Memorial Garden: revisitar la pintura de historia de Alexis Esquivel

/ 19 julio, 2014

(…) En una intersección entre arte, política e historiografía podría situarse el trabajo reciente de Alexis Esquivel, que recupera el género de la pintura de historia. La exposición Memorial Garden (Centro Atlántico de Arte Moderno, Las Palmas de Gran Canaria, febrero-mayo de 2014) se ha concentrado, precisamente, en las operaciones de deconstrucción que Esquivel realiza sobre ese género esencial en la evolución del arte occidental; así como en la capacidad performativa que la pintura todavía posee para la agencia política del arte.

(…) Las imágenes de Esquivel se construyen en el lienzo desde las zonas de contacto de las diásporas; pero también a partir de la interpelación al pasado y al forcejeo poscolonial donde se cruzan las historias de España y Cuba, así como los silencios de una voz racializada en la historiografía cubana. Las derivas de este artista por las iconografías mediáticas de la vida política a inicios del siglo xxi, cuestionan los límites y las omisiones en las representaciones nacionales. La suya, podríamos decir, es una pintura postcolonial que se aparta de cualquier encargo o glorificación y que plantea una interrogación fundamental sobre los hechos “históricos” que deben ser pintados hoy.

La última producción pictórica de este artista entronca con preocupaciones habituales en su poética desde los tempranos Retratos históricos (1989-1997) y hasta los trabajos de la serie Criollo Remix (2003-2008): la sospecha historiográfica, la legitimación del relato apócrifo a través de su representación pictórica; el interés por una imaginería proveniente de la oralidad popular; la construcción diacrónica de los legados culturales a través del palimpsesto de referencias, la carnavalización e hibridación de identidades en formación. La mala pintura deviene una cita historicista más dentro de la obra de Esquivel. Los retratos están torcidos, desfigurados, satirizados, las líneas se pierden y desdibujan para deformar los motivos y trocar las escenas de una figuración que en las últimas series se aleja cada vez más del neoexpresionismo de los noventa, renunciando tal vez a la inclinación citacional o apropiacionista de pulsión historicista de aquellas piezas. En ese distanciamiento formal del canon académico de la pintura de historia comienza el coqueteo de Esquivel con este género que recorre las cuatro salas en las que se organizó la museografía de Memorial Garden.

Nos enfrentamos a una pintura de notable complejidad intertextual. Pero este artista no establece jerarquías entre sus fuentes y prototextos, desarticula toda noción de autoridad en sus prácticas deconstructivas. En definitiva, reconoce la construcción ideológica y/o de ficción detrás de esos relatos que devora y vomita mezclados, fragmentados e inconclusos, traducidos ya en una nueva iconografía que nos resulta esquiva, misteriosa, imposible de descifrar o de percibir como un nuevo intento de narración. (…)

Esquivel recompone un puzzle donde lo esencial y lo accidental pierden no solo veracidad, sino también cualquier estatus predefinido dentro de una hipotética historia. Los personajes que aparecen en sus obras a veces son claramente reconocibles, en otras ocasiones se nos presentan como rostros anónimos, como parte de una multitud, de un clamor colectivo desde el que se urden otros episodios de resistencia en que la heroicidad es compartida o incluso puesta en cuestión. Sera porque en estos cuadros la historia no se recompone desde la polaridad entre vencedores y derrotados, ni se tejen parábolas morales entre el bien y el mal. (…)

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio