Frag-men-tos, metáfora de la vida

/ 30 mayo, 2017

Jacqueline Maggi (Manhattan, Nueva York) creció y se educó en Cuba. Es graduada de la Escuela Nacional de Diseño y del Instituto Superior de Arte (ISA), La Habana, en la especialidad de grabado. Obtuvo el Gran Premio en el Salón Nacional de Pequeño Formato, 1981, con una serie de cinco grabados -inspirados en José Martí- que la situó en la palestra pública nacional. Ha expuesto su trabajo internacionalmente. Vive y trabaja en Washington, D.C. desde 1996, donde es miembro del Washington Sculptors Group.

Por su destacada labor profesional en Cuba, fue seleccionada para estudiar la especialidad de grabado en el prestigioso Atelier 17 de S. W. Hayter, en París durante seis meses, entre 1987-88. Realizó su primera exposición personal en la Galería George Bernanos, en esa ciudad, donde exhibió una amplia colección de grabados.

Cuando regresa a Cuba, su discurso sufre una transición. La artista deja de practicar las técnicas del grabado y se interesa por el tallado de la madera. Apoyada en las herramientas propias del grabado comienza a ejecutar objetos. Realiza un libro, un par de zapatos, un pan y centra su atención en reproducir el espacio tridimensional. Crea pinturas, dibujos y esculturas que representan objetos cotidianos del hogar y, en ocasiones, subvierte su naturaleza cotidiana, creando combinaciones sorprendentes.

Su expresión artística se centra en realizar instalaciones, recuérdese El sitio, 1990, Primer Premio en el Salón de Artes Plásticas UNEAC ’90, exhibida actualmente en la colección permanente del Museo Nacional de Bellas Artes, MNBA, en La Habana.

En 1992 recibe el Premio en la Trienal Nacional de Escultura de Pequeño Formato, realizado en el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales, La Habana. Realizó dos importantes exposiciones personales: en el Castillo de la Real Fuerza, MNBA, en 1991; y en la Galería Habana, en el Vedado capitalino, en 1999, así como un importante núcleo de muestras colectivas en Cuba y en los Estados Unidos.

Fue miembro del Taller Experimental de Gráfica (TEG) y se dedicó a transmitir su saber a las nuevas generaciones como profesora de grabado en la Escuela Nacional de Arte (ENA), La Habana, donde ejerció durante diez cursos. A partir de sus enseñanzas y a la impronta de su discurso artístico, muchos estudiantes adquirieron sus conocimientos y su manera de hacer para expresar sus propios intereses artísticos, entre ellos, Los Carpinteros y Abel Barroso, quienes han alcanzado un marcado éxito.

Tras su inserción en la docencia en Washington, se desempeñó como jefa y profesora del Departamento de Artes Visuales en la Duke Ellington School of the Arts, en Washington DC, por un período de 16 cursos. Un mes antes de retirarse, mirando las prensas que tuvo a su disposición durante tanto tiempo, sin utilizarlas para realizar su propia obra, se propuso aprovechar la ocasión. Entusiasmada, creó la serie Frag-men-tos, conformada por cuatro mezzotintas realizadas en 2016, cuyo hilo conductor es la representación del encaje -una constante en su trabajo- expresado en diversas manifestaciones de su quehacer, ya sea en grabado, dibujo, escultura o metal.

Tras imprimir las pruebas de los cuatro grabados, cuando se disponía a tirar la primera edición, sucedió una catástrofe: el techo del taller se desplomó y no pudo rescatar las planchas de metal ni sus herramientas de trabajo. Por suerte, las pruebas de artista las tenía en su casa, de manera que estas obras son consideradas originales y únicas.

Entre las técnicas del grabado -explica- la mezzotinta constituye casi una forma de meditación, porque este procedimiento demanda una relación muy íntima entre la mano, el instrumento y la plancha de metal. Las composiciones se ejecutan con el berseau (cuna, en francés) -instrumento que posee muchos dientecitos-, uno lo va meciendo, para arriba y para abajo, organizadamente, lo que va provocando sucesivas mordidas en el metal, que se suceden, se conectan o se entrelazan entre sí. Luego, con el rascador y el bruñidor se aplanan las áreas trabajadas, para conseguir los blancos o grises, antes de aplicar la tinta.

Esta colección de grabados se caracteriza por el contraste de colores: rojo, blanco, negro y la presencia de grises, combinación cromática que enaltece la configuración del encaje mediante la contraposición de colores contrastantes.

Para Jacqueline, el encaje constituye un símbolo de laboriosidad, un elemento artístico sugerente. Su discurso creativo nos remite al encanto del material, que tiene la capacidad de “dejar ver” a través de los resquicios que deja libre el entramado del hilo en cada diseño. Su elegancia estriba en la delicadeza que brinda la propia superficie del tejido, dada esa apariencia que revela una estructura frágil, ligera, propensa a ser dañada y susceptible de ser reparada, enmendada o remendada, pues la naturaleza intrínseca de su entramado admite que los faltantes sean restaurados, actividad que Jacqueline disfruta especialmente, cuando se ocupa con destreza de las artes manuales, asumidas con sincera devoción.

La serie está inspirada en tres conceptos fundamentales. Fragmento: Una pequeña parte rota o separada de algo, pedazo, partícula. El fragmento es la parte que constituye un todo, que carecerá de sentido per se, por ello es que debe contextualizarse, ya que fuera del todo al que pertenece será imposible comprenderlo. Encaje: Tela delicada hecha de hilo -a mano o a máquina- en una red con patrones, que crea un tejido ornamental y transparente. Por último, remendar: reparar, zurcir, reparar lo roto o las rasgaduras. Reforzar con remiendos o con puntadas algo que está estropeado o roto, especialmente la ropa.

De manera que este conjunto está signado por la sutileza y la transparencia de los elementos, inspirados en la naturaleza del encaje -material sensual y atractivo, dada su capacidad de dejar ver la piel, o no, al mismo tiempo. Constituye una colección caracterizada por una estructura visual que cautiva, dada su capacidad para transmitir lujo y elegancia, aunque de repente, se rompa, y se convierta en un ripio. Esa particularidad de cambiar sustancialmente en un instante, Jacqueline la asocia con la relación sentimental y amorosa de una pareja, en la cual puede ocurrir esa misma transición en un breve período de tiempo. Desde el punto de vista conceptual, la autora se auxilia del encaje para significar: acoplamiento • ajuste • articulación • calado • conexión • empalme • enchufe • enganche • engaste • engranaje • labor • randa • unión. De tal manera, Frag-men-tos constituye la viva expresión de una metáfora de la vida.

Jacqueline ha disfrutado de una vida profesional activa, participando en exposiciones nacionales e internacionales en solitario y colectivas en su amplia trayectoria. Su última presentación en Cuba fue la última edición de Detrás del Muro, que constituye un amplio despliegue de obras de arte público realizado en el malecón y uno de los proyectos más atractivos y logrados de la reciente 12 Bienal de La Habana, en 2015, donde la autora construyó una instalación retomando el espacio desde la tercera dimensión, inspirada en el mar y en su preeminencia por las variantes del color azul en su obsesión creativa, demostrando la fuerza y diversidad de su imaginario.

Interrogada acerca de sus preferencias para expresar el arte, esta artista, que acomete su obra pacientemente, desde la persistencia de lo cotidiano, y aborda la creación desde un amplio espectro de intereses y posibilidades, sentencia: “Yo uso una aguja, una antorcha, un cincel, un taladro, madera, papel, tela o acero, para crear obsesivamente…

Hortensia Montero

Hortensia Montero

(La Habana, 1951) Master en Historia del Arte, Universidad de La Habana. Graduada de la Escuela de Museología, Museo del Louvre; de Museología General Contemporánea, Universidad París I; de Documentación y Archivo, Centro de Documentación de la UNESCO–ICOM, París. Desde 1975 es curadora de Arte Contemporáneo, MNBA. Fue Premio Anual de Investigación Cultural 2001, 2002 y 2003, Centro Juan Marinello y Premio Nacional de Curaduría, 2003 y 2006. Autora del libro Los 70: Puente para las rupturas. Profesora adjunta de la Universidad de La Habana.

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    DEBORAH DE LA PAZ

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    LUPE PÉREZ ZAMBRANO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio