Intimidad convertida en grito

Una respuesta desde el arte a la violencia sexual como estrategia de terror

/ 10 enero, 2016

En su ensayo El sujeto y el poder, Michel Foucault, con el propósito de discernir la consistencia de las relaciones de poder, parte de una serie de oposiciones entre las que distingue, en primer lugar, la dominación del hombre sobre la mujer. Superando la esencia antiautoritaria de esta “lucha”, Foucault enfatiza en su carácter transversal, es decir, para el filósofo francés se trata de un fenómeno de oposición que no se limita a un solo país, aun cuando suele desarrollarse más fácil y extensamente en determinados espacios.

Desde este concepto de transversalidad se explica la proyección de enfrentamiento global y compartido que defiende la muestra Transgresiones íntimas. La experiencia de las “mujeres de confort”, propia de los países ocupados por los japoneses durante la Segunda Guerra Mundial, detona la configuración de una cartografía visual más amplia que engloba escenarios de producción tan lejanos como diversos[1]. Con ello, la tesis de Foucault se revalida: la mayor propensión del hecho en un espacio no niega su carácter transnacional. Pero la realidad de las denominadas mujeres de confort, forzadas a la esclavitud sexual en tiempo de conflicto bélico, dinamita a su vez la arista central de la exposición: la crítica a la implementación de la violencia contra la mujer como táctica de terror.

Y aunque el pronunciamiento de la muestra rebasa la “mirada sexuada”, no es de sorprender que las voces femeninas sean las predominantes. Por una parte, se contempla la identificación del género, y por otra, el natural rechazo de la mujer a la violencia, fenómeno que frecuentemente es asociado al poder masculino –sin que ello implique un enfoque parcial o estereotipado. Cuando Virginia Wolf publicó Tres guineas en 1938, sus reflexiones sobre la guerra y las laceraciones que esta provoca, la convertían en precursora no solo en el campo de la reivindicación feminista, sino también en el abordaje intelectual de la representación del horror de la guerra. Años más tarde, Susan Sontag introducía su ensayo Ante el dolor de los demás con la Wolf, refiriendo que para esta “….la guerra es un juego de hombres; que la máquina de matar tiene sexo, y es masculino” [2]. Sontag se declaraba así, deudora de la teoría de la escritora inglesa, postura que no tardó en explicitar cuando más adelante, en su análisis sobre la imagen fotográfica sobre la guerra, se cuestionaba: ¿Hay un antídoto a la perenne seducción de la guerra? ¿Y es más posible que esta pregunta se la formule una mujer que un hombre? (Probablemente sí.)”.[3]

Transgresiones íntimas recupera el legado de ambas intelectuales, pero más allá de centrarse en el cariz feminista[4], la exposición apela a la zona de operatividad del arte, en la que tanto Wolf como Sontag pretenden creer. La conmoción producida en el espectador por la representación del conflicto puede ser un recurso para llegar a la erradicación de este. En consecuencia, parecerían de mayor efectividad obras cuyo contenido fuese impactante, casi directo. Mas, la propuesta Daughter of Yemen de la artista cubana Susana Pilar Delahante Matienzo ofrece una mirada un tanto tangencial del asunto, sin dejar por ello de ser acusativa.

En primer lugar, el discurso de esta pieza se enuncia desde un espacio culturalmente distante, y sin embargo, no deja al margen la inexistencia de conflictos similares en su contexto, con lo cual volvemos a la hipótesis de la oblicuidad de Foucault. Asimismo, la disertación de Foucault sobre las estrategias del poder resulta útil para el acercamiento a la narrativa de esta artista. En un inicio y, marcada por experiencias vivenciales, Susana Pilar focalizó su obra en la discriminación y violencia de la mujer a nivel mundial. Pero, una vez que intentó el escrutinio en zonas más cercanas, el poder le cerró las puertas. Desde entonces, ha creado sus propios mecanismos de denuncia. Transitando desde lo general hasta lo particular o viceversa, Susana penetra en esas “grietas sociales” que “…existen aunque el poder quiera o no incluirlas en los órdenes que construye”. [5]

En el video performance Daughter of Yemen la situación de las mujeres en la recién unificada República de Yemen es el objeto de la crítica y específicamente, la disolución del papel de estas como responsables de su sexualidad. Siendo el hombre el ente social determinante, a él corresponde la validez de una justificación tanto para contraer como para anular el matrimonio sin mediación de una autoridad, solamente él está facultado como opositor a la poliginia y, por si no bastara, es legal la “adquisición” de una esposa menor de edad[6] quien debe guardarle obediencia y cuya renuncia únicamente escucha la corte. Esta quizás sea una de las obras que mejor evidencia el proceso creativo de Susana Pilar. En ella, más que su cuerpo, es su organismo asumido como espacio informacional. A partir del desciframiento de las posibilidades biológicas de este, la artista erosiona los límites de lo cultural, ética y socialmente establecido, convirtiéndose esta en otra manera de transgredir la intimidad, al reclamar con el “grito” una solución a la violencia sexual como estrategia de terror o de imposición.

[1] La exposición comprende la obra de veintidós artistas pertenecientes a China, Egipto, Cuba, México, Irlanda, el Reino Unido y los Estados Unidos.

[2]Susan Sontag. Ante el dolor de los demás. Editorial Alfaguara, Madrid, 2003.

[3] Idem.

[4]Aunque es preciso señalar que la curaduría fue concebida por el artista comisario internacional Fion Gunn en asociación con Juan Puntes, director artístico de WhiteBox. Recuérdese: en la muestra se rebasa la “mirada sexuada”.

[5] Susana Pilar Delahante Matienzo. Notas de la artista.

[6] La edad mínima establecida para casarse es 15 años, pero ello no impide un matrimonio con una niña más pequeña.

Marilyn Payrol

Marilyn Payrol

(Santa Clara, 1990). Graduada de Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Profesora de Teoría y Crítica de la Universidad de las Artes (ISA). Es editora del sitio web de Art OnCuba magazine. Textos suyos pueden consultarse en la Revista Artecubano, La Gaceta de Cuba y en Art OnCuba Magazine.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio