Natalia Bolívar en su laberinto

/ 1 diciembre, 2017

Un poco antes de que Natalia Bolívar comenzara a hablarme de sus incursiones en la pintura (…) me advirtió que no buscara obstinadamente una quinta pata de su mesa: “yo pinto para distraerme…” (…) Y me confesó: no he dejado de pintar desde que ingresé en la Escuela Anexa de la Academia de Bellas Artes San Alejandro, allá por el año 1954 bajo la tutoría de Florencio Gelabert en escultura y de Baría en el dibujo.

Casi desde aquella década del 50 su vida comenzó a ser marcada también, quizás algo más profundamente, por la investigación etnológica y antropológica sobre manifestaciones religiosas y populares de origen africano gracias a un temprano aprendizaje de la mano de Lydia Cabrera. Importantes ramas estas del saber y la sensibilidad se cruzaron en su vida para tratar de comprender los orígenes de muchas zonas de nuestro comportamiento como cultura, sociedad y nación. (…)

Al principio tomó clases de pintura con Hipólito Hidalgo de Caviedes quien estaba casado con una prima hermana suya y en las vacaciones de verano de 1955 se le ocurrió inscribirse en unos cursos de la muy conocida Art Student League de Nueva York, con Norman Rockwell (…)

Cuando se inaugura la nueva sede del Museo Nacional de Bellas Artes (hoy edificio Arte Cubano) (…) fue llamada a trabajar en la Bienal de Arte Hispanoamericana y a entrenarse como futura guía de la institución. A su formación también contribuyeron, aquellas tertulias en casa de su prima, la escultora Rita Longa, en las que cada domingo se reunían algunos artistas cubanos: René Portocarrero, Amelia Peláez, Víctor Manuel, Wifredo Lam, para intercambiar opiniones y afectos en torno a la pintura.

En 1959 tomó las riendas del Museo Nacional, aunque Antonio Rodríguez Morey fungía oficialmente como director del mismo. Desde entonces su vida creadora cambió debido a las altas responsabilidades. También se dedicó a estudiar museografía, arte precolombino y a visitar museos extranjeros. Además, Julio Lobo le entregó en “calidad de depósito” su colección de arte para que se expusiera en los nuevos y reestructurados museos, especialmente la relacionada con Napoleón Bonaparte —además de retratos ingleses y franceses que poseía—la cual sirvió de base para la fundación del Museo Napoleónico en diciembre de 1961, del cual Natalia funge, así como su primera directora.

(…) Desde esos tempranos años 60, Natalia abandonó la pintura muy a su pesar debido a sus compromisos frente a determinadas instituciones de la cultura hasta que a mediados de esa década fue cesada abruptamente de sus cargos oficiales y reubicada para ejercer las más diversas ocupaciones, desde sepulturera en el cementerio de Colón hasta atender patos en una granja, asuntos de joyería, trabajar como divulgadora del Teatro Nacional y fundar el Museo Numismático…hasta que decidió asentarse definitivamente en su propia casa y dedicarse por entero a sus entrañables oficios de siempre: la investigación y la pintura.

Fue a principios de los años 90 que volvió a surgir en ella la pasión por pintar, que no ha cesado hasta hoy (…) En ese resurgir (…) asume con fuerza y unicidad la abundante imaginería de las prácticas religiosas y el insondable universo de imágenes, formas y firmas que comportan, para centrarse en ella, pero sin decidirse a exhibir sus obras durante la década. (…) Desde entonces ha concentrado su vocación pictórica en interpretar el universo de deidades y mitologías aprendido desde su época de trabajo con Lydia Cabrera. (…)

Nelson Herrera Ysla

Nelson Herrera Ysla

Crítico de arte, curador, poeta. Co-fundador del Centro de Arte Contemporáneo Wifredo Lam y de la Bienal de La Habana, donde se desempeña actualmente como curador. Ha ofrecido conferencias en numerosos países y publicado numerosos textos críticos en publicaciones especializadas de Cuba y el extranjero. Autor de varios libros de poesía y ensayos. Curador General de la XVI Bienal Paiz de Guatemala, 2008. Jurado de Ensayo del Premio Casa de las Américas, 2005, y de eventos internacionales de arte en América Latina. Premio Nacional de Crítica de Artes Guy Pérez Cisneros, 2007, y del Premio Nacional de Curaduría 2013, ambos en Cuba.

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    LLILIAN LLANES

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    HAI FAJARDO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio