Cuba en las Bienales Internacionales de Arte de Sao Paulo

/ 25 noviembre, 2016

La década de los años cuarenta resulta tremendamente significativa para el desarrollo de las artes en Brasil. En el terreno de las artes plásticas, esta aspiración se concretó en 1951 con la creación de la Bienal de Sao Paulo. Inspirada en el modelo de la Bienal de Venecia y por iniciativa de Francisco Matarazzo Sobrinho, director en aquel entonces del Museo de Arte Moderno de Sao Paulo, desde sus inicios tuvo como propósito esencial “colocar al arte moderno brasileño en contacto vivo con el arte del resto del mundo”[1]. A su vez, se pretendía que la ciudad se convirtiera en un centro artístico de referencia mundial. La primera edición se inauguró el 20 de octubre de 1951, extendiéndose hasta el mes de diciembre, y tuvo su sede en el propio Museo. La muestra se concibió por países y estableció premios nacionales y extranjeros en las categorías de pintura, escultura y grabado.[2] Se otorgaron además premios de adquisición y otros colaterales.

En la nómina de países participantes, Cuba figura desde esta primera edición. Un conjunto significativo de artistas cubanos exponen sus obras durante las primeras siete ediciones, es decir, hasta 1963. Luego vendría un período de veintidós años de ausencia, pues no es hasta 1985 que Cuba retorna a la bienal brasileña.

(…) El mayor protagonismo en esta primera etapa lo adquirió la pintura, dejando en segundo lugar a la escultura, el grabado y el dibujo. Si algo debe destacarse de este período es que Cuba no pasó desapercibida en medio de la gran cantidad de países participantes; así lo corroboran los premios obtenidos y las menciones de honor que alcanzaron varios cubanos. Otro rasgo distintivo es el hecho de que la mayoría de los artistas de la Isla que exhibieron tuvieron la oportunidad de hacerlo en más de una ocasión y con gran cantidad de obras; incluso algunos como René Portocarrero, Amelia Peláez, Luis Martínez Pedro, Raúl Milián y Servando Cabrera participaron entre cuatro y cinco veces. Si bien durante las tres primeras ediciones llama la atención que estos nombres se repitan mientras otros autores se echan de menos, la realidad es que a partir de la cuarta la representación cubana se amplía y diversifica, con lo cual aporta una imagen mucho más auténtica del arte cubano de aquellos años.

Según explica Llilian Llanes,[3] quien fuera Directora del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y Presidenta de la Bienal de La Habana hasta 1997, el mérito de que el arte de la Isla volviera a tener visibilidad en dicho evento corresponde en gran medida a Robert Muylaert, quien junto a un equipo de la bienal brasileña hizo una visita a la capital cubana durante la Segunda Bienal y manifestó su interés por que los artistas cubanos expusieran nuevamente en Sao Paulo. Es así que Cuba regresa en la edición xviii, en 1985.

Si bien el certamen había sufrido varias modificaciones, como por ejemplo la eliminación de los premios, la sucesión de varios directores, además de los avatares que marcan los momentos de auge y decadencia de todo proyecto artístico, se mantenía consecuente con el principio de establecer un diálogo entre la producción nacional y lo más representativo del arte internacional.

En el ámbito artístico, Cuba también había experimentado ciertos cambios. La Bienal de La Habana, creada en 1984, era un espacio importante para la promoción del arte del Tercer Mundo que aportaba nuevas experiencias a los artistas cubanos. En este caso, es preciso significar que el certamen brasileño fue el principal referente para el impulso de este evento. A su vez, la plástica se adentraba en un lenguaje distinto, que dejaba atrás los compromisos pictóricos y de épica enraizados en el arte de los setenta y aportaba nuevos códigos artísticos con la intención de acercar el arte a la vida y al individuo.

A diferencia de las primeras ediciones, Cuba participa, a partir de este momento, con una pequeña representación. (…)

 

[1] Catálogo de I Bienal de Sao Paulo, p.15.

[2] A partir de la II Bienal se incluyen los premios en la categoría de dibujo.

[3] En conversación con la autora para este artículo.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio