Arte-meditación-naturaleza

/ 6 marzo, 2015

Los límites entre lo celestial, lo divino y lo mundano se desdibujan en los “paisajes interiores” de Tomás Sánchez. Su obra, profundamente influenciada por el yoga, constituye una suerte de cartografía espiritual en la que el artista hace dialogar el cuerpo y la naturaleza. Practicante del Hata Yoga, la meditación se convierte en un epicentro esencial en su pintura. Incluso, no existe una distinción jerárquica entre ambos procesos, la pintura y el yoga, la creación artística y la meditación se superponen y entremezclan. Los paisajes de Tomás son, precisamente, una forma, una vía de reflexión interior en la que se articulan arte-meditación-naturaleza. Quizá Relación (1986) exprese este sustrato triple de Tomás en el que esa suerte de islotes se reflejan mutuamente, y terminan por conformar un paisaje transcendental. El propio artista en sus declaraciones de su página web oficial afirma:

En mi vida ha habido desde siempre dos intereses fundamentales: el arte y la meditación. Ambos íntimamente relacionados. Los espacios interiores que experimento en meditación se convierten en paisajes en mi pintura; la inquietud de mi mente se traduce en los basureros. Al pintar experimento estados meditativos; en meditación realizo mi unión con la naturaleza, y la naturaleza a su vez me conduce a la meditación. La experiencia interior es la de unidad de todo lo que existe; la experiencia exterior es de la unidad en la diversidad. Esto me sensibiliza con todo lo que me rodea. Respeto la diversidad y la libre expresión, tanto en la vida como en el arte.[1]

Quien contemple los paisajes de Tomás advertirá que el par arte-vida se pronuncia a través de sus prácticas de meditación en las que se integra el ejercicio artístico. Sin dudas, sus concepciones forman parte de las tradiciones llegadas y sedimentadas en la Isla con el arribo de los primeros pobladores asiáticos durante el siglo XIX. Sin embargo, a diferencia de los pintores decimonónicos, Tomás no heredó la línea precisa, ni la polifocalidad del arte chino, sino un espíritu, una concepción del universo sellada por la relación del hombre con la naturaleza. Así, los basureros no son solo una metáfora de la destrucción del entorno, sino un símil de la decadencia y escepticismo del hombre contemporáneo.
Pensar en la obra de Tomás Sánchez implica encontrarnos ante una encrucijada en la que solo hay dos alternativas: armonía o destrucción; de un lado sus paisajes de ríos y árboles selváticos y, del otro, sus vertederos de desperdicios. Mas, la penetración e influencia de la filosofía oriental en su creación obliga, tal vez, replantearse esta dualidad evidente en su pintura. El principio del Ying y Yang prefigura un desdoblamiento antagónico del universo en el que cada fuerza o elemento se complementa con su opuesto. Así, pudiesen convertirse sus paisajes en una especie de binomio en la que se explicita una parábola sobre el cosmos, sobre el Hombre. Tomás Sánchez transforma el paisaje en una práctica contemplativa en la que excede los límites del caballete. Su obra “contamina” la mente, convierte la experiencia estética en un momento enajenación y soledad. La sutileza y perfección con que Tomás pinta parecieran deshacer y diluir los propios motivos que representa; ante su creación el vacío se espiritualiza en paisaje.

 

[1] Tomás Sánchez, en www.tomassanchez.com.

Laura Arañó Arencibia

Laura Arañó Arencibia

(La Habana, 1993). Licenciada en Historia del Arte, Universidad de la Habana. Actualmente trabaja en el Departamento de Curaduría y Colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes. Ha colaborado con publicaciones como La Gaceta de Cuba, Noticias de Artecubano y Art OnCuba Magazine.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio