Obsesiones interruptas

El mundo cabe en los ojos de una mujer

/ 20 septiembre, 2018

Dicen que la belleza está en el observador, en los ojos capaces de vislumbrar lo inusitado ante la realidad a la que son sometidas nuestras pupilas, pero las fotografías de Alberto Korda parecen ser, según este precepto, la excepción de la regla.

Si por un instante buscáramos vestigios de imperfección en las imágenes del maestro, sería malgastar el tiempo, porque fue un perfeccionista en busca de captar las más disímiles y heterogéneas esencias del alma humana. En su caso —y he visto a cientos de personas contemplar sus creaciones— la belleza radica en la propia fotografía más allá de quien la mire, en su poder para dejar al espectador pensativo y en un suspiro. Estas sensaciones las vuelve a despertar el lente de su cámara con la exposición Obsesiones interruptas. La mujer en la fotografía de Alberto Korda, inaugurada el viernes 14 de septiembre en la Fototeca de Cuba, justo cuando el prestigioso artista cumpliría 90 años. La exhibición se mantendrá abierta al público hasta el 20 de octubre, Día de la Cultura Nacional.

Sería casi imposible abarcar en un solo proyecto curatorial la intensa obra del reconocido fotógrafo y periodista. No obstante, la muestra ofrece parte de su quehacer antes de 1959, cuando se dedicó mayormente a la fotografía publicitaria, con la intención de captar el atractivo de las cubanas. Mujeres hermosísimas, no queda ni la más mínima duda, pero su habilidad para resaltar los placeres ocultos detrás de una mirada, pose o gesto, es lo que le otorga valía a la imagen. No cualquiera logra la eternidad de un sentimiento.

Una modelo sobresale entre las demás. Se trata de Norka, madre de una de sus hijas, y la musa que lo acompañaría en varias de sus aventuras. De esta forma se unió, el talento de un artífice con la elegancia y el estilo de una fémina que impresiona por la exquisitez de sus formas de principio a fin. También recreó la impronta de la mujer en los primeros años de la Revolución cubana, otra de las temáticas de la muestra.

A medida que avanzamos por los caminos del genio del lente cubano, descubrimos que un año antes de fallecer, todavía se encontraba activo al retratar a dos modelos en Sao Pablo, Brasil, con el mismo rigor de sus inicios y la experiencia de un oficio que dominó con creces durante su vida.

Al triunfar la epopeya de 1959, Korda dominaba ya el oficio de fotorreportero. Sus conocimientos de composición, encuadre y estética de las instantáneas alcanzaron su punto máximo con el retrato al Che tomado el 5 de marzo de 1960 titulado El Guerrillero Heroico, la imagen más reproducida de todos los tiempos.

No podría ser otra la fotografía para iniciar Obsesiones interruptas…, con la curaduría de la investigadora y crítica de arte Cristina Vives, que aquella tomada por él en Pinar del Río, en febrero de 1959, donde dos niñas, Paula María y Araceli Beade, atrapan de a golpe la atención del público. El océano de emociones en el semblante de una de las pequeñas, junto a la intensa mirada de la otra, dejan ese halo febril de pensamientos que nos hará volver una y otra vez al arte de Korda.

Elaine Caballero Sabugueiro

Elaine Caballero Sabugueiro

Periodista y editora. Amante de la religión hindú y admiradora hasta los tuétanos de Cortázar.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio