Cuando menos, resta sorprenderse…

/ 14 diciembre, 2014

Un flashazo entre dos enfoques distintos del paisaje

…ese lugar, ese sitio, en el presente, es el mismo «donde gustamos las costumbres,…»

Aramís Quintero sobre Eliseo Diego

 

Confieso que no esperaba sorpresa absoluta al conocer, hace solo unos pocos días, sobre la muestra Enfoques, conjunción de dos artistas paradigmáticos en la escena nacional contemporánea –José Manuel Fors y Jorge López Pardo–, como parte de la segunda edición del Evento Paisajes, de la Oficina del Historiador de la Ciudad de La Habana organizado por el Museo de Arte Colonial y que, por realizarse este mes y tener como eje gestor a la fotografía, también se incluye dentro del evento de la Fototeca de Cuba Noviembre Fotográfico. No obstante, advertí cierta curiosidad por saber cómo se complementaría dicha relación.

Ambos creadores, si bien son de distintas generaciones, tienen líneas de trabajo que los caracterizan y diferencian del resto, sin embargo, el paisaje ha sido una constante a lo largo de sus carreras por lo que se comprende que sea el elemento unificador de esta exposición. Solo basta recordar en el caso de Fors aquellos primeros trabajos que ya vislumbraban una predilección por el tema. Sus Golpes de vista (1983), los espacios de su hogar cubiertos con la Hojarasca o la pieza instalativa con el mismo nombre que hoy pertenece a la Colección Permanente del Museo Nacional de Bellas Artes y que se encuentra emplazada en el Edificio de Arte Cubano. Por su parte López Pardo, aunque prefiere demostrar generalmente el amplio domino del dibujo en su obra pictórica, no desdeña el placer que produce tomar una buena fotografía. Ya en el Salón de Paisaje que se realizara en la Galería La Acacia en el año 2011, concursó con una instantánea de la serie Cosas marchitas No.2 –muy sui géneris, inesperada, sencillamente bella–, alcanzando uno de los premios otorgados.

Ahora, con Enfoques, uno y otro demuestran una vez más el apego al género que profesan, pero si esto ya presupone un fuerte vínculo entre los dos, creo que el mayor factor en común lo comprenden las imágenes captadas por el lente de una cámara, y que devueltas como obras de arte reflejan un desborde inigualable de creatividad ficcional y plenitud de conceptos que desarticula cualquier esquema tradicional del término “paisaje”, entendido desde el punto de vista artístico como la representación gráfica de un terreno extenso.

Así, Fors presenta en esta ocasión una nueva Hojarasca a modo de instalación fotográfica que integra disímiles fragmentos de archivos propios, autobiográficos (pequeños recuadros de papel impreso mediante el empleo de la técnica analógica plata/gelatina) ubicados, con sentido armónico, en una pared de la primera sala exhibitiva del Palacio de Lombillo, recurso manifiesto en algunas de sus principales muestras personales de la última etapa como Ciudad fragmentada del 2013 en el museo del Ron o más recientemente Entre la sombra y en la pared en Galería Villa Manuela de la UNEAC. Pero al margen de todo, cada acontecimiento de este tipo siempre se disfruta como la primera vez pues convida al sondeo en y desde la memoria, ya individual ya colectiva.

La segunda sala nos adentra en el universo mítico de López Pardo. De sobra sabe, por su trabajo anterior, sobre las fuertes expresiones e impresiones que producen los contrastes del blanco y el negro pasando por toda una vastedad de grises con las correspondientes zonas de luces y sombras, lo cual explota a su antojo en el conjunto de cinco fotografías realizadas entre los años 2010 y 2012 que hoy nos devela con apoyatura esencial de títulos sugerentes como Atrapando nubes, Tocadiscos, Cañaveral, El llanto o Ciudad. Cada una concebida con meticulosa composición además.

Con estos peculiares “enfoques”, cargados de hermosas metáforas que aluden al contexto paisajístico, reinterpretado desde una visión otra, subjetiva, abstracta, inadvertida ante la mirada más ortodoxa, queda abierta la exposición. Solo resta al público que se acerque aun cuando quede advertido desde un inicio para que no se sorprenda, cuando menos, sorprenderse. Motivos sobran.

Alain Cabrera

Alain Cabrera

Licenciado en Historia del Arte por la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana en el año 2008. Desde esa fecha y hasta la actualidad se desempeña como editor de la revista Artecubano, crítico de arte y fotógrafo. Textos de su autoría aparecen en publicaciones nacionales y extranjeras entre las que destacan la revista Artecubano, el tabloide Noticias de Artecubano y el sitio web de crítica Saloncritik (creado por José Luis Brea).

Comments are closed.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio