El caso cubano, punto y aparte

/ 28 enero, 2015

Diciembre conmovió la geografía cubana para dar cierre a un 2014 de incesantes acontecimientos políticos y culturales que marcaron el entorno del arte, de forma particular. El regreso de los tres cubanos presos en cárceles norteamericanas alegró el corazón de muchos, junto al anuncio del restablecimiento de las relaciones entre Cuba y Estados Unidos. La provocación “artística” no se hizo esperar. Tania Bruguera volvía a abrir su juego, esta vez para reclamar los derechos civiles en la Plaza de la Revolución el 30 de diciembre, a solo pocos días de sentirnos por primera vez (quizá), más cerca de la verdad. La presunta acción, o mejor aún, “la bulla de Tania”, como lo describiera Lázaro Saavedra, era una vía para exigir respuestas ante la cambiante situación en el ámbito nacional.

Desde enero de 1959, la sociedad cubana se articuló sobre la base de un sistema cerrado de acción y pensamiento, acrecentado por los complejos y convulsos radicalismos, el esquematismo acérrimo y el burocratismo desmedido. Tania lo sabe y en menor medida, lo vive, pues no es secreto para nadie su permanencia fuera del país, pero parece olvidar que lo vivido no se cambia en un día sobre una tribuna. Yo también exijo, título que daba nombre a la nueva propuesta, avizoraba un destino poco favorable y ella no estaba ajena al suceso. El reality show terminaría en revuelta callejera y los involucrados formarían parte del gran staff de la disidencia. Saavedra lo resumió aún mejor: “será otro aporte a su currículo artístico, más que algún logro en cuanto a materia de derechos civiles”.

Bruguera, activista destacada y conocedora de todas las posibilidades expresivas del arte y de manera específica el performance, ha desarrollado una creación en contacto directo con lo político para expresar sus inquietudes artísticas. Recuerdo con cierta nostalgia y placer su paso por la X Bienal de La Habana en 2009 con la Cátedra Arte de Conducta. Estuve allí en cada presentación de Galería Habana y fue quizás, como afirman muchos, su obra más lograda. Las sesiones fueron el trampolín que me lanzó a interesarme por el arte de inserción social muy ligado a la estética relacional de Nicolas Bourriaud. Tania hizo un aporte fundamental a los jóvenes que acogió en el proyecto partiendo de la investigación artística para la realización de las obras, recurso tomado de la década del ochenta. Fue la ocasión para disfrutar de piezas inteligentes como cuchillos filosos que incidían directamente en el contexto y las preocupaciones del cubano de a pie, elemento este obviado en Yo también exijo. Es el mismo sujeto social contra el cual arremeterían ahora y cargaría el peso de la culpa, siendo parte (la más débil) y no juez.

Rubén del Valle Lantarón, Presidente del Consejo Nacional de las Artes Plásticas (CNAP) intentó negociar con la artista la realización de la obra y la negación ante las soluciones ofrecidas no se hizo esperar. Tania Bruguera estaría institucionalizando su acción performática, estableciéndose una contradicción en cuanto a sus pretensiones reales y sus principios. La campaña mediática suscitada, el apoyo por los diferentes grupos sociales, incluso por sectores contrarrevolucionarios, quedaría reducido a acatar lo propuesto por el gobierno para minimizar el pretendido alcance de la pieza. La transición del espacio público al privado y todo el dramatismo aparejado perdería el efecto deseado.

Tania no está inventando lo político como tribuna de expresión en el arte pero sabe que hay vías más inteligentes de hacerle frente a las cosas, sin pasar por alto las consecuencias. Del Valle señala que, de alguna manera la artista parece estar perdiendo la conexión con el contexto cubano y ahí lleva algo de razón, hay que sentir y vivir el aquí y el ahora para hablar de transformación. Pensemos entonces en sus buenas intensiones, aunque de estas está hecho el camino al infierno.

 

Imágenes extraidas de los sitios www.voanews.com y www.taniabruguera.com

Deivy Colina Echevarría

Deivy Colina Echevarría

Licenciado en Historia del Arte por La Universidad de La Habana. Se desempeña como especialista de una galería de arte y se encarga fundamentalmente de los procesos curatoriales de la misma. Sus intereses profesionales están relacionados con la crítica de arte, sus principales aciertos, desaciertos y espacios de circulación.

Comments

Alejandro

6 marzo, 2015

Por favor Deyvi antes de apoyar un solo lado de la moneda busca primero información sobre el otro lado, yo se que va a ser difícil con las inmensas dificultades de acceso a información general en Cuba. En otras palabras si no sabes mejor no hables. Léete el artículo de Coco Fusco, renombrada escritora y crítica de arte y además cubana, sobre Tania; Y busca también la respuesta no sólo en Saavedra sino la respuesta de Pablo Helguera a Saavedra. https://m.facebook.com/story.php?story_fbid=10152572572932066&id=691967065 Déjame dejar claro brother que yo no estoy defendiendo ningún bando ni estoy criticando tu posición frente a las cosas. Lo que sí critico es tu falta de información, si te vas a poner del lado difamador por favor hazlo con conocimiento de causa.

Responder

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio