absurdo que contiene la dramaturgia social; elemento que utiliza como detonante para estructurar piezas que sean hijas del contexto.

Nada extraño resulta que su propuesta para esta edición del evento sea la implementación de una Bolsa de Valores en La Habana, activando un espacio que de manera general mantiene en un estatus incipiente su mercado de capital. Pero esta propuesta deviene un producto de la experimentación del artista, probando los límites del arte y desdibujando sus fronteras. Así han surgido piezas como Voyeur, donde se saca a la luz el entretenimiento de los políticos durante los congresos y reuniones, quienes desde su aspecto meditabundo navegan por Internet, miran pornografía o juegan a las cartas. También La muerte del fantasma o jugando al happy ending, donde Levi Orta impartió una serie de conferencias a un grupo de oficiales del Ministerio del Interior sobre la autocensura de las instituciones culturales; es otro de esos gestos desestabilizadores y un tanto anárquicos que busca propiciar el artista. Asimismo, su serie Pedofilia examina las grietas de la cultura hegemónica e ironiza sus fallas a través de dibujos que, desde la inocencia infantil, relatan asuntos de profunda actualidad como la prostitución, el envejecimiento de los líderes y la pérdida de valores elementales. Todas estas acciones destacan la voluntad del artista de subvertir los verdaderos propósitos de sus obras, mostrándonos un universo cambiante y alternativo.

En este sentido la pieza Capital=Cultura, proyectada en el 2010 en el marco de la nueva apertura económica, reaprovecha nuevamente el contexto para rehacerse a sí misma, con la coyuntura que inaugura una etapa propicia para la inversión extranjera y el restablecimiento de relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos, luego de más de media centuria de hostilidades. La obra funciona como una prueba piloto de Bolsa de Valores, aunque no retrata exactamente el funcionamiento tecnológico de estas entidades; pues el interés fundamental recae en estudiar el comportamiento de una estructura económico-social de ese tipo en el espacio de la Bienal. De este modo el espectador podrá transformarse en un inversionista de los negocios privados y el arte se someterá a la factibilidad de una estructura económica internacional.

La obra, que estará expuesta en el Pabellón Cuba, dinamita el entorno en el que ha surgido en tanto cuestiona si en un futuro cercano asimilaremos organizaciones de este tipo. Levi Orta inquieta con esta nueva intención; por el momento una Bolsa de Valores en la XII Bienal de La Habana deja abiertas múltiples interrogantes.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio