Nelson Ponce en la I Bienal de Diseño de La Habana

/ 21 mayo, 2016

Nelson Ponce es un destacado diseñador, ilustrador y cartelista, uno de los más notorios en el diseño cubano actual. Fue profesor de Diseño e Ilustración en el Instituto Superior de Diseño, perteneció al grupo creativo Camaleón y actualmente desarrolla su profesión en Casa de las Américas. En estos momentos, es uno de los involucrados en la Primera Bienal de Diseño de La Habana, es miembro del jurado y también uno de los organizadores de las exposiciones. Es fácil encontrarse a este creador  en cualquiera de  los diferentes puntos de la Bienal, con el entusiasmo que lo caracteriza, no se restringe a la hora de compartir algunas de sus experiencias y opiniones acerca de esta.

Una Bienal de Diseño en La Habana es quizás algo muy esperado por los diseñadores cubanos. ¿Por qué ahora?

Yo pienso que a veces pasan las cosas porque varias condiciones las propician, una de ellas, que es fundamental, es el esfuerzo de las personas y el deseo de las personas para que pasen. Hay ciertas circunstancias ahora en Cuba, hay un entusiasmo por algunos cambios que están aconteciendo con gran velocidad  en diferentes áreas y los diseñadores han hecho eco de eso y quieren avanzar en otro sentido, en otras direcciones, ganar espacio, me parece que es una cosa coyuntural lógica.

¿En cuáles eventos expositivos estás involucrado específicamente dentro de la Bienal?

Yo primero me mostré un poco escéptico con el tema de la Bienal, porque había muy poco tiempo para organizar un evento de esa magnitud, un evento internacional, pero la posición más fácil es detenerse y no hacer nada. Finalmente, por cosa de los amigos, me involucré, poquito a poco fui involucrándome cada vez más, entonces fui jurado en la selección de los trabajos que iban a formar parte de la Bienal y también estuve a cargo, junto con Ernesto, de la curaduría de la exposición que hay en Fábrica de Arte. También colaboré en el tema de que viniera la profesora Anna Berkenbusch[1], una persona con la que habíamos tenido relación. Desde hace algún tiempo la Universidad de Halle tiene relaciones con el Instituto de Diseño y de ahí han salido proyectos que, en mi opinión, son interesantes.

¿En qué se basó la selección de las obras para la exposición Diseñadores que ilustran, que se presenta en la Fábrica de Arte Cubano?

La exposición Diseñadores que ilustran ya estaba en la Fábrica y lo que se hizo fue ocupar el resto del espacio en el que normalmente estaban las artes plásticas, decidimos abarcar todo el espacio de la Nave 1 y ocuparlo con diseño. Diseñadores que ilustran es un pequeño espacio dentro de esa gran exposición en Fábrica. Desde hace algún tiempo hay mucho interés entre los cubanos y no cubanos por una manifestación dentro del diseño que es el cartel,  patrimonio, se puede decir, de la cultura cubana. Ahora mismo hay varios diseñadores jóvenes y no tan jóvenes ya, que estamos haciendo cartel, sentimos un interés muy especial por ese universo y decidimos hacer una selección de carteles de la gente joven y exponerlo allí. Básicamente son carteles de promoción cultural.

Eres diseñador, pero también fuiste profesor muy querido y admirado por los estudiantes del ISDI. ¿Qué esperabas de los diseñadores más jóvenes que están participando? ¿Han cumplido tus expectativas?

Para mí es un privilegio haber sido profesor del ISDI y haber fomentado, durante los doce años que di clases en el Instituto de Diseño, el desarrollo del cartel y la ilustración. Casi todos los que están exponiendo carteles hoy en Fábrica fueron estudiantes míos y eso para mí es tremendo placer porque es disfrutar del resultado de un trabajo docente, que la gente se haya interesado y se haya desarrollado después. Siendo profesional dentro de un área que a mí en particular me interesa mucho, me da placer ver como hay muchos diseñadores con lenguajes diferentes, con un interés en ese universo. Creo que el propósito de un profesor se cumple cuando ve ese desarrollo.

Eres parte del jurado de la Primera Bienal de Diseño en Cuba. ¿Qué crees debe tener un diseñador para ganarse el reconocimiento de esta?

Yo, que estuve en la selección de las piezas, me parece que todavía fue muy pobre, me parece que hay muchos diseñadores haciendo muchas cosas que por un problema de escepticismo lógico no participaron, o sea, no presentaron su trabajo. No creo que esta Bienal exponga todo lo que se está haciendo en Cuba ahora mismo en el diseño. Creo que muchos diseñadores quedaron fuera por voluntad propia. Para mí, ser jurado fue muy fácil porque no habían muchos trabajos que elegir, entonces, simplemente, se sacó lo que realmente no tenía nivel, pero incluso hay cosas que participan de la bienal que no tienen el nivel adecuado. Me parece que hace falta que el poder de convocatoria hacia la Bienal, que esperemos se repita, sea mejor. Me imagino que en dependencia de cómo salga esta Bienal la gente se sentirá abocada a participar y a mostrar su trabajo.

¿Marcará este evento un antes y un después para el diseño en Cuba o aún queda un camino largo?

Yo soy de la perspectiva de que siempre queda un camino largo, lo primero que se tiene que proponer la Bienal es que no sea un impulso y que quede en esta primera edición, eso es una cosa a la que le tengo mucho temor. Yo pienso que lo que debe proponerse la Bienal es que de aquí a dos años estemos haciendo otro evento de esta magnitud o de mayor magnitud, preferiría yo, creo que el reto de la Bienal es ese, que se repita.

¿Qué puede, en tu opinión,  significar este evento no solo para los diseñadores, sino para el público cubano en general?

Casi siempre a eventos de este tipo van los especialistas nada más, pero por ejemplo, ayer en Fábrica, que era una exposición de varias especialidades dentro del diseño había mucho público itinerante y que no tiene nada que ver directamente con el diseño. A lo mejor están impulsado por diferentes cosas, pero lo importante es que ese público, cuando llegue a los lugares donde se expone, pueda disfrutar del diseño, aprender qué cosa es el diseño, ganar en cultura de diseño y saber las potencialidades que este tiene para el desarrollo de la vida, de la comunidad y de la civilización.

[1] Anna Berkenbusch es profesora de la Burg Giebichenstein, Universidad de Arte y Diseño, en Halle, Alemania, centro que tiene  un amplio historial de intercambios con el Instituto Superior de Diseño desde loa años 80.

Carolina Sánchez Abella

Carolina Sánchez Abella

(La Habana, 1990). Licenciada en Historia delArte por la Universidad de La Habana. Ha trabajado como especialista en la Fundación Ludwig de Cuba. Ha colaborado con publicaciones especializadas en arte como ArteCubano, Noticias de Arte Cubano y el blog de Artoncuba.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio