Los Carpinteros en Londres, siempre con “ganas de volver a jugar”

/ 20 abril, 2015

Con su peculiar manera de entender y concebir el arte, Los Carpinteros (Marco Castillo y Dagoberto Rodríguez) llegan a Londres para realizar su primera gran exposición personal en una institución de la capital inglesa. Las paredes de la Parasol Unit Foundation for Contemporary Art han sido las honradas con el privilegio de teñirse de rojo. Porque Los Carpinteros han hecho de todo, pero nunca han perdido “las ganas de volver a jugar”. Y lo demuestran en cada una de sus creaciones, en cada una de sus muestras.

El juego es para ellos una adicción de la que no han podido desprenderse a lo largo de su carrera artística. Juegan con cosas serias, pero el fin es divertirse, gozar del diseño y la fabricación de objetos realmente hermosos y evocadores, innovar con las formas, los materiales y, sobre todo, con los significados. Porque sus obras transmiten no una, sino muchas ideas a la vez, en ocasiones, antagónicas. A veces, más importante que la interpretación del espectador, pueden ser todas las otras reflexiones a las que se podrían arribar, pues la ambigüedad es inherente a cada una de sus creaciones.

Por eso resulta difícil saber si unas paredes cubiertas de manchas rojas de tomates lanzados contra ellas, a las que se le ha añadido esculturas en porcelana del mismo fruto, aluden a la alegría y euforia de una de las fiestas más populares de España; a un acto de repudio e irreverencia, contra la institución arte, quizás; o a la huella que se perpetúa en los muros luego de un enfrentamiento de balas o un fusilamiento. O será que el hecho de colocar las porcelanas sobre manchas de tomates reales, constituye una reflexión filosófica sobre el arte mismo, sobre presentación y representación, ¿cuál es la verdadera realidad, la sombra de la cueva o el mundo que existe más allá de sus paredes?

Cuarteto rebelde es otra de las piezas que son tan bellas como indescifrables, cuatro instrumentos musicales yacen a medio derretir en el centro de una de las salas. Pueden haber sido los protagonistas de un ritmo verdaderamente enérgico – como abundan de este lado del Atlántico- , tan caliente que terminó disolviéndolos. En sentido contrario, puede tratarse de la pérdida de un ritmo o de un homenaje a una tradición musical desaparecida.

La misma sensación de duda o encrucijada causa el video del performance Conga irreversible. La Conga en Cuba es sinónimo de fiesta, alboroto, carnaval y colorido. Sin embargo, la de Los Carpinteros no tiene color, sus personajes van vestidos de negro, y en lugar de ir hacia adelante, los pasos de baile los realizan hacia atrás: en vez de avanzar, retroceden. Todos estos elementos mueven al cuestionamiento de la autenticidad de esa alegría, sembrando la incertidumbre de si es una fiesta popular o un ritual fúnebre lo que se está presenciando.

Todas las piezas tienen un nexo directo con la realidad cubana y caribeña en sentido general. Cuando no abordan una tradición de nuestra cultura, aluden a la arquitectura, o hacen referencia a las características del clima de nuestro hemisferio. Así, la instalación Candela, a manera de environment, semeja una habitación envuelta en llamas, debido a las luces de neón con forma de fuego, colocadas contra las paredes; una acuarela refleja un termómetro, que se transforma en árbol, descompuesto por las altas temperaturas; otra nos muestra un ejército de columnas corrompidas por el sol y el salitre que viaja con el viento, dejando al descubierto su estructura interna de cabillas corroídas; y nuestro icónico edificio Solimar se nos presenta como un gran altoparlante, como lo que es nuestro país, un lugar donde el silencio no existe, donde el sonido, deseado o no, lo penetra todo, incluso, la privacidad del hogar.

Así arriban Los Carpinteros a Londres, irreverentes, iconoclastas, siempre a contracorrientes, rompiendo con las conservadurías. Con esa energía, en nombre del calor y del ritmo del Trópico, con objetos que se derriten, cabillas que se doblan, termómetros que se rompen, estrellas que queman y una conga que no para de sonar.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio