La piel que habla

/ 9 enero, 2015

(Insisto, esto ya lo he dicho)

 

En diciembre de 2013 el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam acogió la exposición personal El poder de tu alma, del artista cubano Roberto Diago. Para entonces escribí algunas palabras a propósito de la muestra, que consideré una excelente síntesis de su obra anterior. Hoy reaparece –después de un año– con una propuesta que titula La piel que habla, indicando que todo este tiempo, artísticamente hablando, no le sirvió de mucho. De aquella clase magistral donde reveló una madurez creativa enfocada tanto en la selección de los temas como en la depuración de su tratamiento formal, sólo quedó una reiterativa nostalgia por la técnica y su consecuente mensaje comercial.

La exposición anterior enfatizaba el aspecto constructivo de la creación, a partir del ensamblaje de maderas y metales, y la estructuración de las telas. Sin embargo, la elección de diversos materiales ya es historia. Ahora aterriza su preocupación en los lienzos, únicos protagonistas de su malestar. Aquella variedad de soportes fue siempre un pretexto para indagar en cuestiones sociales como la marginalidad, la religión, la raza; temas apenas insinuados entre el alto nivel de síntesis expresiva y formal. Pero, al reducir su espectro, las sutilezas se debilitaron y los semas que articulaban su discurso se volvieron tangenciales; no siendo ya los conceptos, sino el concepto. El contenido es epidérmico y la intención totalmente vendible. Con este gesto apresurado Diago me lanza, inevitablemente, a revisitar parte del concepto Miserere, salmo religioso transformado en manifiesto por el artista cubano Luis Gómez: una oposición racial, a través de una venta racial.[1]

Esta nueva exposición cautiva, indudablemente, ya que en su arte siempre ha anidado esa misteriosa combinación entre violencia y mesura. Diago es uno de esos artistas que logra transmitir su espiritualidad convulsa. Pero eso ya lo sentí, con mayor ímpetu, en su muestra anterior, donde abandonó radicalmente el texto y la imagen figurativa, para emplear, como motivos principales de su alegato, el color, las líneas y las texturas. En ese punto conectaba al espectador con tendencias preteridas, como la abstracción geométrica y la pintura matérica. Entonces no le bastó con la mera apropiación del material, convirtiendo una pared de la galería en su propio cuerpo, donde tejió el más grande de los “queloides”[2], gesto que deja en ridículo sus versiones posteriores.

Ahora, a un año de ello, me pregunto si tiene sentido volver sobre lo mismo y en menor escala. Quizás se le han agotado las posibilidades de comunicar y asumió el fácil-ismo como tendencia que pervive hasta nuestros tiempos. Es probable que el acomodo haya surgido de forma “inconsciente”.

En este caso, no es el vacío como excusa lo que detecto, sino la propia excusa denota el vacío de su producción. Realmente, esta metáfora del cuerpo ya no me dice mucho, por lo tanto –exenta de reclamos– tampoco digo nada nuevo, voy y vuelvo en el tiempo, sobre los textos y sobre las obras. Apelo a la misma tautología con que me habla la muestra, pero “consciente” de que he sido sincera desde el inicio.

 

[1] Fragmento de Miserere (avant-garde), del artista cubano Luis Gómez. La obra consistió en la descripción de algunas posiciones asumidas dentro del arte cubano contemporáneo, así como alusiones a determinados modos de trabajo. Fue exhibida en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam (febrero de 2014), como parte de la muestra Ven y Mea en mi puerta. Este término parece estar en constante mutación ya que el artista ha realizado dos versiones del mismo.

[2] Concepto del que se ha apropiado el artista para hacer énfasis en los temas de raza, marginalidad y violencia. La solución creativa radica en la realización de un tejido que simboliza esta lesión real de la piel.

Loliett Marrero Delachaux

Loliett Marrero Delachaux

La Habana, 1990. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Desde 2013 labora como especialista en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Ha publicado artículos sobre arte cubano y latinoamericano en las revistas Arteamérica, El Caimán Barbudo, Extramuros y el Boletín Ojeada que emite el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio