Doce más uno es igual a buena suerte

Exposición colectiva en el taller de Nelson Domínguez, en la Habana Vieja

/ 29 julio, 2019

Pretexto

En 1995, un fotógrafo norteamericano llegó a Cuba. Impresionado por la calidad de los músicos cubanos, comenzó a fotografiarlos. De modo que, durante casi veinticinco años, ha recogido la memoria visual del sonido de la Isla. El nombre de este fotógrafo es Rick Swig. Desde entonces, él ha apoyado a los artistas cubanos, dentro y fuera del país, como sucedió en el evento Artes de Cuba, celebrado en el Kennedy Center, en la capital de los Estados Unidos de América.

Texto

Del 10 al 25 de marzo el estudio galería “Los Oficios”, sito en la calle homónima entre Teniente Rey y Amargura, en la Habana Vieja, acogió la exposición colectiva 12+1, en la que se juntaron pinturas, grabados, esculturas y fotografías; doce artistas visuales cubanos y un fotógrafo norteamericano. Fue una muestra sencilla, sin grandes pretensiones, pero inaugurada por todo lo alto.
Precisamente son las fotos de Rick las que cosen con un solo hilo esta exposición colectiva ya que cada artista visual cubano participante ha sido fotografiado por él, quien a su vez fue fotografiado por Roberto Chile.
Doce fueron los artistas cubanos involucrados: Ever Fonseca (Pescadores del Caribe), Mabel Poblet (S/T), Carlos Quintana (Gelatina cochina), Luis Camejo (Crucero), Alberto Lescay (Santera), Eduardo Roca “Choco” (Cabeza de piña), Alexis Leyva “Kcho” (Eterno verano), Abel Barroso (Wires), Manuel Mendive (S/T), Rigoberto Mena (S/T), Roberto Diago (S/T) y el anfitrión Nelson Domínguez (De la serie Esta vida perra).

Contexto

Si la fotografía actuó como factor común de las obras plásticas, el día de la inauguración, domingo 10 de marzo, el teatro y la música pusieron la nota fuera de lo común.
El grupo de teatro play back Reencuentros, cuyos actores se pasearon libremente por el espacio de la galería, tradujo al lenguaje de las tablas el contenido de las piezas expuestas.
Luego vino la descarga musical, y el jazz lo colmó todo. La familia López Nussa (Ruy, Ernán y Harold), Roberto Fonseca, Gastón Joya, Leyanis y Jessie Valdés, Rodney Barreto, Maiquel González, Carlos Miyares, Rodrigo García Ameneiro y quizás algún otro músico que ahora no recuerdo, improvisaron durante unas dos horas, para embelesar a los presentes. Piano, saxo, bajo y batería lograron un empaste musical extraordinario. Fue como si los músicos cubanos quisiesen compensar el gesto de Rick y convirtiesen en memoria sonora las imágenes de la expo.

Postexto

Por último, el sonido de los instrumentos cedió al cantado. Era como si el río se aquietase en un remanso. Daimé Arocena, con una voz que parece venir de la tierra y que le entra por los pies descalzos, cantó fuera de programa Bésame mucho, mientras Rick Swig no paraba de hacerle fotos.
Finalmente, Sayu Domínguez, hija pequeña del anfitrión, improvisó a capella dos canciones que pusieron a los presentes de pie.
Más que una exposición de artes visuales aderezada con teatro, jazz y canciones improvisadas, 12+1 fue una reunión de amigos que demostró que, en el arte, la suma de pequeñas cantidades puede dar valiosas calidades.

3.IV.2019

Noel Alejandro Nápoles González

Noel Alejandro Nápoles González

Ensayista y crítico. Textos suyos aparecen publicados en Artecubano, Noticias de Artecubano, La Jiribilla, Art OnCuba Magazine, entre otros.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio