MOEBIUS SALIARA

/ 1 septiembre, 2017

El arte funciona como un anillo de Moebius, de manera desterritorializada, virtual, con fluctuaciones entre los espacios públicos y privados, propios y comunes, subjetivos y objetivos, como banda en espiral que potencia la operación dialéctica del hipertexto. 

En la obra del artista cubano Glauber Ballestero (La Habana, 1977) ocurre este proceso de desdoblamiento. La imagen deja de ser útil en su contexto y adquiere un efecto rizomático que le permite ser una invención con voz crítica en la realidad. En su más reciente muestra personal, Conceptium Saliara, realizada en la Galería Villa Manuela, Glauber construye una historia ficticia pero con acentuados paralelos y guiños a la narración política y social actual. (…)

¿Por qué CONCEPTIUM SALIARA?

La experiencia dialoga sobre el advenimiento de una nueva especie animal llamada Saliara, y el mito a su alrededor. Este ser es aparentemente perfecto. La exhibición recogía tres momentos, y mostraba un viaje evolutivo desde la formación de la primera célula hasta la plenitud de esta entidad en su entorno. Comprendía también un libro con sus historias, conceptos, imágenes asociadas a ellos, patrones de colores con pigmentos especiales, emblemas, estandartes, huevos, composición molecular alterada del oxígeno, organismos en estado larval, estructuras de ADN, etc. No es coincidencia que la primera pieza que encontrabas en la sala fuera la célula, y la última el video que representa a Saliara en esa suerte de limbo que está llegando a habitar. CONCEPTIUM SALIARA es la interpretación que le doy a este hecho.

¿Hasta qué punto interesa hacer corresponder la historia creada con el resultado visual en la sala expositiva? ¿Consideras una experiencia sensitiva coherente con la propia obra la incertidumbre que genera esta posible dicotomía?

Efectivamente, el público que consume mi trabajo necesita más información para poder relacionar los argumentos con las obras. No lo veo como una limitante, es otra manera de hacer arte. También me esfuerzo en que las piezas tengan una autonomía. Me interesa tanto el espectador que disfruta solo la parte retiniana como el que busca las historias que progresivamente van abriéndose, que va intentando profundizar en lo conceptual. Hay lugar para los dos. No me obsesiono con que el público se lleve mi statement de manera rígida, si se crean otras ideas, fantástico. Mi máxima es: no importa lo que sea, tú sabrás lo que es. La incertidumbre o lo ambiguo es algo que siempre está implícito, no me gusta dejar todo en evidencia.

Coméntanos un poco sobre tu relación con la fotografía, y sobre cómo el andamiaje técnico es también parte ineludible del concepto.

En mi caso los medios son fundamentales a la hora de concretar una idea. A veces voy tratando de alcanzar un punto en mitad de camino entre uno y otro. La selección no es aleatoria, los medios están en función de dimensionar el argumento del proyecto. En CONCEPTIUM SALIARA visualicé la experiencia con obras que pudieran ser pinturas o fotografías, que fueran difíciles de clasificar en ese sentido. Pero tenía claro que las imágenes utilizadas debían ser representativas de esos conceptos señalados en el libro, y para ello la fotografía era imprescindible. Me interesa la imagen en sí por su iconografía, por lo que muestra, y además por ese grado de artificialidad que brinda el medio. Cuando me refiero a representación quiero decir que voy concibiéndolas como cuando rellenas un set de grabación de cine o televisión, desde afuera son perfectos óleos sobre lienzo, desde dentro impresiones de esos cuadros. Esto no quiere decir que conciba mis exposiciones como puestas en escena, sino que, además, transformo esa artificialidad en algo sublime, único. (…)

Claudia Taboada Churchman

Claudia Taboada Churchman

La Habana, 1990. Crítica de arte y curadora para la Galería Villa Manuela. Textos suyos pueden consultarse en catálogos de exposiciones y en publicaciones como la revista Artecubano, Revolución y Cultura, La Jiribilla, el tabloide Noticias Artecubano y los sitios web Habana Patrimonial y Habana Cultural. Recientemente uno de sus proyectos curatoriales fue premiado con la Beca de Curaduría que otorga el Centro de Desarrollo de las Artes Visuales.

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    DEBORAH DE LA PAZ

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    LUPE PÉREZ ZAMBRANO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio