Animal Planet: Welcome to the jungle

/ 23 junio, 2015

Quien visite la reciente exposición bipersonal de los artistas Hilda María Enríquez y Elvis Céllez, ubicada en el Centro Provincial de Artes Plásticas y Diseño de La Habana, podrá percibir a primera vista un grupo de obras de apariencia ingenua que emplean el motivo zoomorfo como temática fundamental. Un guiño a dicha intención se encuentra en el título de la exhibición, que se rotula del mismo modo que el conocido canal de programación especializada en documentales sobre la naturaleza: Animal Planet. Pero una revisión de la muestra expone claramente que las piezas se construyen desde un espacio de subversión, donde aluden en su aparente simplicidad conceptual a temas más complejos como la historia, las dinámicas sociales de la actualidad y las relaciones interpersonales.

El conjunto destaca por emplear lo animal como base para hacer reelaboraciones más complejas, en las cuales se extrapola la naturaleza animal a la naturaleza pictórica y a la humana, logrando aportes sobre todo desde el punto de vista visual. Así convergen temas de campos supuestamente alejados o dispares, posibilitando una coincidencia entre las propuestas de ambos artistas, que no solo implica la elección de un motivo común.

Por su parte, la obra de Elvis Céllez coquetea con lo naïf en un grupo de trabajos que prefieren ser ante todo circunstanciales y gustan de emplear lo textual como subterfugio de comunicación. Sus piezas Cargando lo que la historia no absuelve y Pan pa´ la cotorrita aluden irónicamente a la esencia contradictoria del hombre en su devenir histórico y social; para el artista el Ser resulta centro fundamental de interés en la forzada madeja metafórica que ha elegido para su estudio. En cambio, Hilda María Enríquez prefiere centrarse en el motivo del canino, soslayando su lado salvaje y manteniendo interacciones de color con una figuración cercana al Pop. Su pintura aparece cargada de personalidad en los trazos, y gusta de escenificar la relación entre animales y humanos; interacción marcada por una confusión entre ambos que la creadora explota desde lo humorístico –como se aprecia en la pieza Para morderte mejor–, este hecho la aparta de la vaguedad del primero, cuyas obras adolecen de cierta falta de concreción.

Animal Planet evidencia también un interés ecológico, aunque su defensa de la naturaleza queda finalmente relegada a un último plano en el afán de presentar la carencia de valores y la falta de eticidad de los seres humanos. Para ello las composiciones apuestan por un discurso impostado, tan ingenuo como el producto visual, lo que provoca que la muestra resulte inevitablemente laxa y repetitiva. Esa ausencia de racionalidad en el sujeto, que apuntan los dos artistas, viene a ser la mayor ganancia del conjunto, pues pone en evidencia relación inarmónica con el entorno y las carencias de una especie que se encuentra en vías de extinción.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio