Ella vale mil pensamientos

/ 19 abril, 2017

Desde la Revolución Industrial el planeta Tierra ha sido sometido a grandes transformaciones tecnológicas y científicas que han acarreado progresivamente la crisis ecológica que hoy enfrentamos, aunque la tendencia es cada vez más estrepitosa. La realidad del cambio climático es innegable, y a pesar de ésto, el tema aún está prácticamente ausente en el discurso oficial de muchos países, y en otros, incluso negado a favor de intereses económicos y financieros respaldados por la hegemonía del sistema global neoliberal. Debido a esto, la percepción pública de este fenómeno sigue siendo insuficiente y manipulada. La falta de información y la aparente lejanía cronológica del peligro potencian el escepticismo de la población y nos deja en la errónea creencia de que no es nuestro problema.

Ante el giro ético-político que impone la búsqueda de soluciones a los desafíos planteados por el cambio climático, el arte contemporáneo responde con nuevas estrategias «ecoestéticas» y propone una reconsideración profunda de la naturaleza, del ser humano y de su función en el mundo. Usando diversos medios como la instalación, la performance, la fotografía y el video, los artistas que participan en Ella vale mil pensamientos (Nature is Worth a Thousand Thoughts) desvelan cómo, bajo las actuales formas neoliberales de colonización de la naturaleza, nuestra relación con el medio ambiente pone en peligro nuestra existencia. La muestra propone un diálogo entre ocho artistas internacionales cuyo trabajo reflexiona sobre la crisis medio ambiental y los impactos del cambio climático, así como las intrincadas relaciones históricas, políticas y sociales de estos fenómenos. Las obras seleccionadas enfocan su objetivo en tres factores que son imprescindibles para desatar la acción pública y privada: el reconocimiento de la realidad del cambio climático y sus impactos; la aceptación del componente humano en las causas de éste y la toma de conciencia sobre nuestras responsabilidades individuales.

Ella vale mil pensamientos es el resultado del diálogo entre la ciencia, la investigación socio cultural y las artes plásticas. La exposición sitúa el arte en una zona crítica, promoviéndo prácticas transdisciplinarias y generando puentes de comprensión entre diferentes enfoques de investigación artística. La muestra cuenta con el vídeo ensayo Resonancia Climática (Deep Weather, 2013) de la reconocida artista suiza Ursula Biemann (1955), en el que la artista nos susurra la historia de dos geografías interconectadas de la globalización. Por un lado, la explotación de arenas bituminosas en Canadá, y por otro, los devastadores efectos de las crecidas de aguas en Bangladesh. El tema de las consecuencias de la elevación del nivel del mar en los hábitats costeros es también abordado por el artista suizo Habib Asal (1974), quien presenta la instalación site-specific Arena en los Ojos inspirada en la insularidad de Cuba y sus riesgos de pérdida territorial. Por su parte, la artista norteamericana Amy Balkin (1967) combina diferentes metodologías en Un Archivo popular del Hundimiento y el Desplazamiento (2011-), un proyecto a largo plazo que archiva objetos donados provenientes de lugares en peligro de extinción. Diluyendo las fronteras entre la escultura, el vídeo y la performance, Alexandra Meyer (Suiza, 1984) muestra por primera vez su más reciente obra Aliento (Breath, 2016) en la que sutilmente aborda el tema de los daños que ocasiona la contaminación del aire a la salud y a la calidad de vida. La muestra también cuenta con el proyecto Drowning World del fotógrafo sudafricano Gideon Mendel (1959) en el que conmovedoras imágenes de sobrevivientes a inundaciones en varias partes del mundo nos cuentan historias de ira y resiliencia. Por otro lado, los artistas cubanos Humberto Díaz (1976), Reynier Leyva Novo (1983) y Orestes Hernández (1981) abordan ésta temática por primera vez y nos sorprenden con ingeniosas obras instalativas que hacen referencia a los mayores problemas de enfrenta la isla ante los desafíos del cambio climático.

Ella vale mil pensamientos reivindica la función del arte como plataforma ideal para la confrontación reflexiva del público. Las obras seleccionadas instan a asumir más responsabilidad, a la vez que nos recuerdan que es el hombre el que está destruyendo el planeta tierra, pero que también es el hombre, el que tiene en sus manos la posibilidad de salvarlo.

Nota: El proyecto se acompaña de un variado programa educativo. En el marco de la exposición tendrá lugar un simposio con invitados del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (CITMA) y el Instituto de Meteorología.

Related Post

Comments

Maria Caridad Bocija

20 abril, 2017

Excelente exposición que demuestra que el arte debe y puede comprometerse con temas tan importantes y actuales como éste. La muestra reivindica la función del arte contemporáneo como herramienta crítica y poderosa. Excelente curaduría y grandes artistas!! Felicidades!!

Responder

María Caridad Bocija Nogués

28 abril, 2017

Esta exposición es la prueba de cómo el arte contemporáneo puede (y debe) involucrarse en temas tan importantes para la actualidad! La selección de los artistas es perfecta y la curaduría no podía ser mejor! Felicidades!! Y para los que no la han visto, dénse prisa!!

Responder

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio