Profunda y serena voz del alma

/ 8 marzo, 2014

“Solo el cuchillo conoce el corazón del ñame”1

Entramos a la sala de exposiciones del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam: sobrecogen la belleza y la síntesis conceptual de una propuesta que nos invita a dialogar con el conjunto y con cada una de las obras que conforman el discurso visual, de admirable coherencia, integrado en El Poder de tu Alma.

(…) La excelencia de la obra de Roberto Diago no deja de invitarme a la reflexión, y a apreciar la capacidad de provocación de una poética visual caracterizada, en esta ocasión, por la síntesis y la densidad del pensamiento que la sostiene. Conjunto de obras en las que Diago, desde una abstracción de espléndido realismo poético, logra adentrarnos en el acto de pensar, de sentir el drama histórico y la resistencia del hombre y la mujer negros desde los siglos de la trata, la esclavitud y el cimarronaje hasta su saga contemporánea, como integrantes de los sectores menos favorecidos; herida aún abierta en la marginalidad, en las formas de sobrevivencia del prejuicio racial y en la discriminación que Diago nos revela, proponiendo un acto sereno de meditación y apelando a la resonancia y vitalidad de raíces culturales y a las esencias de una identidad que son suyas, que son nuestras.

No hay exclamación resentida, no hay agresión, la verdad transcurre iluminada desde lo más caro al buen arte: la síntesis. Una paz que propicia la meditación se adueña de los espacios gracias a la excelencia formal. El amor parece dominar el ejercicio del artista y su discurso, amor para dialogar, para comprender, para hacernos partícipes del problema sin estridencias, intentando aproximar la sensibilidad del espectador, en tanto forma de conocimiento, a las esencias y las muestras de una violencia que subyace en este complejo conflicto social y humano, en su entramado histórico, económico y cultural, expresado en el silencio de las piezas. (…) Canto admirable a la capacidad de resistir, de sobrevivir, de enaltecer y defender valores identitarios frente a la adversidad y a tan diversas formas de violencia, es la metáfora que sostiene este conjunto de obras de Roberto Diago, quien parece decir: “… Solo aspiro a ser puente, no frontera.”2 De este modo, nos invita a adentrarnos en sus revelaciones, en su búsqueda de las esencias porque, efectivamente, “solo el cuchillo conoce el corazón del ñame”. (…)

 

  1. Proverbio lucumí. Tomado de: Martínez Furé, Rogelio. ESHU (Oriki a mí mismo) y otras descargas, Editorial Letras Cubanas, La Habana, 2007, p.187.
  2. Martínez Furé, Rogelio. Op. cit, p.15.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio