El zoo del arte

/ 1 marzo, 2016

SE BUSCA UN TIBURÓN TIGRE DE 4.5 METROS fue el anuncio que Damien Hirst solicitó publicar a las oficinas de correo de la costa australiana, tras percatarse de que su obra La imposibilidad física de la muerte en la mente de alguien vivo (1991) había comenzado a descomponerse irreversiblemente. (…) Mientras Hirst reemplazaba su tiburón, al otro lado del Atlántico, Reynerio Tamayo hacía de la creación un universo de divertimentos, una auténtica parodia de la realidad. El ejercicio del humor gráfico le permitió abarcar un sinnúmero de temas, siempre en producciones seriadas, dentro de los cuales el mercado estaba presente. Desde finales de los ochenta, sus obras evidencian un interés deliberado por contar historias, al estilo de un cronista o fabulador, en las que se mezclan con ingenio la “alta cultura” y la realidad cotidiana del cubano. Ya lo decía Tonel en 1991: “Reynerio Tamayo es un artista ubicado (…) en territorio de nadie.”i Y así ha continuado hasta la actualidad, aunque me atrevería a alegar que sí existe un territorio, y es precisamente el suyo propio. Fiel a sí mismo, y con un respeto infalible por el ARTE y el oficio, Tamayo ha llegado hasta nuestros días como un hacedor sincero y reflexivo, que no abandona la muy cubana noción del choteo.

Esta esencia humorística es palpable en su más reciente exposición Zootheby’s, inaugurada el 25 de enero en la Galería Villa Manuela, La Habana. La muestra es una crítica mordaz a los mecanismos mercantilistas que subyacen en el arte, no solo en casas de subastas como Sotheby’s, sino en las propias figuras que rigen y determinan la producción artística de un creador. (…) Todas las obras de esta exposición constituyen una sátira al comportamiento del mercado de arte fuera de los predios cubanos. Todas menos una, que por centrarse en el caso cubano es sin dudas la que más se diferencia del resto. Proyecto Casa Zootheby’s es, a mi juicio, una de las piezas más logradas porque trasciende el diálogo artístico elitista que puede surgir de las casas de subastas y se introduce en asuntos típicos de la contemporaneidad cubana. Con ella Tamayo provoca, no sin perspicacia, a todos los que sueñan con un centro de ventas de arte en la Isla. Pero, más allá del arte, la pieza es también una alusión a la situación actual en Cuba, en la que el restablecimiento de las relaciones diplomáticas con Estados Unidos ha significado, además, la posibilidad de que –más temprano que tarde– empresas norteamericanas realicen inversiones en la mayor de las Antillas. Situación que Tamayo refiere como “impensable” hace veinte años, cuando él y sus colegas vivían en una suerte de “burbuja” y creaban “por amor al arte”.

Para Reynerio “el arte no puede volverse un deporte ni una carrera maratónica”; la creación no puede estar signada por reglas, y mucho menos por propósitos condicionados por razones mercantiles. En este sentido, Zootheby’s es una crítica al descarnado mundo del mercado del arte; pero es también una alerta, un consejo a los jóvenes artistas, a quienes Tamayo recomienda disfrutar de la creación y ser fieles a sí mismos ante todo. Y si bien no se trata de demonizar el mercado, “pues es necesario vender para vivir y costear los gastos de producción de la obra, el artista puede engañar al mundo entero, a los coleccionistas, al propio mercado… a todos e incluso a sí mismo, pero jamás, jamás, podrá engañar al ARTE.”.

i Eligio, Antonio (Tonel): El Mundo no es Cruel. Catálogo de la exposición El Mundo no es Cruel, de Reynerio Tamayo. Colateral a la Cuarta Bienal de La Habana, Galería Juan David, Centro Cultural Cinematográfico Yara, La Habana, 1991. En: http://www.artamayo.com/bibliografia/el-mundo-no-es-cruel/

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio