Arte Cubano en Subastas de New York

/ 23 noviembre, 2014

Durante los días 24, 25 y 26 de noviembre, en las sedes de New York de algunas de las más prestigiosas casas de subastas del mundo Christie’s, Sotheby’s y Phillips, ocurrirán sucesivas ventas de obras de arte latinoamericano1. La presencia del arte de la Isla en estos eventos es decisiva, figuran en las nóminas de Phillips 16 lotes de arte cubano de 122 en total; mientras en Christie’s la cifra asciende a 51 de 231 y en Sotheby’s 13 de 178.

En la tarde del 24 de noviembre sucederá la primera de las subastas, en este caso en Phillips; las ofertas estarán dirigidas a compradores noveles interesados mayormente en arte contemporáneo. Precisamente, las obras en licitación pertenecen a importantes creadores de las dos últimas décadas entre ellos: Belkis Ayón, Carlos Garaicoa, Carlos Estévez, Abel Barroso, Armando Mariño, Alenxandre Arrechea y Rubén Torres Llorca. Entre las obras subastadas se encuentran un óleo y creyón sobre lienzo del año 2008 (lote 109) de Carlos Estévez, dos piezas de Carlos Garaicoa, una de ellas Rivoli (2002, de su Serie de cajas de luz [lote 80]); además, se ofrece una impresión de Armando Mariño, The Raft (La Patera, 2002).

En la noche de ese mismo día y durante el martes 25 de noviembre, una de las más antiguas y prestigiosas casa de subastas, Christie’s también presentará obras cubanas. Esta casa de venta, cuya reputación y crédito en el mercado de las bellas artes le precede se concentra, a diferencia de Phillips, en el arte de la vanguardia. En esta ocasión, se presentarán piezas provenientes de dos colecciones privadas y que, hasta este momento, habían permanecido fuera del mercado de obras de arte. Estimado entre $200,000 y $300,000 se licitará El Hurón Azul (1953, [Lote 28]), de Carlos Enríquez. Esta pieza fue adquirida en 1960 por la hija del artista y, desde entonces, se había mantenido en la misma colección. Elegía a Jesús Menéndez (1953, [Lote 30]), también de Enríquez, se valora entre $100,000 y $150,000.

Otros pintores modernos cubanos representados son Wifredo Lam y Amelia Peláez. Lam, quien es uno de los artistas cubanos más incorporados y vendidos en el terreno de la venta de obras de arte, tendrá en la subasta varias pinturas, entre ellas Oiseau caraïbe (1952, [Lote 33]), cuyo valor estimado se encuentra entre $400.000 y $600.000. De Amelia Peláez se incluyeron dos gouches: Naturaleza Muerta (1947, [Lote 15]), y Untitled (Olimpia, 1955, [Lote 29]). El estimado de las obras es de $80,000 a $120,000 y de 30,000 a $40.000, respectivamente. El artista Carlos Alfonzo también gozará de una subrayada presencia; Figura Azul (Alegoría de San Sebastián flechado) del año 1989 (Lote 216) se valora para la subasta entre $40,000 y $60,000. Otro de los más singulares creadores cubanos, Tomás Sánchez, quien es merecedor de un excelente posicionamiento en el mercado internacional del arte, tendrá varias de sus obras en ventas. El lote de mayor importancia es la lúcida pintura de Tomás titulada Basurero verde para falsos ecologistas (1996, [Lote 57]) cuya precio oscila entre $250,000 y $350,000.

Sotheby’s, durante la noche del 25 de noviembre y el miércoles 26 de noviembre ofrecerá también obras de Tomás Sánchez. Precisamente, el lote principal es una pintura del artista del año 1999, titulada Contemplador del Blanco (Lote 48), el valor de la obra se tasa entre $200,000 y $250,000. Por otra parte, Topología Erótica (1968, de la serie Las Amazonas, [Lote 111]), de Zilia Sámchez está incluida en la subasta y su precio ha sido valorado entre $25,000 y $ 35,000. Un grupo de dibujos fechados a partir del año 1989 de José Bedia (Lote 114) han sido introducidos también en la licitación con un precio que fluctúa entre los $10.000 y $15,000 dólares. Piezas de otros artistas cubanos, pertenecientes a diferentes generaciones y etapas del arte de la Isla, participarán también de la subasta. Valdría la pena señalar algunos nombres como el del escultor Agustín Cárdenas, Sandú Darié, Julio Larraz, Mario Díaz Bencomo, Agustín Fernández y el joven grupo de creación The Merger.

Sería preciso apuntar la heterogeneidad de propuestas que se presentarán en las subastas. Es notable que la selección de artistas contemporáneos no ha sido, indiscutiblemente, azarosa, sin embargo en algunos casos sería permisible la duda. Así, los artistas escogidos (contemporáneos) están, en su mayoría, establecidos fuera de Cuba hace algunos años, o su presencia es la Isla es prácticamente exigua; sin embargo sus obras son legitimadas y reconocidas en el contexto internacional.

Las obras y los artistas elegidos para esta licitación de arte latinoamericano revelan el palpable interés del mercado y los coleccionistas internacionales por los creadores de la vanguardia cubana. Mas este elemento no desvirtúa o disminuye las inclinaciones hacia la compra y el progresivo establecimiento del arte contemporáneo en importantes posiciones del main stream internacional.

1 Cortesía miamicurated.com. 18 de noviembre de 2014

Laura Arañó Arencibia

Laura Arañó Arencibia

(La Habana, 1993). Licenciada en Historia del Arte, Universidad de la Habana. Actualmente trabaja en el Departamento de Curaduría y Colecciones del Museo Nacional de Bellas Artes. Ha colaborado con publicaciones como La Gaceta de Cuba, Noticias de Artecubano y Art OnCuba Magazine.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio