La pintura a la altura de las sospechas

/ 9 julio, 2018

El pasado viernes 22 de junio la Galería de Arte Villa Manuela inauguró una exposición personal de Hilda Vidal. El título de esta muestra me resulta sugerente más allá del universo simbólico que refiere la artista en su trabajo. ¿Sospecharán cuántos secretos hay? es la interrogante con la que interpela al público asistente. Ella, la artista, la creadora que se formó en la década de los setenta y tuvo entre sus grandes referentes la pintura de Henri Matisse, la poesía de Antonio Machado y las invaluables lecciones de Manolo Vidal, quiere saber si en verdad somos conscientes del lirismo y la pasión exacerbada en cada una de sus pinturas. Porque ciertamente, lo que apreciamos en las salas es el cometido final, el gran resultado. Y es que ponerle alas a la creación, darle fuerzas para echar a andar, es una cualidad inherente a su personalidad. Su pintura es más que un oficio, es un ente que se activa constantemente, que evoluciona y se repiensa, es su existencia misma.

Si bien la periodización de corrientes, estilos y artistas nos permite ubicarlos en contextos culturales que respalden su producción, Hilda Vidal es una artista atemporal. Ha sabido en todo momento captar con la mayor lucidez posible los elementos que refuercen y legitimen su trabajo. En los setenta se mantuvo aferrada a lo pictórico, desde una suerte de figuración expresionista que ha sido decisiva en el abordaje ulterior de sus temáticas. Sin embargo, en los ochenta mutó hacia su serie de Los Cacharros, en la que las superficies blancas fueron invadidas por utensilios domésticos: platos, tasas, cafeteras. Objetos cotidianos traídos al lienzo la convirtieron en una de las primeras en entronizar la alegoría conceptualista, aquella vuelta al oficio, que un poco más tarde se reconocería en otros grandes artistas.

A finales de los ochenta se concentra en un tipo de obra en la que empodera la línea abstracto-geométrica, corto período que desemboca en los noventa con la figura humana. Es entonces cuando toma conciencia de los procesos por los que ha transitado y la artista se reconoce en cada uno de los recursos e incorporaciones que ha ido añadiendo a su creación. Por lo que la figuración regresa esta vez con más fuerza y sus personajes se adhieren a un sustrato psicológico, protagonizando entonces un retorno a lo ontológico.

Más de veinte piezas se distribuyen en las salas de la galería. En ellas  predominan los grandes planos de color, expresionistas en su esencia y de un marcado carácter introspectivo. A través de la representación de la figura humana la artista compone su narrativa. Rostros meditabundos, miradas esquivas e interrogantes, le otorgan un aura teatral a este conjunto de obras que nos convidan a la meditación, al análisis concienzudo, a la escapatoria fugaz  de este gran escenario que es la vida. A Hilda Vidal le interesa la tesitura de los títulos, por ello se empeña en que cada pintura sea mirada como la síntesis de un relato. Conecta al espectador y lo induce a generar un estudio reflexivo, en consonancia con el intimismo que profesa.

En ¿Sospecharán cuántos secretos hay?, se consolidan las investigaciones que en el campo de la psicología ha venido desarrollando y fortaleciendo en sus más de cuatro décadas de trabajo. Ella se reconoce en la perdurabilidad de una voz que, tanto en la representación visual como en conceptualización, se anima hacia el mensaje subliminal. Ese que nace precisamente en su simbología. No es en vano que sus seres apelen al sarcasmo, al guiño irónico en el que refieren verdades tan elementales como: lo que somos y lo que preferimos aparentar.

En alguna ocasión ha comentado su interés por jugar con la imagen y la frase que la nombra. Ponerle títulos a las obras a veces puede funcionar como una especie de haiku visual. Porque de la misma forma en que la poética haiku está basada en la sorpresa y el encantamiento que produce la contemplación de la naturaleza. En su obra títulos tales como: Esa voz que viene de lejos, Esperar el otoño o Qué tamaño tiene el tiempo incitan al espectador a perderse en la vorágine de sentimientos que en un estado consciente preferimos esconder. Hilda Vidal crea un juego de roles en sus pinturas. Cuando estamos frente a ellas presenciamos una especie de sugestión plagada de destellos surreales, la imaginación se convierte en el mejor recurso para recomponerlas y lograr aprehenderlas.

He sido testigo de cómo ha surgido este proyecto. Muchas veces la sospecha es quien nos hace arrojar luces sobre lo que pasa desapercibido. En este caso sobre el trabajo de una artista que pareciera estar viviendo en un retiro espiritual. Hilda Vidal no pinta para los espacios físicos pero es constante, pinta para el alma y elucubra un arsenal de poemas visuales, que son sus lienzos, con los que sin dudas, dispara al centro de la melancolía.

Ir y quedarse, y con quedar partirse,
partir sin alma, y ir con alma ajena,
oír la dulce voz de una sirena
y no poder del árbol desasirse;
arder como la vela y consumirse,
haciendo torres sobre tierna arena;
caer de un cielo, y ser demonio en pena,
y de serlo jamás arrepentirse;
hablar entre las mudas soledades,
pedir prestada sobre fe paciencia,
y lo que es temporal llamar eterno;
creer sospechas y negar verdades,
es lo que llaman en el mundo ausencia,
fuego en el alma, y en la vida infierno.

Lope de Vega

Yudinela Ortega Hernández

Yudinela Ortega Hernández

Matanzas, 1990. Licenciada en Historia del Arte, Facultad de Artes y Letras, Universidad de La Habana, 2013. Curadora y crítica de arte. Actualmente trabaja como profesora de Crítica de Arte en Formación al Cuadrado, una plataforma educativa especializada en artes visuales, en Madrid. Escribe regularmente para revistas de arte nacionales y extranjeras. También realiza y colabora de forma independiente con proyectos curatoriales.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio