Con la verdad a cuestas

/ 11 agosto, 2016

No es esta ni la primera ni la última ocasión en que la obra de Harold López se presenta en tierra azteca, pero esta oportunidad resulta, sin lugar a dudas, extraordinaria, por la inmediatez testimonial que su poética visual instrumenta. Los rostros desenfadados que Harold modela con el óleo en la superficie de sus agudas instantáneas, tienen mucho que alegar sobre el presente en curso tanto en la mayor de las Antillas, como en el resto del mundo. Su vitalidad enunciativa es manifestación perenne de una premura, aunque sutilmente dosificada, imperiosa. En esta ocasión las piezas presentadas en el Recinto sede IVEC en Veracruz forman parte de la serie Discurso Fragmentado, cuyos primeros atisbos fueron presentados en mayo de 2015 como muestra colateral a la Duodécima Bienal de La Habana en las salas de la fortaleza Morro- Cabaña y, más recientemente, en la habanera Galería ARtis. En su conjunto, este trabajo versa sobre la validez de los discursos del poder en la conformación del cuerpo de la cultura humana; así como sobre la soberbia y la desidia, y la incapacidad de la palabra, en algunas ocasiones, para acoger las premuras y vicisitudes de la cotidianidad.

Harold resuelve esta idea en lienzos-fotogramas marcados por la rudeza de una propuesta figurativa de alta tensión visual. Es poco efectivo desasociar su gesto de la influencia del pop norteamericano, abocado a la imagen en tanto superficie subyacente de la vida, inmerso en atrapar instantes intrascendentes e infundirles una crudeza que solo en la plasticidad desaforada del lienzo alcanza manifestación. Tampoco es producente olvidarse del expresionismo y sus sobretonos ante estas aparentemente pululantes escenas, marcadas de tan particular manera por tonos vívidos, intensos contrastes cromáticos y vibrantes atmósferas. Cada vez que sus efigies se yerguen sobre la altura del horizonte, sus frentes de titanes encubiertos se desasen del enmarque del cielo, de la soberanía de la brisa y de la placidez del albedrío. Quizás, después de tantas emancipaciones, sea cierta la máxima que atestigua que la libertad del hombre depende del tamaño de su jaula: la raza andante en estas imágenes sufre de una suerte de claustrofobia congénita, condición a priori de su existencia, y signo manifiesto de un agobiante (a)islamiento.

Como quiera que se ajusten a la realidad que les circunda, los personajes de Harold López, esos performes urbanos, transeúntes distraídos por la vorágine de la vida cotidiana -seres socializados a la intemperie del subdesarrollo, prototipos, testigos nauseabundos que se regodean en la apatía, mártires del cursar agreste de un presente sin horizonte- se definen a través de sus recorridos por una ciudad, cuya naturaleza paliativa propicia no pocas redenciones -asechanza perenne de la resignación-, bajo un cielo de asfalto, espejo del suelo ríspido de maquinales e incesantes alaridos, donde el eco de lejanas plazas, pretensioso y eterno, se incrusta.  “Discurso Fragmentado” constituye un ejercicio de crónica subliminal en el que el imaginario del poder, de manos de la figura simbólica de la palabra, es representado a partir de su condición de impacto en la conciencia y el proceder, tanto individual como colectivo. En resumidas cuentas, la orden como constructo cultural de potencia ideológica, es el núcleo de sentido al que arremete este creador. Con sobrada destreza formal retuerce este tema en el intento de solventar algunos conflictos que le son inmanentes, como lo es la actualidad del mensaje de contenido político, cual ardid encubierto de incontinente insidia, y con ello, su validez en tanto verdad absoluta; la actitud displicente del hombre en su andar ante la voz enconada de la autoridad, manifestación del agotamiento de utopías, tretas y sueños; y el agobio de un status quo que no es ya tan propicio y saludable como en sus inicios.

La relación que guardan estas imágenes con el presente incierto y el futuro inmediato de la sociedad cubana es innegable si pensamos en la reflexión que se ha empoderado del pensamiento político respecto a Cuba y desde Cuba en los últimos tiempos. A la vez, la imagen que del mundo queda labrada en estas estelas humanas se relaciona con las crisis sistémicas, -de valores, de paradigmas, de íconos, incluso- que el mundo experimenta hoy sobre la plataforma de la globalización. ¿Debemos recordar el saldo de vidas que las formas emergentes de uno u otro sistema cultural en pugna por legitimidad y hegemonía llevan sobre sus maltrechos hombros? ¿Acaso es digno ignorar al respecto la función tanto coercitiva como alentadora que aun hoy juega la palabra –independientemente de su origen y destrezas- en la construcción de las sociedades contemporáneas y en la organización de una comunidad de alcance global?

Discurso fragmentado explora la fricción entre la escritura y su encubierta calidad omnipotente, y la humanidad en ciernes a la sombra de sus propios y reposados ritmos: Y es un incontrolable estallido, no más, el resultado de tal escarceo.

Es imposible evitar el asalto del recuerdo de aquellas imágenes gloriosas de la fotografía épica revolucionaria ante la serie Discurso Fragmentado de Harold López. Mientras estas reflejan el intenso jolgorio y la autenticidad de aquellos lustrosos años, las imágenes que hoy son presentadas en el circuito galerístico “jarocha” participan de la incertidumbre y la pasividad que en estos años nos abraza. Ambas comparten la condición maravillosa de habitar el tiempo que les circunda en pleno ejercicio de su plena voz y sin cortapisas, con la verdad a cuestas.

Luis Enrique Padrón Pérez

Luis Enrique Padrón Pérez

(Matanzas, 1992). Licenciado en Historia del Arte por la Universidad de La Habana (2016). Premio Nacional de Crítica Guy Pérez Cisneros 2017. Subdirector Comercial de Galería Villa Manuela. Curador Asistente de Detrás del Muro

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio