¿Una historia ya contada?

/ 27 junio, 2016

El montaje exterior en lo alto de la Galería Artis 718 generaba expectativas, y hacía preguntarse a quien por sus alrededores transitara, qué nuevas propuestas presentaría Duvier del Dago al espectador. La inauguración de la muestra La Historia es de quien la cuenta II, el pasado viernes 17 de junio de 2016, resultó la oportunidad ideal para conocer y dialogar con los más recientes trabajos del artista.

El concepto museográfico se sustenta en la recreación de una vivienda al interior, y el empleo de la madera como material conformador contribuye a proyectar los ambientes. El conjunto está marcado por un carácter escenográfico tanto a nivel espacial como objetual. La sala, el cuarto, el estudio, son aludidos mediante la inclusión del televisor, las ¨ventanas¨ (Contando estrellas, 2016), ¨la cuna¨ (The big house, 2016), la “mesa del taller”, donde el azar cede paso a la detallada y repasada disposición de cada objeto. La muestra en sentido general, evidencia un arduo proceso de montaje, el cual excede los límites convencionales de la galería para ocupar la zona superior del inmueble, donde a manera de bienvenida, una figura alada se alza. Intencionalmente o no, la disposición museográfica apunta hacia la autorreferencialidad, entendida como reflexión en torno al propio arte, donde los límites entre obra de arte y elementos decorativos/funcionales se tornan difusos.

La exposición es reflejo de una unidad tanto formal como conceptual. Una marcada relación queda establecida entre las piezas, donde algunas complementan y, en ocasiones, insisten en una idea ya referida. Dibujo en tinta, pintura, instalación y fotografía se imbrican. Esto posibilita el diálogo fluido, por ejemplo, entre las maquetas ubicadas en la mesa del “taller” y la fotografía digital que conforma Proyecto Salvación (Control, Salvavidas y Confesionario) (2015), la cual, a su vez, es resultado de la documentación de una instalación. Esta correspondencia no está dada por una simple similitud formal, sino que devela el transcurso creativo del artista, donde ambas constituyen fases diferentes de un mismo proceso.

El tratamiento de la figura femenina ha sido una de las líneas de trabajo desarrolladas por Duvier, con un especial énfasis en el desnudo. En un vínculo directo con dicha vertiente, acude a su representación en estas nuevas propuestas. La conocida imagen de la República materializada en una mujer se inserta como personaje protagónico, especie de alter ego que dialoga en cuanto a problemáticas de la realidad nacional más inmediata. La relación Cuba-Estados Unidos es abordada desde diferentes perspectivas para discursar acerca de cuestiones alusivas a la posición de ambos países en dicho proceso, dígase expectativas o riesgos. En ese sentido, es preciso señalar la alusión a temáticas y preocupaciones de carácter local en la obra de Duvier.

La exposición demuestra, una vez más, el perfecto dominio de la técnica del dibujo por parte del creador. Mediante la apropiación de la estética del comic, presenta obras de carácter narrativo. Varias de estas apuestan por la posibilidad de una rápida interpretación, dejando un tanto de lado la ambigüedad de la que en ocasiones se vale el arte. Tal vez algunas piezas como De la serie Alegorías (2016), en la cual representa un conjunto escultórico, demanden un mayor esfuerzo interpretativo. A partir de la metáfora como recurso discursivo, proyecta una reflexión en torno a la conexión entre presente y pasado, y se vale del monumento como instrumento legitimador de una historia ¿ya contada?

La Historia es de quien la cuenta II, de manera general, propone el proceso de actualización en la obra de un artista con una ya sólida línea de trabajo. Ciertas constantes de su trayectoria artística pueden ser percibidas. Por un lado, la alusión directa e intencional al proceso creativo. Por otro, el carácter artesanal o manual, anunciado a través del trabajo con  la madera y el procedimiento de la imagen en 3D realizada mediante hilos. Ambos rasgos ponen de relieve un hecho indiscutible: la importancia otorgada a la creación de la obra tanto a nivel procesual como formal. Asimismo, la interrelación entre diferentes manifestaciones, el tratamiento de la figura femenina, así como la apropiación de la estética del comic son elementos presentes. Se trata, pues, de una muestra donde todas las piezas trazan una suerte de recorrido virtual, que permite al espectador situarse en escena y, al mismo tiempo, contar su propia historia.

 

Gretel Castillo Figueroa

Gretel Castillo Figueroa

(Santa Clara, 1992) Graduada de Historia del Arte por la Facultad de Artes y Letras de la Universidad de La Habana. Especialista de la Fundación Ludwig de Cuba. Publicaciones de su autoría pueden ser consultadas en la revista digital Esquife 2.0, el sitio de Circuito Líquido y el blog de Art OnCuba Magazine.

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    LLILIAN LLANES

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    HAI FAJARDO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio