Esterio Segura en el MoLAA

/ 13 enero, 2015

Exhibición personal de Esterio Segura: por primera vez en un museo de los Estados Unidos

 

Si bien no es la primera vez que Esterio Segura expone sus obras en los Estados Unidos, la muestra inaugurada el 22 de noviembre en el Museum of Latinoamerican Art (MoLAA) de California es la primera, de carácter personal, en un museo de ese país.

Acostumbrados a su humor unido con invención, los cubanos no nos extrañamos de una exhibición como esta. Aun así, la ocasión se vuelve grata para los que conocen su obra y, a la vez, para los que asisten a ella por primera vez. Las piezas, surgidas de esa vocación eminentemente escultórica que lo caracteriza (independientemente de que las obras sean dibujos o grabados) son la metáfora de anhelos, nostalgias y añoranzas de muchos de los cubanos que habitan dentro/fuera de la Isla.

La migración es uno de los tópicos más recurrentes en la obra de Esterio Segura, vista desde diferentes ángulos, posiciones, puntos de vista. Diferentes objetos alados conforman una parte no despreciable de sus creaciones, otorgando capacidad de traslación, de viaje, a las cosas más inimaginables. En ocasiones, su propuesta tiene que ver más con la migración física, o con esa capacidad altamente inventiva de los cubanos para trascender las fronteras. Otras veces, su poética se vuelve más metafórica –aunque es un recurso que emplea con frecuencia- y pone a disposición del receptor obras que materializan la nostalgia, el desarraigo y la multiplicidad de sentimientos asociados con el proceso migratorio, que no es solo el partir, sino el estar y el volver.

Segura, el autor de las esculturas del filme Fresa y Chocolate[1], co-curador de la exposición Las metáforas del templo[2] junto a Carlos Garaicoa en 1993, sigue sorprendiéndonos con esa voluntad de legitimar las más asombrosas creaciones de la imaginación insular, desde los presupuestos estético-conceptuales del arte contemporáneo.

Ya los cubanos tuvimos la oportunidad de asistir a su exhibición como parte de la Oncena Bienal de La Habana, en la Galería Villa Manuela. En ella presentó una obra-proyecto –por decirle de algún modo- consistente en la elaboración de unos artefactos resultantes de la unión entre carros y submarinos. Trabajó con un equipo multidisciplinario que dio forma a las ideas y solicitudes que el público iba dejando en la propia galería. Así, cada quien proponía un modo diferente de viajar hacia un destino que era una/otra/la misma isla de Cuba –despoblada de seres humanos-, supongo que con el fin de comenzar las cosas desde cero, de construir cada quien dentro del propio territorio su proyecto de vida, de participación, de modificación del entorno, de construcción de lo social.

Esta es precisamente una de las piezas que están presentes en el MoLAA. Sin embargo, quisiera compartir que se me antoja no solo la imbricación de carro con submarino, sino que me parece ver rasgos de aviones, de dirigibles. Y si alguien pudiese estar pensando que es un modo de salir a toda costa, creo que es todo lo contrario: es una manera de quedarse a toda costa. Al plantear a Cuba como el propio destino, el viaje que se realiza es simbólico –o real- hacia esa otra Cuba que intentamos construir, de la que todos deben tener la posibilidad de formar parte de manera activa, a partir del pensamiento y la praxis transformadora para vivir en una sociedad mejor.

Para los que visitan la exposición en California, la pieza puede ser un viaje de contacto con la realidad de la Isla, develada por el artista en el ingenio de una obra que traduce el acervo popular y la tradición de sortear dificultades de los cubanos. En este caso, sí se produciría un viaje hacia otro contexto –desde los Estados Unidos hacia Cuba-, esta vez matizado por la curiosidad de unos y por la añoranza de otros.

Con Modelo SCXXI / Model SCXXI (2006), Esterio Segura abre las puertas a una exposición que dará de qué hablar no solo por ser la primera en un museo de los Estados Unidos, sino porque su propuesta es atractiva, ingeniosa, sugerente y, sobre todo, participativa.

 

[1] Filme realizado por Tomás Gutiérrez Alea y Juan Carlos Tabío en 1993.

[2] Presentada en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, constituyó uno de los momentos más significativos en el viraje del circuito artístico cubano de los 80 hacia los 90.

 

Imágenes extraidas del sitio http://www.molaa.org

Gabriela Ramos

Gabriela Ramos

(La Habana, 1990) Graduada de Historia del Arte. Profesora de Teoría de la Cultura Artística en la Facultad de Artes y Letras, Universidad de La Habana. Miembro del Programa Interdisciplinario de Estudios del Caribe, Centro de Estudios del Caribe, Casa de las Américas.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio