Raíces musicales: los setenta

/ 1 junio, 2018

Para los coleccionistas, académicos y aficionados de la fotografía artística cuyo apoyo ha colocado a Mario Algaze en la primera línea de los artesanos de esta especialidad a todo lo largo del siglo XX y lo que va del XXI, debido principalmente a sus incursiones y profundo conocimiento de las culturas de América Central y del Sur, así como del área del Caribe, este volumen nos llega como nada menos que una revelación. Revelación de sabor tal vez agridulce porque nos lleva de la mano en un viaje a través de una era musical ya pasada (…) donde las cosas parecen estar mucho más cerca de lo que realmente están. Pero, no obstante, lo anterior, una fiesta porque estas fotografías son, realmente, las Raíces Musicales de Mario, su canción, sus tempranos comienzos (…) antes de que se convirtiera en lo que es hoy en día: un gigante.

(…) A diferencia de muchos otros auto-actualizados fotógrafos musicales de la época, Mario siempre ha insistido en decir que él “comenzó como un fotógrafo artístico y no como uno del rock and roll”. Como David Crosby, uno de sus héroes, Mario enarbola su bandera al tiempo que orgullosamente proclama que todo cambió para siempre cuando “derramé el ácido y tomé mi cámara para ir a un festival de música”. Había nacido una estrella.

De hecho, nuestros caminos se cruzaron en 1971, en una estación de radio de South Beach, de frecuencia modulada, progresista y no convencional, la WBUS, donde ambos teníamos espacios regulares. El de Mario, entonces con veinticuatro años de edad, un agotador trabajo de noche completa como “disk jockey” (…) Ganando un pobre salario se las arregló para seguir trabajando simultáneamente la fotografía artística (y también la música más temprana). Los dinosaurios recorrían el mundo y nosotros íbamos a los eventos de rock todas las semanas.

(…) El primer cambio importante de su carrera ocurrió con la gira por los Estados Unidos de los Rolling Stones en 1972 y durante la presentación de estos en Alabama, en el Mobile Civic Center (Centro Cívico de Mobile), a medio camino de su gira Exile on Main Street (Exilio en la Calle Mayor). Mario tomó prestada la lujosa caravana Travco propiedad de su mentor, el pionero del procesamiento fotográfico David Lawrence y fue conduciendo en solitario desde Florida hasta Mobile y una vez allí se instaló tras bambalinas. “En aquellos días, cuando la gente veía llegar una caravana pensaban, ahí llega la banda, podía tratarse de Mick Jagger o Keith Richards, alardosos pavos reales atrapados en ámbar, crepitando de ferocidad, en este año fundamental para la historia del rock and roll.

(…) La esencia del trabajo de Mario (y de David Garh) en ese escenario de rock en blanco y negro descansa en el dominio y la maestría en el manejo de la luz disponible. Viajando ligero de carga (piense en los corresponsales de guerra) significa el no uso del flash para reducir la evocadora profundidad del terreno (…).

Para los químicos del cuarto oscuro a lo largo de todas sus vidas como Mario y David, cuyas impresiones en gelatina plateada son tan precisas como sus huellas digitales, no es posible la discusión sobre la fotografía digital. “El día que me dejen sin mi celuloide” afirma Mario “me cortaré las venas, o mejor, me dedicaré al piano”.

(…) A su manera, Musical Roots (Raíces Musicales) de Mario Algaze de 1970 ha, finalmente, cerrado el círculo, mayor también que la vida misma. Rocanroleen, niños.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio