De lo fortuito de una vocación

La colección de arte cubano contemporáneo de Luciano Méndez

/ 1 diciembre, 2017

La colección de arte cubano data de una historia corta y con muchas fracturas. En las décadas más cercanas, después de que la producción nacional se proyectara al mundo con bríos renovados y con aires de deslumbramiento, un gran porciento de nuestro quehacer plástico incrementa sobre todo colecciones privadas en el exterior. De ahí que la colección de arte cubano contemporáneo de Luciano Méndez tenga el atractivo adicional que permanece en Cuba.

Más de 500 obras y 60 artistas conforman esta colección que en general se destaca por piezas de calidad y por prefigurarse bien representativa del arte, sobre todo pictórico (…)

¿Cuándo y con cuáles motivaciones miró precisamente hacia el arte cubano?

Yo llego a vivir a Cuba en 2004 por cuestiones de trabajo. En los primeros años empiezo a adquirir alguna obra de no excesivo valor bajo mis criterios económicos, tanto para decorar las oficinas del Banco para el cual trabajo, como para mi casa.

Visito exposiciones, hablo con galeristas y con críticos de arte, y percibo que aquí hay una auténtica explosión de buen arte, muy por encima de lo que había apreciado en otros países que he conocido a lo largo de mi carrera bancaria. Convertirme en coleccionista no fue una decisión premeditada, sino que cada vez fui adquiriendo más obras, de mayor importancia económica, y que me daban cada vez mayor satisfacción.

La oficina del Banco se ha transformado, y sin dejar de ser una oficina bancaria, es un lugar expositivo de arte que es apreciado tanto por los empleados que convivimos aquí, como por los clientes que nos visitan. (…)  Parecido sucede en mi casa (…) Lo que nació como un hobby, ha tomado ya una dimensión muy importante. Ya acepto que se me reconozca como coleccionista.

Después de los momentos iniciales, ¿sigue adquiriendo las piezas por criterios de gusto o ya lo hace con la perspectiva de la potencialidad mercantil que implica coleccionar arte?

El valor monetario está en cualquier elección económica que uno toma (…) En todas las decisiones que el ser humano toma a diario hay un componente económico. En una colección de arte de alguien que no la recibe por herencia, sino que se adquiere por la capacidad de ahorro del trabajo, hay que ser muy cuidadoso. Yo diría que en mi caso no pretendo el gran objetivo mercantilista. Me conformo con que lo colocado en la inversión en arte, no descienda de valor de media (…)

¿Cuáles son las claves que definen su colección?

Número uno: yo colecciono única y exclusivamente artistas cubanos que viven y trabajan en Cuba. Por lo tanto, de las 500 obras puede que haya alguna que haya sido pintada fuera de Cuba, aunque yo me atrevería a decir que las 500 han sido pintadas en la Isla. Hay algunos casos en los que las obras se encontraban fuera del país, y que, por decirlo de alguna forma, yo las he rescatado. No colecciono Vanguardia ni Colonia.

Segunda característica: adquiero única y exclusivamente obras que a mí me gustan. Es decir, que excluyo una obra que pueda tener un precio interesante, pero que no me guste. Si no me gusta no estará en mi colección.

Tercer punto: me informo muchísimo. Procuro asistir a todas las exposiciones, aunque a todas es imposible, porque hay muchas, pero no falto a las que considero que valen la pena. Leo lo que se publica, y por supuesto, también Art OnCuba.  Y me interesa muchísimo la opinión de los críticos.

Procuro conocer personalmente a los artistas, y este sería el cuarto aspecto: para mí como coleccionista es importante incorporar e interpretar la obra conociendo también a su autor, lo que piensa, las historias que lo inspiran y las experiencias espirituales que vierten en su creación. Hay una proyección del artista en su obra, por lo tanto, necesito conocer a los dos. Hay obras que yo adquiriría de cualquier manera, como dije antes, porque me gusta. Pero siempre intento conocer la percepción del artista. (…)

Onedys Calvo

Onedys Calvo

Tiene una Maestría en Historia del Arte. Vive y trabaja en La Habana. Es curadora de la Oficina del Historiador de la Ciudad y es la Directora del Palacio del Segundo Cabo: Centro para la interpretación de las relaciones culturales Cuba – Europa. Además, trabaja como periodista en la emisora Habana Radio, y colabora con diversas publicaciones especializadas, tales como Artecubano, Revolución y Cultura y de OPUS Habana.

Related Post

Comments

Publicidad

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    LLILIAN LLANES

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    HAI FAJARDO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

Boletín de Noticias Art OnCuba

* Este campo es obligatorio