Bernardo Navarro

/ 3 octubre, 2016

“Para mí, lo ideal no es, por el contrario, más que lo material traducido y traspuesto a la cabeza del hombre”.

Karl Marx (El Capital)

La Bienal de Arte Quinta Anual Bronx Latinoamericano, se inició en Nueva York el 19 de septiembre extendiéndose hasta el 7 de diciembre del presente año. Por esta ocasión, dicho evento tiene como premisa la siguiente idea: “Soy una de esas personas que…”, permitiendo así que los artistas presenten sus trabajos desde una visión personal y/o auto-referencial sobre el proceso de creación.

A propósito, en esta edición de la Bienal se inserta la obra de Bernardo Navarro, artista cubano radicado en Nueva York desde hace una década aproximadamente.[1] Con la presente obra, titulada Das Kapital, el artista no rompe directamente con su discurso político social, lo que varía es su eje crono-tópico. La pieza es una instalación que consiste en una prensa para presionar objetos, forrada por dólares americanos y, en perfecta tensión equilibrada, presiona doce huevos de codorniz colocados sobre el libro Das Kapital, de Karl Marx. La vulnerabilidad económica de una sociedad controlada por el dinero y sus variadas proveniencias: Capital vs Capital. Es un discurso que nace de la inquietud del artista respecto a la avaricia del poder. Depredadores se comen unos a otros sin importar la fragilidad del objeto / sujeto. Como subtexto podría sugerirse un argumento existencial por parte del autor, un análisis sociocultural de la “mercancía del valor”, no constituyendo como let motive una crítica a la obra El Capital, sino a su descontextualización partiendo de la avaricia individual en cualquiera de las sociedades actuales globales. Las interpretaciones podrían ser varias, de ahí el carácter polisémico del arte.

Hay un elemento interesante desde el punto de vista del sujeto – creador. Lo cual radica en su preocupación y sugestión del comportamiento humano en función de los medios sociales, en este caso, el artístico. Trascolando la pieza a otras interpretaciones se atisba lecturas “diferentes” obre la misma. ¿Alguna vez quien fue o actuó como prensa ahora es uno de esos huevos presionados, o viceversa? Las relaciones de poder en el campo de arte están dadas no sólo por el quién, dónde y cuándo, sino también por el cómo. Das Kapital es un llamado a la reflexión humana sobre los valores éticos y las posiciones socioeconómicas según la experiencia individual. La obra se aleja del texto histórico – político para explorar una crítica más bien sociocultural, separando las funciones sociales del arte del propio artista o agente transmisor.

En Art After Philosophy, texto escrito por Joseph Kosuth en 1969, el artista conceptualiza el arte a partir de una instrumentación teórico – crítica. De esta manera introduce su visión de desmaterialización de la obra de arte como un concepto, al mismo tiempo que incorpora materiales tecnológicos avanzados en sus procesos creativos.

Influenciado por el arte conceptual de Kosuth, los elementos simbólicos forman parte de una conciencia social artística. La obra Gracias Kosuth expone una situación que obedece a un discurso introspectivo del artista: el verbo que te mata para salvarte después. Un serrucho colgado en la pared al cual se le han añadido letras de color dorado, la anterior descripción obedece a la expresión: “serruchando el piso”, o, más contextualizada “serruchando sueños y emociones con la lengua que todo lo serrucha”. La crítica deconstructiva en detrimento del ser humano desplaza todo un arsenal textual rico en decodificación. Un Yin Yang del lenguaje donde la lengua que castiga puede ser serruchada hasta convertirse en veneno total para el alma. Hay un aparente sarcasmo intencional en esta pieza que no pretende esconder su argumento. Según la descripción del artista: “El uso del oro en las letras porque  la palabra ha de ser limpia y pura para que construya. El oro ha sido usado  por diferentes culturas para representar lo sagrado, el oro nunca oscurece o marchita… una vez que se desvanece la palabra banal o espuria, vuelve a su estado puro y limpio”. En la mayoría de los círculos sociales, incluyendo el entorno artístico, habitan rivalidades (tanto físico como mentales) que van en detrimento del artista / ser. Tales rivalidades entorpecen el proceso creador y se quedan al nivel de sentimientos por encima de la razón: la envidia, el complejo de inferioridad, los celos, y hasta se podría agregar la poca solidaridad de unos con otros son elementos que van con la expresión “sad but true”.

Iconográficamente la bandera de los Estados Unidos ha sido expuesta en diversos materiales y discurso dentro del arte contemporáneo americano y cubano – americano. La historia de esta obra, titulada Sold out, comienza en un cartel de un anuncio “For Sale”. El artista lo encontró tirado en la calle e inmediatamente le adjudicó un look vintage. Mediante un proceso de limpieza, Navarro se dio cuenta que aparentemente por su físico, éste cartel había sido utilizado varias veces para promocionar ventas. Luego descompuso el objeto (descascarando la madera, cuatro listones), selló y pintó la bandera americana manipulando los colores, jugando con el lenguaje que ya existía llevando a la pieza a un nivel estéticamente definido por el artista según su gusto personal. ¿Por qué no colocar estrellas en la obra? ¿Acaso se trata de la no incorporación de un objeto a la venta? Se asoma una vez más el arte conceptual y lo estético parte de una intertextualidad a partir de las elaboraciones artísticas de Jasper Johns, uno de los artistas americanos más influyentes durante la segunda mitad del siglo XX, conocido por sus obras del Expresionismo Abstracto, el Arte Pop, el Arte Conceptual y la influencia del Dadaísmo, así como el Minimalismo.

Tanto Das Kapital como Gracias Kosuth y Sold out, constituyen una exploración temática del artista que parte de una satisfacción personal. El uso del objeto para sostener la idea incita al diálogo con el espectador (pasivo / activo), sosteniendo la frase que dijera una vez el artista Joseph Kosuth: “el arte es, de hecho, la definición del arte”.

 

[1] Bernardo Navarro (1977, La Habana, Cuba). Artista autodidacta que vive y produce desde Brooklyn, Nueva York. En el año 2013 tuvo participación en The Queens Museum, en la exhibición Citizen of the world; y en el 2014 participó en la Bienal del Museo del Barrio. En el 2015 participó en la Muestra Colectiva Stealing Base en la ciudad de Louisville en el Louisville Slugger Museum. Actualmente trabaja en el Center For Cuban Studies, en Nueva York, junto a Sandra Levinson, directora del local.

Maylin Pérez Parrado

Maylin Pérez Parrado

(Camagüey, Cuba, 1989). Curadora, crítica e historiadora del arte independiente con sede en Holanda, Cuba y Panamá. En el 2011, obtuvo el título de licenciada en Historia del Arte, por la Universidad de Oriente, en Santiago de Cuba. Desde el 2012 hasta el 2015 fue curadora de la Fototeca de Cuba y de la Fábrica de Arte Cubano (FAC). Ha colaborado como curadora en la galería Arteconsult, Ciudad de Panamá, y forma parte del grupo internacional Art Consulting Network, con base en Italia. Actualmente se desempeña como directora de la Fototeca de Panamá. Su labor profesional se desenvuelve dentro de la curaduría, el mercado de arte, la enseñanza, la investigación, la promoción cultural y los medios de comunicación para el ecosistema artístico actual.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio