José Bedia: El camino recorrido

/ 19 julio, 2014

(…) Tienes una colección muy completa de artefactos de diversas culturas. ¿Cómo la ves en relación con tu obra? ¿Hay quizás una retroalimentación entre ambas?

Sí, es retroalimentación, pero también son como fragmentos de esa realidad que a mí me interesa y que traigo a vivir conmigo. Es posible que puedas notar en mi obra influencia de ciertas cosas, como pueden ser proporciones, colores, técnicas, pero muchas veces selecciono las piezas porque de alguna manera están en sintonía con lo que quiero hacer. Yo puedo coleccionar arte tribal, de hecho lo hago, pero no todo, sino ciertos objetos que tienen que ver conmigo. Cuando veo estos objetos trato de tenerlos cerca y verlos todo el tiempo. Para mí ese es el proceso interesante. Es como los libros, como tener libros abiertos delante de mí todo el tiempo. Hay artistas que, por ejemplo, quieren tener la casa llena de la obra de ellos, y eso me parece totalmente estéril porque estas como comiéndote tú mismo. Para mí eso no tiene sentido. Prefiero ver este tipo de objetos todo el tiempo, y poco a poco van teniendo una influencia en mí. Se convierte en un proceso natural de interiorización del objeto. Lo ves a diario, incluso a veces se me revelan aspectos que no había visto antes; de tanto verlos empiezo a entender por qué ciertos objetos tienen determinadas cualidades. Para mi es vital tenerlos alrededor, más que mis propios cuadros. Cada vez que voy a un lugar trato de conseguir cosas que tengan que ver con ese lugar en específico o con la gente de allí, y pasar la mayor parte del tiempo rodeado de ellas.

En varias ocasiones has pasado períodos de tiempo insertado en ciertas comunidades…

Sí, trato de ir a menudo. De hecho, hace poco estuve en Alaska con un grupo que se llama Yupik, en un festival que coincidió con la exposición que tuve en la University of Alaska Anchorage, 1 al cual me invitaron. Fue muy lindo estar allí con ellos, me gusta mucho su cultura y lo que hacen. Aunque parezca una cosa extrapolada, la cultura Yupik es casi formativa del movimiento Surrealista. Las primeras mascaras que se conocen de la cultura Yupik las colecciono André Breton, por lo que se hizo famosa a través del Surrealismo. Hoy en día estas mascaras son objetos muy buscados por coleccionistas.

¿Cómo consideras que ha influido en tu obra —si es que consideras que ha influido de alguna manera— el haberte mudado a Miami?

Nunca he pensado que ha influido de forma alguna. Miami es una cosa totalmente circunstancial que no escogí yo. El venir para acá fue una elección de mi primera esposa. Y yo de alguna forma me quedé como atrapado en el proyecto de ella. Para mí Miami es como mi headquarter (cuartel general) en el que vivo y produzco mi obra. Me han tratado muy bien, no me puedo quejar, aquí me tienen muy considerado, he colocado mi obra en varios proyectos de arte en espacios públicos, y soy un artista reconocido en la ciudad. Pero a nivel cultural no creo que haya influido. A nivel de intereses culturales cualquier otro lugar sería mejor para mí, México por ejemplo, Perú, o quizás otro lugar de los Estados Unidos, como Arizona.

 

  1. La exposición fue Syncretism and Spirituality: The Art of José Bedia (Sincretismo y Espiritualidad: El Arte de José Bedia), en la Kimura Gallery de la University of Alaska Anchorage, del 19 de Marzo al 18 de Abril del 2014.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio