Homenaje

/ 19 julio, 2018

DNasco Studio acogió el pasado jueves 28 de junio la exposición personal Hominium del artista Yuniel Delgado Castillo. Con la muestra, este joven creador, graduado en el año 2011 de la Academia de Bellas Artes San Alejandro, demostró la solidez de su formación y la hondura de sus reflexiones.

A Yuniel le interesa más que nada indagar en la condición humana, en las posibilidades y límites de nuestra existencia como individuos desvariados en una sociedad mutante. Por ello, la figura humana deviene centro de todas sus piezas, ya sea pintura, dibujo o escultura. El medio o el soporte no son determinantes, pues lo que prevalece es la concepción expresionista que capta la esencia del ser. Sin embargo, los grandes formatos sí resultan imprescindibles para dimensionar la magnitud de sus inquietudes (en ocasiones, es la sumatoria de pequeños dibujos la que conforma la macro escala).

El universo visual de este artista es, sin dudas, heredero de la crudeza gestual de Goya, Francis Bacon, Anselm Kiefer y cercano, en el ámbito nacional, a la obra de Santiago Rodríguez Olazábal y de Carlos Quintana. Como expresionistas consagrados, todos, prefieren las tonalidades frías –la paleta de Yuniel casi se limita a los grises, verdes, rojos, ocres y negros – para transmitir esas sensaciones de temor, de lobreguez y de turbiedad. A su vez, la incomprensión que genera lo sombrío se acrecienta con el remolino de trazos fuertes que, en la poética de Yuniel, no llegan a completar las figuras. Rostros sin precisar, cuerpos que se amalgaman (tanto humanos como animales) tributan al desconcierto, al enigma.

Y recalco la analogía de la obra de Yuniel con la de Olázabal y de Quintana porque trasciende lo meramente morfológico. Aunque habría que agregar a la, antes señalada, semejanza en los colores y en la figuración, la unión indisoluble de imagen y texto que los tres artistas esgrimen. Una alianza que no es de extrañar si se trata de obras plagadas de signos, símbolos, en fin, que se quieren crípticas. Pero, en el orden temático –como ya apuntaba- también estas propuestas se encuentran: la religión, la vocación ritual es perceptible en muchos de los títulos, de los motivos o de las frases dibujadas. Sin embargo, Yuniel no es un fanático, tal como se mezclan sus sujetos, se entretejen sus creencias, porque al final para él lo más importante es lo humano y el intrincado camino de su existencia.

Así, Hominium se convierte en un homenaje, en “ese letargo que -al decir de la curadora de la muestra- transita entre el umbral y el misterio de la raza humana, entre el devenir y transcurrir del sujeto moderno: un círculo interminable del que partimos y al que regresamos siendo polvo, siendo aire, siendo universo”[1].

[1] Yenny Hernández Valdés. “Estelas del sujeto: ¿El principio o el fin?”, Palabras a Catálago de la exposición Hominium.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio