Arte, y público

/ 17 julio, 2014

(…) En los años ochenta surgió un clima favorable al mejoramiento ambiental de nuestras ciudades con el impulso dado por la CODEMA (Comisión para el Desarrollo de la Escultural Monumentaria y Ambiental) a todo lo relacionado con la instalación de esculturas en espacios abiertos (…) Mientras esto sucedía, en La Habana surgían las experiencias efímeras del grupo Arte Calle (una suerte de guerrilla artística urbana), las acciones de Juan-Si en El Vedado, y las de Glexis Novoa en exposiciones personales y colectivas, diferentes en su carácter y trascendencia a las acciones performáticas que Leandro Soto había protagonizado en la ciudad de Cienfuegos desde finales de los setenta. En la década de los noventa, la CODEMA propicio el Paseo de las Esculturas en la Universidad de Ciencias Informáticas en La Habana con la instalación de más de diez enormes obras, y desde inicios del siglo XXI continuo su esfuerzo por ubicar a la escultura entre los elementos sustanciales del paisaje urbano con los proyectos Escultura transeúnte y Con to’ los hierros, ambos en el Centro Histórico de la capital del país.

(…) A pesar de estos esfuerzos llevados a cabo en los últimos treinta años, la ciudad de La Habana (y en igual medida otras del país) no asume el nuevo arte público a plenitud y conciencia. (…) Solo ha aceptado tres o cuatro obras modernas, contemporáneas (de autores extranjeros en su mayoría), en lugares apenas perceptibles para los ciudadanos, lo cual no se corresponde con el impresionante auge adquirido por el arte cubano durante la segunda mitad del siglo XX en casi todas sus expresiones, reconocido a escala global. (…) La figuración continúa siendo el modo más aceptado por las autoridades de la ciudad —tanto del poder administrativo como político— para la “cualificación” del espacio público en cualquier sentido, y ha resultado ser la manera más simple, fácil, de abordar cualquier tipo de relación entre creadores y contexto urbano, entre creadores y poder.

En gran medida, ha sido la Bienal de La Habana la que ha sacado a esta ciudad de su enquistamiento, de un largo sopor ambiental cuajado de clichés y estereotipos para convertirla, cada dos y tres años, en una gigantesca galería de arte que trasciende sus espacios públicos con acciones e intervenciones artísticas que revelan nuevos modos de pensar, reflexionar, y disfrutar hechos estéticos inéditos.

Nelson Herrera Ysla

Nelson Herrera Ysla

Crítico de arte, curador, poeta. Co-fundador del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y de la Bienal de La Habana, evento que dirigió de 1999 a 2001, y donde se desempeña actualmente como curador. Ha ofrecido conferencias en numerosos países y publicado numerosos textos críticos en publicaciones especializadas de Cuba y el extranjero. Curador General de la XVI Bienal Paiz de Guatemala, 2008. Jurado de Ensayo del Premio Casa de las Américas, 2005, y de eventos internacionales de arte en América Latina. Premio Nacional de Crítica de Artes Guy Pérez Cisneros, 2007, y del Premio Nacional de Curaduría 2013, ambos en Cuba.

Related Post

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

  • Executive Director

  • Executive Managing Editor

  • Art Director

  • Editorial Director / Editor

  • Design & Layout

  • Translation and English copyediting

  • Spanish copyediting

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

  • Web Editor

Publicidad

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio