Las otras narraciones

/ 20 octubre, 2014

Un sendero de tensiones pendientes

El Salón de Arte Cubano Contemporáneo (SACC) –evento que desde mediados de los años noventa y con dilatados intervalos de realización, ha impulsado lo más novedoso de la producción artística nacional– en esta sexta edición se ha convertido en asidero de temáticas que sondean el terreno de las comunicaciones y el flujo de información. Dentro de esa línea de exploración curatorial se insertó la exposición Las otras narraciones,[1] una invitación a conectar con el universo de la animación en Cuba.

La muestra pretendía ser un proyecto ambicioso en tanto agrupaba cerca de un centenar de realizadores y poco más de esta cifra en materiales audiovisuales. Si bien fue un propósito vasto en recorrido temporal y generacional –aunque la curaduría se anunció sin pretensiones antológicas– tal inclusivismo derivó en la segregación del concepto de animación manejado o incluso la precariedad tecnológica a la que fueron destinados, necesariamente, algunos de los materiales exhibidos.

En medio de aquel cúmulo de información –imposible de apreciar en apenas una jornada–podíamos distinguir tres grandes núcleos: Paisajes, Alegorías y Narrativas. Bajo estas categorías se agruparon piezas de diversos géneros, que discursaban acerca del contexto cubano ya sea desde la ironía, el absurdo, la crítica explícita o reflexiones de tipo existencial. Por otro lado, aparecían proyecciones aisladas que otorgaban relevancia innecesaria a artistas ya consagrados como Lázaro Saavedra, Luis Gómez, Fernando Rodríguez y Antonio Gómez Margolles. Con un protagonismo semejante solo aparecía Marlon Portales, actual estudiante del ISA. En otra línea, asomaban trabajos que coqueteaban con la idea de los nuevos medios y la interactividad, fueron las obras de Susana Pilar Delahante (Dominadora inmaterial/Second Life/2012-2013), Rewell Altunaga (Crisis/2010-2014) y el propio Margolles (Evolución/2009); o interesantes video-instalaciones como las del artista Reinier Nande (Construction, de-construction/2013y La culpa/2013) y la bien ponderada –en mi opinión poco convincente– pieza de Duvier del Dago (Holiday/2010), perteneciente a la colección Farber. En esta selección también se entretejieron producciones cinematográficas: documentales, cortos de ficción, dibujos animados, el filme Memorias del desarrollo (2010) de Miguel Coyula, así como un reel de efectos visuales de los largometrajes cubanos Kangamba (2008) y Omega 3 (2014).

Para completar esta polisemia de propuestas –relacionadas por el uso de la animación como herramienta comunicativa– fue creado un espacio a partir de pequeñas pantallas de televisores donde se exhibieron, entre otras cosas, videoclips, spots y mensajes de bien público. Con estos productos la muestra transgredía varios conceptos con los que tradicionalmente ha sido limitado el arte, conforme nos hacía cuestionar su pertenencia –o no– a este universo creativo.

Lo cierto es que la animación ha cobrado fuerza debido al creciente perfeccionamiento de sus técnicas, por lo que su uso se hace cada vez más común. Es por ello que esas narraciones “otras” son en parte una reflexión acerca de la estrecha relación que istingue hoy al binomio arte-tecnología. Una alianza que ha permitido a los creadores multiplicar las posibilidades discursivas de sus obras en la medida en que se han ido desarrollando y fusionando ambas nociones. Por otro lado, se advierte el creciente protagonismo de grupos multidisciplinarios donde intervienen artistas visuales, diseñadores, comunicadores e informáticos; frente a la antigua noción del artista solitario. La exposición, aun cuando ratifica que mucho abarcar no siempre es lo más acertado, funciona como espacio para el intercambio de ideas, experiencias, inquietudes; y, en ese sentido, revela un sendero de dudas, cuestionamientos y tensiones pendientes.

 

[1]Muestra curada por Caridad Blanco de la Cruz especialista del Centro de Desarrollo de las Artes Visuales. La exhibición tuvo lugar en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam desde el 13 de septiembre hasta el 18 de octubre de 2014; sede del VI Salón de Arte Cubano Contemporáneo (febrero 2014-febrero 2015).

Loliett Marrero Delachaux

Loliett Marrero Delachaux

La Habana, 1990. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Desde 2013 labora como especialista en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Ha publicado artículos sobre arte cubano y latinoamericano en las revistas Arteamérica, El Caimán Barbudo, Extramuros y el Boletín Ojeada que emite el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio