Sin máscaras… acerca de una colección de arte (afro)cubano. Entrevista al crítico y ensayista Orlando Hernández

/ 8 diciembre, 2013

¿Cómo surge la idea de crear una colección con un perfil centrado en el “arte afrocubano” por parte de un coleccionista sudafricano residente en Inglaterra?

Fue una propuesta mía que el coleccionista aceptó de inmediato, como si siempre hubiera querido tener una colección como esta. (…) Nunca había hecho la curaduría de una colección privada, ni había trabajado como art advisor. (…) Le dije que me parecía adecuado hacer una colección de arte contemporáneo cuyo perfil estuviera basado precisamente en nuestras “herencias africanas” y en la cultura y los problemas de la población negra de Cuba. Este es un tema (o un conjunto de temas) que siempre me ha interesado, en el que solo he trabajado de manera fragmentaria, y me daría oportunidad de desarrollarlo con mayor amplitud. En segundo lugar, que aunque la propiedad de la colección fuera privada o familiar, debería tener un carácter público, es decir, mantenerse circulando sobre todo en países con población africana o afro-descendiente, que es como decir, a nivel global, ya que la diáspora africana y afroamericana se encuentra en casi todo el mundo. Y por último, que esta colección tendría que generar publicaciones, videos, conferencias, debates para acompañar las exposiciones, donde se abordaran y discutieran cuestiones como la discriminación y el racismo que siguen afectando actualmente a las personas negras en Cuba y en todo el mundo, así como que denunciaran la presencia de los estereotipos raciales; y en otro sentido, que pusiera de manifiesto la existencia de una conciencia racial dentro de la población negra y mulata de Cuba, la cual tiene una historia que ha sido ocultada o desconocida debido al carácter hegemónicamente blanco de nuestra sociedad y a la importancia que por lo tanto se le ha otorgado a los procesos de “blanqueamiento” y a la teoría del mestizaje. La colección debería reflejar igualmente la larga presencia en nuestra sociedad de las distintas religiones de origen africano (Osha, Ifá, Palo Monte, Abakuá) en la que participamos millones de cubanos de todos los colores. (…)Finalmente, como un tema nunca antes incluido bajo el rubro de lo “afrocubano”, quisimos introducir el de la presencia cubana en África. (…) Deberíamos mostrar los vínculos que tenemos con el África negra o subsahariana no a nivel racial, cultural, religioso, sino a nivel político y militar. Muchos cubanos, negros y blancos, lucharon y murieron en Angola, en Etiopía, en el Congo y en otros países africanos, o dejaron familia por allá que nunca han vuelto a ver, o regresaron heridos, sicológicamente afectados, como sucede en todas las guerras. (…)

¿Cuándo se exhibió la colección por primera vez y por qué el título Without Masks?

El título tiene que ver con la franqueza o la sinceridad con que debe tratarse un tema como este (…) La colección fue expuesta por vez primera en 2010 en la Johannesburg Art Gallery (JAG) en Sudáfrica, uno de los países donde el racismo contra el negro ha sido más fuerte. (…) Hicimos una selección de unas ochenta obras de las cien que aproximadamente teníamos entonces, pues a pesar de que ocupamos seis salas no cabía todo. No nos interesaba seguir un orden alfabético, ni temático, ni técnico a la hora de distribuir las obras, sino por fecha de nacimiento: de los mayores a los más jóvenes, y comenzando por los ya fallecidos. De ahí que la exposición abriera con Jay Matamoros, que aunque pudiera parecer relativamente ajeno a “lo contemporáneo”, participó de los diversos momentos del arte cubano desde finales de los treinta hasta su muerte en 2008. Luego vienen Belkis Ayón y Pedro Álvarez, que junto a Matamoros conforman la tríada de artistas fallecidos incluidos en la colección. Después, por orden de edad, Manuel Mendive, los artistas populares Julián González y Bernardo Sarría, Santiago Rodríguez Olazábal, Ricardo Brey, René Peña, Moisés Finalé, José Bedia, etc., y así fuimos avanzando por las distintas generaciones hasta llegar al más joven, hasta ahora, que es Yoan Capote. Los ordenamientos pudieran haber sido otros, desde luego, haber reunido todos los trabajos que aluden a lo racial en un lado, los de tema religioso en otro, pero siempre hay obras que mezclan varias problemáticas, la identidad racial, lo social, lo religioso.

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    DEBORAH DE LA PAZ

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    LUPE PÉREZ ZAMBRANO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio