¿Disonancia Curatorial o Disonancia Cognitiva?

/ 6 julio, 2018

Hace algún tiempo que venimos asistiendo a una extensión, en el circuito artístico, de aquella expresión de Joseph Beuys en la que decía que [email protected][1] son artistas. Al parecer ya no solo [email protected] son artistas, sino también críticos, curadores etc… Voy a referirme a estos últimos y más concretamente a la labor que vienen realizando en el marco de las artes visuales o “transdisciplinares” en Cuba, para ponernos, aunque sea a nivel textual, a la altura de los tiempos.

Hablar de críticas de arte y curadurías sería tema para un amplio ensayo más que para una modesta observación que busca poner algunas cuestiones sobre el tapete. Y es que, en mi opinión, el tema de los comisarios de arte en la isla hoy, es un tema que debería estar en discusión, ya que el papel que [email protected] juegan dentro del arte es casi (para no ser absoluta) más importante que el de los artistas.

El [email protected] es el intermediario entre el creador y la institución arte, ya sea la gubernamental o los llamados espacios “alternativos”. Motivo por el cual el [email protected] determina lo que se exhibe y lo que no, a quienes exhibe y a quienes no, además de “decidir” sobre qué va a discursar la próxima exposición. De modo que el [email protected] funciona como una suerte de mecenas en el contexto cubano.

Si repasamos los temas que están abordando las últimas “curadurías” que hemos presenciado en el medio, podemos sentir, en el mejor de los casos, cierta vagancia intelectual. Y digo en el mejor de los casos, porque también pudiera estar asociado a una carencia cognitiva, lo cual sería mucho más triste y complejo. Pudiéramos hablar, por ejemplo, de la reciente muestra de reapertura de la galería La Acacia, con “curaduría” de Darys Vázquez. En la misma, la nómina establecida de la galería extendía una invitación a otros artistas, supuestamente, con menos visibilidad con el fin de participar juntos en el show. Como resultado, asistimos a una disonancia curatorial que evidencia la exhibición de relaciones humanas más que, un ejercicio investigativo de carácter propositivo. Esto, sin entrar en detalles museográficos y análisis de obras, pues no sabría definir en este caso dónde comienza y dónde termina una obra debido a la aglomeración de estos objetos (arte) en el restaurado espacio.

Asimismo, y para citar otro ejemplo de las muestras que podemos apreciar por estos días en La Habana, se encuentra Rendez-vous. Biennale de Lyon. Joven creación internacional en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam, uno de los espacios punteras en el circuito nacional. Esta exhibición, al parecer, no tiene un [email protected] definido, en primer lugar, porque no se refiere en el catálogo y en segundo, porque basta con hacer presencia en el Lam para percatarse de una selección aleatoria no solo de artistas, sino también de obras, la cual no lleva a ningún lado. Además, no se puede decir, tan siquiera, que es la Bienal de Lyon recontextualizada en la Habana, porque, ¿cómo hacer esto? si una Bienal es un evento que responde a un contexto específico y cada edición es su totalidad y no una selección aislada de un número reducido de participantes. De nuevo, a mi juicio, otro ejemplo de disonancia curatorial o vagancia intelectual o…

Estos actos de vacíos curatoriales están generando también una falta de diversidad en lo que se exhibe. Pues al no tener un sólido sustento teórico en lo que se propone, se convierte en una clonación de patrones. Podemos conocer la agenda de los “curadores” con solo revisar sus “curadurías”. Y por lo visto, todos tienen una agenda muy parecida y pobre. Basta visitar tres o cuatro muestras al azar para perder la noción de si se está viendo una prolongación de la misma exposición o si es una retrospectiva de un escaso número de artistas diseminado por diversos espacios. Para poner ejemplos concretos, hasta el momento en el que este texto fue escrito, Celia y Yunior se mostraban en el Estudio Figueroa Vives y en el Centro Wifredo Lam, Linet Sánchez estaba en La Acacia y en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, mientras que Duniesky Martín participaba en La Acacia y en el Lam (con obras prácticamente iguales), además, anunciado para el Centro Hispanoamericano de Cultura –esperemos, con algo diferente-.

Sin duda alguna, estamos atravesando una ola de pseudo-curadurías que deja mucho que desear, y que está potenciando la creación de obras por encargo en lugar de promover verdaderos procesos investigativos.

[1] Hago la paráfrasis de Beuys y no una cita porque cuando Beuys se expresó no teníamos las discusiones de género que tenemos en la actualidad. Si lo citara hoy sería excluyente y, quizás, hasta ofensivo.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio