Crónica de una exposición anunciada

/ 17 julio, 2015

La lengua mentirosa odia a los que oprime, y la boca lisonjera causa ruina.

Proverbios 26:28

Por partida doble el público ecuatoriano pudo disfrutar hace unos días de una muestra sintomática de los derroteros del arte cubano contemporáneo. Quien haya visitado la exposición Seis ojos y tres lenguas, vigilando de reojo[i], protagonizada por el dúo de artistas cubanos Celia-Yunior y por el creador Luis Gárciga, advertirá desde el propio título de la exhibición y de las piezas que allí se exponen el acentuado y controversial tono que de ellas dimanan. Conformada por un grupo de instalaciones, video instalaciones y fotografías producidas en los años 2013-2014 en La Habana y México D.F -lugares de residencia de los artistas en el momento de realización de las obras-, la muestra involucra noticias, datos de archivo, estadísticas, junto a objetos domésticos que la aterrizan a los micro contextos y micro historias.

La intención curatorial perseguida con la reunión de las obras exhibidas va encaminada hacia la puesta en relieve -desde los predios del arte y explotando las capacidades que este tiene de profundizar poética y estéticamente en asuntos medulares-, de interrogantes que abruman a los creadores en su cotidianidad. ¿Cuáles son los criterios de veracidad que se le puede aplicar a la información que circula por los canales oficiales? ¿Qué tipo de información se difunde por los medios extraoficiales o alternativos? Partiendo de dichos cuestionamientos, fuertemente anclados a su realidad, los creadores han reunido nueve piezas donde inquieren en las complejidades que entraña escudriñar en el llamado “cuarto poder”. La prensa, la palabra escrita, el discurso oficial y su fractura en la praxis vital estimulan la creación de piezas como la instalación de Celia-Yunior, La administración en tiempos de plástico reciclado (2013), donde echando mano del ya tradicional ready made, presentan una amalgama de objetos producidos de forma casera con plástico reciclado y refundido, los cuales cubren fragmentos de la Gaceta Oficial, donde fueron publicados los precios establecidos oficialmente de diversos artículos industriales. El acudir a la alternativa como real solución a los problemas es precisamente esa acción oblicua que le interesa a este dúo de artistas, preocupados en su poética por las formas de administración de la vida en sociedad y por cómo el individuo reformula los dispositivos de poder una vez que entran en contradicción con sus intereses.

En esta cuerda se inserta asimismo Luis Gárciga con su video mapping artesanal Si aprovecháramos la creciente ruralización de esta ciudad y utilizamos el modelo de “finca en abandono”; podemos aspirar a vivir en 2019, en la sexta reserva de la biosfera del país (2013), donde desde el propio título hace alusión a un fenómeno igualmente abordado en la muestra, aunque de forma tangencial, y que es el tópico de la ciudad y su constante transformación, reconfigurada y reescrita a partir de las prácticas sociales cotidianas. En este caso, Gárciga se adentra en el tópico de la ruralización de La Habana a partir de la presentación de objetos, materiales y vegetación que aluden a este tema y que conectan con la experiencia del habitar; junto a un grupo de entrevistas que contienen más de veinte comentarios de ciudadanos de estas zonas, quienes hablan sobre los efectos y posibles consecuencias de este fenómeno. Lo cierto es que la arquitectura informal, resultado de la migración interna en el país, ha ido desdibujando la distinción moderna entre ciudad y campo, así como alterado los códigos visuales de la urbe, lo cual transforma de igual forma el imaginario que sobre ella tienen sus pobladores. La trama urbana habanera debido a este fenómeno se ha ido desterritorializando y desurbanizando para convertirse en objeto de emplazamiento de nuevas alternativas, en espacio de resistencia, testigo del nacimiento de “islas urbanas” que surgen fuera del control y mapeamiento estatal.

No obstante, una nueva alternativa, un nuevo proyecto de ciudad es la que nos presentan Celia y Yunior en su propuesta instalativa Comienzo Fresco (2013). Esta vez le dan un giro a las coordenadas temporales a partir de la proyección de tres videos promocionales (un campo de golf, un puerto comercial y un parque acuático) que responden a proyectos futuros para la isla y que describen una nueva visión de la ciudad como escenario de proyecciones fantasiosas. Sin embargo, el equipo de proyección de los videos se encuentra rústicamente atado a una bicicleta -que hace referencia a las obsoletas bicicletas Pipián- lo cual refrenda la idea del deleble sustento de un proyecto de ciudad pensada desde y para el turismo; la urbe para el viajero, quien de ella se llevará una imagen ya construida y pensada exclusivamente para él, muy distinta a la que de ella tienen sus propios habitantes[ii]. No podemos olvidar que en una ciudad lo físico produce efectos en lo simbólico, y viceversa. Atendiendo a ello es que los artistas abren un cuestionamiento sutil a la pertinencia del desarrollo de dichos proyectos en nuestra isla; mientras que por otro lado, para nada de forma gratuita, utilizan la bicicleta como soporte de las proyecciones. La apropiación de dicho medio de transporte resulta atendible, sobre todo teniendo en cuenta que funciona como metonimia del llamado Período Especial, justo cuando el estado cubano comenzara a abrir las puertas al turismo como una de las principales vías de ingreso económico para la isla.

Los artistas se mueven en diferentes registros temporales para detectar ejemplos concretos de dichas fracturas entre la oficialidad y las alternativas que ella genera; de ahí que insistan en los puntos de tensión que produce a nivel simbólico, como sucede en la obra Colonias Epífitas[iii] (2013), de Celia-Yunior. En esta ocasión se trasladan hasta el pasado republicano donde se construyeron grandes mansiones privadas, hoy refuncionalizadas. Precisamente la metamorfosis a nivel conceptual que han sufrido dichos inmuebles, visualmente representativos de una clase burguesa en el poder y funcionalmente al servicio del estado cubano, genera una fractura -especie de camisa de fuerza conservadora- que describe la dinámica de las propias plantas epífitas. Lo implacable de la historia sale a la luz tras la investigación y registro fotográfico[iv] de Celia y Yunior, el cual devela el intenso proceso de apropiación del que fueron objeto dichos inmuebles y que viene a llamar la atención sobre el modo en que se ha erigido un proyecto revolucionario, que se bien pretendía manifestarse en contra de ese pasado negativo, ha terminado por absorberlo al habitar una de sus tipologías arquitectónicas, haciéndose huésped de un poder anterior bajo la estética que representó a la repudiada clase económica de mediados del siglo XX.

En estrecha relación con este enfoque y partiendo de un fuerte componte autorreferencial, los jóvenes creadores en Así no se da el café (2013) retoman las porosidades que hoy se detectan como resultado de las aporías de un proyecto revolucionario cubano que, alentado en sus inicios por atentar contra el pasado, inició una política económica que dejó a un lado el negocio privado y apostaba por las nacionalizaciones. Paradójicamente hoy volvemos a los viejos tiempos y se estimula la iniciativa privada, y este proceso elíptico es el que precisamente desata un sinnúmero de reflexiones en la mente de estos creadores. La experiencia personal de ambos -los pequeños comercios de sus abuelos, nacionalizados durante la Ofensiva Revolucionaria- los hace reflexionar sobre la interrupción de un proyecto, ahora paradójicamente retomado, bajo nuevas condicionantes socio-históricas.

Inserto en esta dinámica igualmente Luis Gárciga, aunque expandiendo las fronteras de nuestra isla hasta la capital de México, se adentra en las particularidades del tema de la difusión de la información en el clima sociopolítico de México D.F. Su poética, en estrecha relación con tópicos como territorio, población, frontera, así como con los macroindicadores económicos y políticos, dialoga con las propuestas de Celia-Yunior en la misma medida en que insiste en problematizar sobre la manipulación de la información que es emitida desde las esferas de poder; así como comparten la necesidad de indagar en los conflictos actuales del contexto social donde realizan sus proyectos.

Las cuestión de las luciérnagas sería, pues, ante todo política e histórica (2013) es una pieza que describe su vocación más reciente de trabajar con instalaciones que parten del uso de la luz, los encuadres, el ritmo y el sonido para concebir lo que él denomina guiones instalados; y que asimismo deviene comentario sutil sobre dos sucesos luminosos: el conflictivo monumento de La Estela de la Luz, y la interferencia mediante un puntero láser sobre la figura del presidente nacional durante la celebración del Grito de Independencia. Las estrategias para socavar los cimientos sobre los que se sustenta el poder resultan atractivas para cualquier creador, por ello Gárciga desde el artefacto artístico cuestiona esa demagogia que siempre viene acompañada de una promesa vacía, cuando en Esta hamaca tiene un hueco (2013) ridiculiza las peticiones y exigencias que ministros, jefes de estado de diversos países y gobernantes locales le realizan a sus ciudadanos. O, por otro lado, cuando en su pieza A partir del 14 de enero de 2013 los ciudadanos cubanos no necesitarán permiso de salida para viajar al exterior (2013) utiliza criterios y posiciones políticas articulados alrededor del tema y provenientes de diversos sensorium (entrevistas a ciudadanos, noticias de medios masivos de Cuba y de Estados Unidos y materiales colgados en canales de video de internet) para hacerlos dialogar y poner a confrontar las opiniones, insistiendo en lo relativo de la veracidad de la información de acuerdo a quien y desde donde se emita.

Por estos derroteros conceptuales llega el arte cubano contemporáneo a Ecuador. Seis ojos y tres lenguas, vigilando de reojo agrupa la obra de tres creadores quienes, si bien parten del registro de las dinámicas sociales de sus contextos, ahondan en aspectos que desbordan las fronteras cubanas o mexicanas. De lo particular a lo general, de lo local a lo universal, dicha muestra se torna reveladora de los cauces que hoy sigue un gran segmento del arte joven cubano, escorado hacia la idea y el concepto como valores esenciales en la praxis artística.

 

Fotos: Cortesía de los artistas

 

[i] Galería Arte Actual, FLACSO. Quito, Ecuador. 3 de junio al 2 de julio de 2015.

[ii] “La movilidad entre las ciudades -en todas las formas del turismo y de la migración-, ha cambiado nuestra relación con la ciudad así como nuestras ciudades mismas, pues la interconexión y movilidad a escala global terminaron por cuestionar profundamente el carácter utópico de la ciudad, reinscribiendo el u-topos urbano en la topografía de un espacio globalizado. No fue casualidad que McLuhan hablara, en relación a esa red o interconexión global, no de una ciudad, sino de una aldea global”. Tomado de: Groys, Boris. La ciudad en la era de su reproductibilidad turística. Documento digital.

[iii] Epífitas: del griego epi que significa “sobre”, y phyte, “planta”, son plantas que crecen sobre otras, adheridas a los troncos y ramas de árboles. Adquieren sus nutrientes del ambiente sin tomarlos de su hospedero.

[iv] Fotografías de 28 casas habaneras escaneadas y presentadas en una agenda, las cuales en su origen pertenecieron a quienes representaban el poder económico en el país y que en la actualidad han sido convertidas en instituciones estatales.

Julienne López Hernández

Julienne López Hernández

La Habana (1989). Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Desde el 2012 trabaja como docente en el Departamento de Estudios Teóricos y Sociales de la Cultura de la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Ha colaborado sobre temas de artes visuales cubano, latinoamericano y caribeño en publicaciones como Artecubano y el Boletín Noticias de Artecubano, y en sitios web y catálogos personales de artistas cubanos contemporáneos.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio