Los mundos de Abela. Con humor, pero sin chiste

/ 1 septiembre, 2018

Quiero escribir sobre Eduardo M. Abela, pero no desearía repetir ‘más de lo mismo’, ni tampoco hacer de este un texto teórico sobre el uso del pastiche o la intertextualidad posmodernos en su obra (…).

(…) Eduardo M. Abela es el tercero de los Abela que hizo del arte una razón más para vivir. Su abuelo (Eduardo Abela), caricaturista e impulsor del vanguardismo cubano de los años veinte del pasado siglo, fue el autor de un personaje (“El Bobo”) que mucho caló en la sociedad de aquel entonces (…). Y su padre, de igual nombre, cultivó el abstraccionismo con matices expresionistas, legando una obra magistral para el arte cubano. El Abela que nos ocupa, el tercero de esta dinastía de ilustres artistas, nació en 1963, y aunque en un inicio se inclinó más hacia la música (…) terminó decidiéndose por la especialidad de Grabado en la Academia de Bellas Artes de San Alejandro (…).

Abela es un hombre inquieto. Siempre está en movimiento, de aquí para allá. Quizás por eso su arte es tan variado, inclusivo e inapresable, aun cuando muchos lo catalogasen durante un tiempo de “neohistoricista” o “posmedievalista”. Considero que los “ismos”, si bien pueden responder a una metodología de los historiadores y críticos, son contraproducentes –por reduccionistas– a la hora de estudiar la obra de un artista (…).

Si tuviese que describir a Abela y a su obra con una palabra, esta sería, sin dudas, “cubanía”. Y es que estamos ante un cubano de pura cepa, que vive y goza su identidad, su cultura, su contexto social, sus raíces criollas. Pero esto no significa que su obra se reduzca a la mera circunstancia de nuestros predios; su arte es libre (…) y por eso es más universal y trasciende el aquí, el ahora, la inmediatez más superficial. Sus obras son como los murmullos que acompañan las calles más concurridas de La Habana: tejen cientos de historias, se regodean en piropos, cantan una canción, se ríen a plena carcajada… hablan de él mismo, aunque también de mí, de ti, de Cuba toda. Y, al mismo tiempo, dialogan sobre un turista japonés, un inglés refinado, un coleccionista de arte norteamericano, la Virgen de la Caridad del Cobre, José Martí, un artista famoso o hasta personajes de ficción como Snoopy, Homero Simpson o Popeye.

(…) Abela es, por excelencia, un cronista de su tiempo (…). Basta con que surja alguna problemática socio-cultural, algún suceso de interés, o incluso un chisme generalizado a nivel nacional, para que llegue él de inmediato, pincel en mano, decidido a reflejarlo con especial ironía (…). Sus universos visuales están repletos de sarcasmos y parodias.

(…) Con la ironía como aliada, Abela desenmascara los discursos más sagrados y solemnes, ya sean estos de origen religioso, político o cultural. Pero este proceso de profanación y desacralización no es siempre cómico y mucho menos chistoso (…). Su humor no siempre es alegre; en ocasiones es ironía que expresa el dolor, la angustia y la inseguridad de la vida actual. La ambigüedad de sus obras invita siempre a una lectura más detallada, menos superficial; deviene un antídoto contra las verdades impuestas y el absolutismo viciado de muchas mentalidades. (…)

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    LLILIAN LLANES

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio