Adrian Melis y el Future Generation Art Prize 2014

/ 26 diciembre, 2014

Quien sigue su obra seguramente estará de acuerdo conmigo por esta nominación. Quien la sabe a medias puede que vacile, pero en el fondo entiende. Para quien no la conozca, quien no sepa nada en absoluto de este artista, sería un buen momento para detenerse en Adrian Melis, joven promesa del arte cubano nominado al Future Generation Art Prize 2014. Definitivamente, estos son tiempos álgidos para la producción artística de la Isla.

Muchas veces me he preguntado qué exige este joven del arte: ¿que lo asombre, que lo perturbe, que lo seduzca, que lo convenza, que lo incomode? Creo que la respuesta vas más allá de la reflexión existencialista, a lo Lucian Freud. El pensamiento de Melis es pragmático, se construye desde la relación directa y concreta con el fenómeno, al reparar obsesivamente en la utilidad de las cosas. Así profesa su inconformidad con el arte que cree inútil en determinados contextos y situaciones, y lo conduce al cuestionamiento de su aporte –como artista– a la sociedad. Estos planteamientos han tributado a la formulación de un manifiesto propio, el cual ha sido la base de todas sus acciones: convertir lo improductivo de un sistema concreto en algo productivo, a través del arte. Actualmente, reside y trabaja en España, sin embargo, este cambio de contexto no ha desestabilizado su obra. Su malestar pervive en los vacíos de los sistemas socio-políticos, en la inutilidad de estos. Su manera de enfrentarlo sigue siendo mediante una respuesta creativa y simple que trastoca el sentido de las cosas. Después de todo, su método no resulta complejo: sacar partido de algo que no funciona (los sistemas hegemónicos) para –al crear la obra– darle utilidad a otra cosa que, en principio, tampoco cumple un objetivo ante sus ojos (el arte). Su obra es un contrasentido y, a la vez, una reflexión sobre la utilidad del fracaso.

Cuando descubrí Vigilia (video, 2005-2006)[1], uno de sus primeros trabajos aún siendo estudiante en el Instituto Superior de Arte de La Habana (ISA), pensé que su propuesta coqueteaba con el gesto de Marcel Broodthaers o Daniel Buren cuyo arte marcó aquellas divisiones mediante las que operaba el poder en la década del sesenta. Sin embargo, Melis, más allá de enjuiciar esos esquemas obsoletos, busca darles una nueva función, un nuevo valor, haciéndolos rentables dentro del propio medio artístico; idea que ha ido perfilando y concretando en diversas exposiciones como El valor de la ausencia (Kunsthalle de Basilea, 2009-2010), Nuevas estructuras de producción (Barcelona, 2012)[2] y Time to Relax (Barcelona, 2013).

Hasta hace pocos días, acariciaba la posibilidad de obtener uno de los lauros internacionales más asistidos por las jóvenes generaciones de artistas: Future Generation Art Prize de la Victor Pinchuk Foundation. Bajo el mecenazgo de este coleccionista ucraniano se funda, en 2006, el Pinchuk Art Centre, uno de los mayores centros del arte contemporáneo de Europa del Este. El premio, iniciado hace apenas cinco años, es un reconocimiento –para artistas o colectivos de artistas menores de 35 años–, orientado a descubrir, reconocer y apoyar sus propuestas. Desde el punto de vista adquisitivo supone una ayuda considerable, ya que el ganador del Gran Premio obtiene $100 000, de los cuales $60 000 serán en efectivo y $40 000 para invertir en la producción de nuevas obras. Además, se asignan $20 000 para los programas “artista-en-residencia” que se entregarán a los artistas ganadores de los Premios Especiales. Todo ello se sustenta en al apoyo y la orientación de importantes figuras del mainstream como Damien Hirst, Jeff Koons, Andreas Gursky y Takashi Murakami. Por lo que el simple hecho de estar nominado, supone un privilegio y una excelente oportunidad para aquellos creadores emergentes que poseen una corta pero prometedora trayectoria artística.

Aun cuando, estadísticamente hablando, los porcientos de artistas latinoamericanos o africanos nominados no superan a los europeos y norteamericanos, resulta curioso que el Gran Premio de la primera edición 2010 Cinthia Marcelle, (Brasil) y los de esta última, Nástio Mosquito (Angola) y Carlos Motta (Colombia) fueran otorgados a creadores de esas áreas menos socorridas. Sin embargo, para Cuba fue un privilegio contar, por segunda ocasión, con la nominación de un artista ya que, en la primera convocatoria, tuvimos la presencia de Wilfredo Prieto.

Aunque la representación cubana no logró coronarse tampoco en esta tercera ocasión, Adrian Melis tuvo la oportunidad de darse a conocer “en sociedad” ante un jurado multifacético: Francesco Bonami, curador, Director de la 50th Bienal de Venecia, Italia; Doris Salcedo, artista, Colombia; Adam Szymczyk, artista, director de Documenta 14, Polonia; entre otros. El Gran Premio se determinó este mes de diciembre durante una gran exposición en Pinchuk Art Centre, donde se exhiben las piezas de todos los concursantes hasta enero de 2015. Sin embargo, el evento no finaliza aquí, sino que –al igual que en ediciones anteriores– se planifica organizar la exposición Future Generation Art [email protected] 2015, dentro del marco de programa colateral de la 56 Bienal de Venecia (mayo-septiembre, 2015).

Otro cubano se presenta en sociedad. Sin coronarse rey de la noche –por ahora– logra mezclarse con el star system que, tarde o temprano, lo catapultará a un futuro estrellato. Ya llegará el momento. Sólo nos queda esperar pacientes.

 

Imágenes tomadas de:

http://www.elcultural.es/noticias/arte/Adrian-Melis

http://futuregenerationartprize.org/es

http://adngaleria.com

 

[1] Esta obra formó parte del proyecto “Bueno, Bonito y Barato” y gano el premio de curaduría otorgado por la Agencia Española de Cooperación Internacional de la embajada española en Cuba.

[2] Primera exposición individual en la galería ADN de Barcelona en 2012, con la cual ganó el premio a la mejor exposición concedido por la ACCA (Asociación de Críticos de Arte de Cataluña).

Loliett Marrero Delachaux

Loliett Marrero Delachaux

La Habana, 1990. Licenciada en Historia del Arte por la Universidad de La Habana. Desde 2013 labora como especialista en el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam. Ha publicado artículos sobre arte cubano y latinoamericano en las revistas Arteamérica, El Caimán Barbudo, Extramuros y el Boletín Ojeada que emite el Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam.

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio