All inclusive

Consuelo Castañeda en La Habana

/ 12 septiembre, 2016

Intertextualidad:

 Una relación de copresencia entre dos o más textos, es decir, como la presencia efectiva de un texto en otro.

Gérard Genette

Parodia, intertextualidad, neohistoricismo y nostalgia son conceptos recurrentes cuando de posmodernidad se trata. Estos no sólo describen un fenómeno de nuestra atribulada vida contemporánea, sino que también atrapan y reproducen el modelo esquizofrénico de pensamiento del hombre del siglo XXI, quien ante la incapacidad de organizar su mundo, toma aleatoriamente elementos de su pasado para fundirlos con otros de su presente, o sea, elabora una parodia partiendo de la hibridación de un sinfín de elementos diversos, que cual surrealismo no hallan relación orgánica al estar unidos.

Sobre estas nociones se encuentra el modus operandi de la artista cubana Consuelo Castañeda Castellanos (La Habana, 1958), quien el 26 de agosto de 2016 inaugurara, tras casi treinta años de silencio en el suelo patrio, la exposición personal CCC 2016. La cita tendrá lugar hasta el 26 de septiembre en la Galería Orígenes (perteneciente al Fondo Cubano de Bienes Culturales) del Gran Teatro de La Habana Alicia Alonso, con la curaduría y museografía de los especialistas de dicha arteria exhibitiva.

La muestra realiza un paneo bastante exhaustivo, aunque breve, del quehacer multifacético de la artista desde los ochenta hasta la actualidad, contando con piezas icónicas dentro de su producción, definidoras por demás de una estética singular al interior de su trabajo. La exquisita selección de las obras, con el fin de preservar un criterio curatorial, evidencia el propósito bien logrado de reaparecer en el patio con una expo retrospectiva y antológica –quizás–, al sacar a la luz un talento ya experimentado, que en virtud del avance tecnológico se ha ido ramificando con el tiempo. Y así lo ponen de relieve las palabras del plegable:

CCC 2016 es la propuesta con que regresa la artista Consuelo Castañeda al circuito expositivo cubano, después de casi 30 años de ausencia. La muestra revela los intereses que han conducido su obra hasta la actualidad y su expansión en los terrenos del diseño, la arquitectura y la cibernética.

CCC 2016 está estructurada en núcleos conceptuales que comprenden el arte como información, el arte aplicado, y la utilización de los nuevos medios. Además, pretende generar un Centro Cultural Cibernético, concebido como un espacio de intercambio de información y de implementación de avanzadas tecnologías.

La exposición cuenta con un antecedente en New York, donde en el año 2011 se inauguró la muestra retrospectiva For Rent, en Americas Society. Desde entonces la autora asume la estética del wallpaper como una manera de rescatar (mediante la “reproductibilidad técnica”) obras que ya no posee y, en esta ocasión, para establecer conexiones entre todas las imágenes allí ubicadas, de forma tal que la organización curatorial historiográfica quede obsoleta ante tan vanguardista estética. La CCC no solo representa sus iniciales (aludidas en la obra La disolución del yo), sino que también hace referencia a su intención de crear un Centro Cultural Cibernético, donde la información fluya hacia todas partes en tiempo record. ¿Será este un rayito de luz para iluminar la desconexión imperante en Cuba?

Parecería que los ochenta dieron a luz a los artífices de la parodia en la Isla, como si el aliento epocal fuera el determinante de la agudeza y reflexividad de los discursos, hecho evidenciado en la vigencia de las obras de Consuelo Castañeda realizadas entonces. En la actualidad, la artista ha encontrado un esquema comunicativo para interactuar con los receptores: la tecnología digital. La facilidad de estar presente, sin la asistencia física del cuerpo, el intercambio de información desde la distancia con miles de personas a la vez, el poder de jugar con la recepción y el manejo de ciertos códigos desde lo virtual son algunas de las razones que fundamentan la pasión que halla la artista en la digitalización del universo.

Tras una educación artística conformada básicamente por San Alejandro y el Instituto Superior de Arte (ISA), Castañeda Castellanos es –lo que podría decirse– una artista completa, debido a su multifacética obra, la cual viaja desde el diseño gráfico (incluyendo el diseño de interiores, la cartelística), hasta la arquitectura, el instalacionismo, la fotografía, la pintura “tradicional”, etcétera.

La exintegrante del Equipo de Creación Colectiva Hexágono trabaja con códigos convencionales, los cuales resemantiza con la intención de parodiarlos, tal es el caso del guiño a la obra Babel, de Pieter Brueghel el Viejo; a La gran ola de Hokusai; al Partenón; a La creación de Adán, de Miguel Ángel; entre otros. Igualmente, toma íconos de la cultura estadounidense como Pinocho, Popeye y Betty Boop para enarbolar discursos que cuestionan la inocencia “infantil” de tales animados. ¿Será por ello que a Popeye lo fortalece la hoz y el martillo y una hoja de ganja (marihuana) en lugar de las tradicionales espinacas?

A veces parecen diluirse las fronteras del tiempo físico para que coexistan en una misma obra la perfección clásica de los griegos con la estética pop de cómics de Roy Lichtenstein, véase ¿Quién le presta los brazos a la Venus de Milo?. La visualidad de los mass media seduce a la artista, puesto que a veces la imagen de la Coca Cola ha marcado con su impacto momentos de nuestras vidas, demostrando que “lo peor” del capitalismo norteamericano es lo seductor que se nos presenta.

La antítesis es otro de los leit motivs de la expo, pues partiendo de una síntesis casi absoluta basada en la imagen (palabras en este caso) sobre fondo plano Consuelo Castañeda enfrenta conceptos como: limited/unlimited, yo/you (tú), past/future y front/behind. Asimismo, trabaja el conceptualismo, donde contrapone la imagen visual a la definición dada por el diccionario.

La autorreflexividad, las problemáticas humanas, la ambigüedad, la precisión y el matiz lascivo en el discurso, así como la techné son solo algunos de los servicios que oferta este ALL INCLUSIVE, donde todo lo que se haga llamar arte tendrá un espacio de tolerancia. Adiós a las barreras entre las manifestaciones, den paso a las propuestas alternativas. Pensábamos que en la postmodernidad habíamos visto de todo, preparémonos para que la post-postmodernidad demuestre nuestro gran error.

Dayma Crespo Zaporta

Dayma Crespo Zaporta

(La Habana, 1994). Licenciada en Historia del Arte. Profesora de Antropología del Instituto Superior de Arte (ISA). Miembro del Consejo Editorial de la Revista Universitaria UPsalón. Colabora con publicaciones como UPsalón, ArtOnCuba, A Mano, Cachivachemedia, D Aquí, etc.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio