Cuando la conducta puede definirlo todo

/ 24 octubre, 2016

“Todo su obrar es un esfuerzo por hacer visibles nuestros comportamientos, por hacernos responsables y críticos con nuestros actos, incluso el más íntimo o quizás el más público, el de pintar y observar lo pintado”.

Ramón Cabrera Salort

Arte, vida, jerarquías, poder, vínculo, interrelación, afectividad, compromiso social, acciones e intervenciones públicas son algunas de las keywords que afloran al acercarnos a la obra de Julio Ruslán Torres Leyva (Holguín, 1976). Su trabajo es conceptual y procesual por antonomasia, pues, a partir de una serie de experimentos para establecer una conexión entre las personas, arriba a conclusiones de carácter humanista.

LCONDUCT-A-RT es el fruto de muchos años de trabajo, una muestra retrospectiva de un proyecto que realiza desde 1999. Este va encaminado a la construcción de un ECRO (concepto acuñado por Enrique Pichón-Riviére), o sea, un Esquema Conceptual Referencial y Operativo que trabaje a partir de tres zonas: primero, Sección Pedagógica/Taller de Arte y Experiencia; segundo, Sección Experimentos/Ejercicios de vínculo; y tercero, Sección Documentos gráficos/Archivo.

En palabras de su autor:

“He asumido el arte como medio de investigación que se amplía para convertirse en experiencia; la investigación se refiere específicamente al vínculo que existe entre las relaciones de poder y el orden interaccional. La experiencia, se refiere entonces, a las vivencias que resultan del conocimiento de dicho vínculo. Vivencias implicadas desde la producción simbólica”.

Cada proyecto responde a una zona específica de indagación teniendo en cuenta su vínculo con las demás zonas. Cada proyecto (obra) es producto de las demás conformando una posible respuesta, incompleta siempre, de lo que significa para nosotros LCONDUCT-A-RT.

La exposición está estructurada de acuerdo a las diferentes zonas del ECRO; además, posee esquemas y textos explicativos que si bien no simplifican la recepción, ofrecen pequeños tips para orientar a los espectadores en el contacto con una obra tan sui generis.

El artista parte de elementos de la vida real para deconstruirlos, resemantizarlos y dar a luz nuevos conceptos. Es así que la geometría, en lugar de estar vinculada al balance de las composiciones artísticas, la concibe como “una estructura social, que apoya la organización y la multiplicación de las relaciones de poder, (…) como representación del orden y control a que están sometidos los cuerpos, en todas sus acciones y movimientos, en toda su conducta cotidiana”. Su obra posee un alto conocimiento antropológico sobre el poder, al punto de haberlo analizado y concretado en algo tan inimaginable como una fiesta, donde creemos que se disuelven las jerarquías (a la manera de un carnaval), pero en realidad es un mecanismo implementado por el poder para relajar los ánimos en pos de evitar una debacle ante el exceso de manipulación. Asimismo realiza una distinción entre el poder (macro y abstracto por definición) y las relaciones de poder, las cuales operan dentro de la estructura microsocial y son más palpables desde nuestra realidad.

Ruslán Torres, actual decano de la Facultad de Artes Visuales del Instituto Superior de Arte, se sirve de numerosas herramientas científicas para la elaboración de un proyecto como LCONDUCT-A-RT, puesto que en aras de cumplir ciertas ambiciones se ve obligado a implementar un método multidisciplinario amparado en la sociología, la psicología, la etnografía, la antropología, la proxemia, la kinésica e incluso en la teoría de la recepción.

Ni siquiera la abstracción es fortuita en su obra, sino que se encuentra atada a un entramado simbólico en el cual cada representación adquiere una connotación universal. Este elemento le permite dialogar sobre diferentes problemáticas de manera indirecta, o sea, intelectualizando su producción artística. Es así que ha realizado acciones alrededor del mundo con proyecciones ecologistas, humanistas, político-sociales, etcétera.

Lo impredecible del acto performático le atrae y en tal sentido realiza intervenciones de todo tipo, en aras de provocar al receptor para que, mediante una participación activa, complete la obra. Igualmente, suele otorgarles libertad creativa a los accionistas que lo acompañan, pues de la unión de varias iniciativas cree sacar resultados más positivos.

La formación pedagógica del autor (Diploma al mérito pedagógico en 2011, ISA) ha sido determinante en el tipo de estrategias a emplear en sus proyectos, así como en el impulso dado al Departamento de Intervenciones Públicas (DIP) durante eventos de gran repercusión, como la Octava Bienal de La Habana. En esta dirección resulta indispensable el entendimiento de las diferencias particulares del resto (otredades) para el logro de la armonía del trabajo en equipo. Pese a que los “ejercicios de vínculo” son parte de la obra individual del artista, el grado de compenetración logrado en el DIP es equivalente a la conexión buscada por él en estos ejercicios, ya que en este proyecto se logró hallar una unidad dentro de la pluralidad de poéticas de cada uno de sus integrantes. La pedagogía y el arte van de la mano para Ruslán Torres, pues en cada acto colectivo cree aprender y aprehender algo nuevo; nutre a sus estudiantes con su sabia y se deja alimentar de sus ingenuidades, desprejuicios y talentos en bruto, ávidos de ser pulidos.

Esta muestra constituye un amplio registro documental del quehacer del artista desde 1999 hasta el 2015. El gran número de documentos sobre los proyectos realizados dan la impresión de poder transitar por cada intersticio de la vida del autor, de llegar a conocerlo a cabalidad. A veces las obras pueden ser reflejo de nuestra personalidad, de nuestro estado mental, de nuestros intereses, de nuestras pasiones e incluso de nuestros temores. Torres busca crear un espacio común de entendimiento y tolerancia, donde los individualismos queden obsoletos ante la fuerza del acto colectivo. Su arte no es hedonista, sino más bien terrible, en tanto busca sacar a la luz el sufrimiento, el dolor y así acabar con la enajenación, proporcionándoles a las personas herramientas de resistencia contra las relaciones de poder, en pos de emanciparse y ser libres.

 

 

Dayma Crespo Zaporta

Dayma Crespo Zaporta

(La Habana, 1994). Licenciada en Historia del Arte. Profesora de Antropología del Instituto Superior de Arte (ISA). Miembro del Consejo Editorial de la Revista Universitaria UPsalón. Colabora con publicaciones como UPsalón, ArtOnCuba, A Mano, Cachivachemedia, D Aquí, etc.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio