A propósito de la exposición Zarza: Lo que no se vio

/ 23 octubre, 2014

El pasado viernes 17 de octubre fue inaugurada en la galería Villa Manuela de la Unión Nacional de Escritores y Artistas de Cuba (UNEAC) la exposición Lo que no se vio, de Rafael Zarza, excelente oportunidad para apreciar un conjunto de obras del período comprendido entre los años 1970 y 2008. La muestra, sin pretender ser una retrospectiva, deviene homenaje a este importante creador dentro de la gráfica cubana, pues exhibe su quehacer durante más de 30 años a partir de piezas que casi o no habían sido vistas con anterioridad, de ahí su valía. La exposición, con más de una treintena de grabados de gran valor plástico y conceptual, brinda la posibilidad de discernir la estética discursiva de su trabajo en la cual la figura del toro se alza como elemento distintivo.

Es la alusión a un mismo referente una y otra vez, que no deja de sorprendernos; no es repetición, es creación pura. El toro se transforma en un símbolo de fortaleza, de lucha, de virilidad. Una figura que en sí misma encierra los pares antagónicos vida y muerte, fortaleza y debilidad, al contemplar un animal que es a la vez vigoroso, esquelético y descarnado, mas conserva su espíritu intacto. Entre las obras de los años 70 encontramos sus tauromaquias o como en ocasiones las denomina Tauroerotornillomanía, escenas mostradas en originales encuadres en las que el toro se convierte en un ser biomecánico. Obras que no tendrían por qué envidiarle nada al Kamasutra, y es que esta dosis de humor, mezclada con picardía, ingenio y dominio técnico hace de estos grabados una interesante propuesta.

En palabras del propio autor: “Mi tema es la tauromaquia, pero lo muevo a mi manera, en dependencia de lo que desee. Es un símbolo, trato de hablar del ganado humano, que se comporta, como las bestias, a veces agresivo, a veces noble. A veces pueden ser desastrosos y si se doman, se vuelven bueyes. ¡Ah!, siempre muere combatiendo. El toro es símbolo de rebeldía, de fuerza”.[1]

De igual manera el toro es mostrado como interesante protagonista de sugerentes anuncios publicitarios de la década del 50, desde la cerveza Polar hasta las Salchichas Escudo. Tema que retoma en obras más actuales como Bucanero, Cebú cubano (2007) bebida que es promocionada con el atractivo eslogan Atrévase a disfrutar el placer de esta tentadora cerveza “Bucanero” 100 % cubana.

En otras obras el referente se centra en la contraparte femenina, la vaca, que en ocasiones adquiere la personalidad de la Maja desnuda de Francisco de Goya (Playcow, 1979). Aquí se produce una simbiosis entre el cuerpo femenino y la cabeza de res donde el pubis es mostrado a la manera del Origen del mundo de Gustavo Courbet (Muu International Number One, 1980). Y es que Zarza con gran maestría discursa se apropia de las corrientes artísticas e importantes creadores de la historia del arte. Son revisitados temas como los famosos bodegones transformados en Taurobodegones, en los que cabeza de res resulta el elemento central de la composición, como es el caso de Taurobodegón No. 6 (1979), versión a la obra Naturaleza muerta de Paul Cézanne. Así opta por temas de origen mitológico o religioso como el Rapto de Europa o Crucifixión, donde el toro simboliza la figura de Zeus y Cristo respectivamente. Otras piezas interesantes dentro de la exposición son las máscaras. En este punto Zarza se adentra en las raíces de la cultura africana, sus ritos, sus costumbres a través de objetos que impactaron el contiene Europeo e influyeron en la obra de artistas como Pablo Picasso y que son parte indiscutible y decisiva en la conformación de la identidad y la cultura cubana.

La exposición constituye para muchos una revelación, sobre todo, para las nuevas generaciones. Las obras parecieran ser de todos los tiempos, solo el detalle de la fecha delata su complicidad con otra época… pero al final la frescura de su espíritu le imprime un sello contemporáneo, lo que confirma el carácter renovador que tuvo en su momento y la vigencia que adquiere en la actualidad.

[1] Entrevista Zarza: Toros pintados, por Iris Cepero, en www.lajiribilla.cu, 2002.

Yeniffer Torres Cordero

Yeniffer Torres Cordero

Yeniffer Torres Cordero (La Habana, 1989). Soy graduada de Historia del Arte. He publicado en Noticias Artecubano y el Caimán Barbudo. Me interesa el arte contemporáneo y los temas relacionados con el patrimonio cultural.

Related Post

Comments

Buena crítica mi bruji, me hubiese gustado mucho poder ver la expo, ya eres toda una historiadora, me siento súper orgullosa.

Responder

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio