El agua en añicos

/ 16 agosto, 2018

Flotabilidad es el título de la muestra personal de Mabel Poblet que actualmente acoge Galería Habana. Curada por la propia creadora, la exposición incluye dos instalaciones, Flotabilidad y Plegarias, y varias piezas de la serie fotográfica Sleepless. Realizadas en el presente año, todas recrean al agua y el cuerpo humano como motivos iconográficos principales.

Graduada en el 2007 de la Academia de San Alejandro, y cinco años después, del Instituto Superior de Arte (ISA), Poblet ha desarrollado hasta el momento una sugerente obra de marcados lirismo y rigor conceptual. Gran parte de su trabajo tiene carácter autorreferencial, pues se basa en experiencias de la infancia y primera juventud; no obstante, también abarca problemáticas de carácter nacional, universal o asociadas a las interrelaciones humanas. Flotabilidad, muestra profundamente sedimentada en los presupuestos del arte cinético, el arte óptico, el instalacionismo y al enviroment, no escapa a esta condición.

Fuente de vida, medio de purificación y centro de regeneración, el agua constituye uno de los elementos naturales más simbólicos a nivel mundial. Según nos aclara Jean Chevalier en su magnífico Diccionario de símbolos, “las aguas representan la infinidad de lo posible, contienen todo lo virtual, lo informal, el germen de los gérmenes, todas las promesas de desarrollo, pero también todas las promesas de reabsorción”. Tales de Mileto vio en ella a la sustancia primigenia, al arkhé: primera manifestación del mundo físico y, por consiguiente, piedra angular del Universo. El agua fluye, pero se estanca, disuelve pero cohesiona, ahoga pero salva. De un lado, se le asocia con la fertilidad, la gracia, la sabiduría y la virtud; del otro, con la destrucción, la muerte, el abismo y el Caos primigenio. Brotando de una fuente, alude al Paraíso Terrenal; turbia y embravecida, a los horrores del Diluvio.

En Flotabilidad, Mabel Poblet parte de estas relaciones antinómicas inherentes al gran vehículo universal para, mediante plexiglás, cristal, luces, bocinas, instantáneas y sonidos, construir un remanso acuoso donde sobreviven personas que han levado anclas y se abandonan a los flujos y reflujos del azar. Aquí, el agua es el continente; lo corporal, el contenido; lo sólido se supedita a lo líquido. A la belleza, la quietud y el lirismo que trasmiten las piezas, rayanas en la exquisitez, se suma un amplio número de caminos interpretativos referentes a la naturaleza y el comportamiento humanos. Insularidad, resistencia, apatía, nostalgia, migraciones, identidades, Historia: los conceptos que palpitan en las instalaciones Flotabilidad y Plegarias llaman nuestra atención sobre lo que somos, hemos sido y pretendemos ser tras abandonar el medio acuoso, relativamente seguro, que nos ofrece el útero materno, y comenzar nuestra traumática interacción con el mundo. Por su parte, las fotografías de Sleepless, sencillas y luminosas, vuelven sobre el tratamiento del cuerpo femenino, parte indisoluble de la poética de Mabel.

Estamos ante una exposición que requiere de toda nuestra atención; que debe ser vista, escuchada, percibida en sus menores detalles, sin prisas ni molestias. Recomiendo segmentarla y degustar las partes por separado, antes de valorarlas en su conjunto. Así comprobaremos cómo todas las piezas conservan cierta autonomía y pueden ser apreciadas de manea independiente, pero terminan vinculándose gracias a un concepto curatorial claro y preciso, que justifica y facilita la puesta en escena, la construcción de una atmósfera, el firme trazado de un dibujo museográfico capaz de llevarnos con gentileza de la primera instalación hasta la serie fotográfica, y de esta a la segunda propuesta instalativa, hasta que hayamos vivido la experiencia estética en todo su esplendor, con sus destellos y sombras, sus rostros y melodías.

Agua que mana y se detiene; agua que vigoriza y aniquila; agua dura, destrozada, hecha añicos. Agua contenida en ingrávidas lagunas repletas de cristales rotos que reflejan los cuerpos sacudidos por el oleaje. Flotabilidad nos convida a la supervivencia, pero implica una inmersión profunda. Tras alcanzar el fondo, luchemos por todos los medios de salir a la superficie. Entonces, con un poco de suerte, habremos alcanzando algo de esa iluminación que solo confiere un segundo nacimiento propiciado, justamente, por las virtudes salvíficas del agua.

Maikel José Rodríguez Calviño

Maikel José Rodríguez Calviño

Narrador, crítico de arte y periodista. Ha dado a conocer un amplio número de reseñas, entrevistas y artículos sobre artes visuales, literatura y teatro en Noticias de Artecubano, Escambray, las revistas Artecubano, Palabra Nueva y Tablas y las revistas digitales La Jiribilla y Art OnCuba, etc. Tiene publicados varios libros de narrativa para niños y jóvenes. Actualmente se desempeña como editor del periódico Noticias de Artecubano.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio