La libertad y la complejidad de gozar de la abstracción

/ 2 junio, 2015

(…) En el contexto del arte cubano actual es posible reconocer cierta tendencia a un tipo de pintura que juega a la ambivalencia entre lo figurativo y lo abstracto, sobre todo en el género paisaje. Pero cada vez va siendo más extraño encontrarse jóvenes pintores con propuestas puramente abstractas. Ese es el caso de Ernesto García Sánchez. Ernesto confiesa que todo lo que le ha interesado hasta el momento es investigar el fenómeno pictórico. Y por supuesto, su investigación se concreta en una exploración de las posibilidades expresivas que brinda el medio, sin tener que recurrir a una semántica explícita. No le interesa ese contacto directo con el mundo a través de estructuras comunicativas (enunciados icónicos) que remiten al receptor hacia referentes culturales y perceptuales hasta cierto punto identificables, reconocibles. Ernesto García ha optado por el tipo de comunicación difusa que es propia de la abstracción. (…)En su producción más reciente encontramos series como Pinturas cuadriculadas, Color labelso Las pinturas que nacen muertas. En la primera de ellas Ernesto utiliza superficies veladamente cuadriculadas, sobre las cuales corporiza masas volumétricas de intensos colores: rojo, negro, verde, amarillo. Las configuraciones crean extrañas geografías plásticas, parecieran superficies continentales, o extraños organismos prehistóricos; aunque lo que escribimos no es más que el delirio perceptivo que nos provocan. Los títulos de la mayoría de las piezas de la serie son cifras de dinero (One thousand dollars, Eight hundred ninety dollars, Nine hundred dollars, One thousand dollars 2). (…) El contraste entre la perfecta geometría de las superficies cuadriculadas, y las formas plásticas irregulares, hasta cierto punto expresionistas, sería algo así como una sutil metáfora de la incongruencia que existe entre el mundo del orden instrumental de las finanzas y la ambigüedad estructural que es propia del arte. (…) En “las pinturas que nacen muertas” (…) los lienzos comienzan a estar calados en diferentes zonas de la composición. El resultado es extraordinario. Vuelven a aparecer las superficies cuadriculadas, pero ahora conformadas por el vacío. El vacío se convierte en estas obras en un componente plástico, y las áreas sobre las que se cuelgan los cuadros emergen como fondos que se integran a la estructura pictórica. En este sentido las obras carecen de aspecto definitivo, son camaleónicas, tienen la capacidad de succionar hacia su interior todo tipo de información visual que posean las superficies de las paredes. Hay un caso en el que (…) el calado se ha comido de manera caótica buena parte del lienzo. Caótico en su despliegue devorador, pero impecablemente regular en su diseño cuadricular. A primera vista parece el efecto de una polilla, una pintura a la cual se le ha dado muerte a mordiscos. Es posible ver el bastidor, la armazón oculta que ahora pasa a ser parte de la visualidad general. El patrón de regularidad del efecto óptico es agredido por el vacío, que delinea a su vez otros posibles recorridos de la mirada. La disolución de las formas pictóricas da paso a la corporeización de una especie de pintura-objetual. Paradojas de la percepción, o la libertad y la complejidad de gozar de la abstracción.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio