Tomás Esson: Miami Flow

/ 1 septiembre, 2017

Del 23 de marzo al 20 de abril la galería Fredric Snitzer, localizada en el Downtown de Miami, acogió la imponente muestra Miami Flow del artista cubanoamericano Tomás Esson, afincado en Miami. Conformada por seis pinturas y una serie de dibujos pertenecientes a la serie Wet Painting, Miami Flow no solo cautiva por la innegable maestría técnica que caracteriza la obra de este artista, sino por la sensualidad y solidez conceptual que la caracteriza.

Tomás Esson Reid (La Habana, 1963) es sin lugar a dudas uno de los pintores más contundentes que ha dado el arte cubano contemporáneo. La excelencia técnica de Esson convierte siempre en deleite la contemplación de su obra. Paradójicamente, el éxtasis pictórico al que nos induce su savoir-faire es siempre sacudido por los temas abordados donde lo kitsch, lo escatológico y lo violento asoman como leitmotiv. Las entidades pictóricas de Tomás Esson son un retrato visceral de esa angustia enjaulada que es la existencia humana: vulvas, penes, tarros, eyaculaciones, escupitajos, vello púbico, seres indescriptibles que comparten la atormentada condición de bestia y semidiós, que son a un tiempo animal en celo y ente espiritual.

(…) Miami Flow, como su título bien sugiere, es un constante manar, idea acentuada por la naturaleza intrínseca de las obras constitutivas de esta muestra y, particularmente, por la serie Wet Painting, cuyos dibujos se expanden más allá del límite físico del marco para convertirse en una instalación inmersiva que inunda todo en derredor. Miami Flow alude a esa tendencia sensual que, como icono, caracteriza –al tiempo que estigmatiza– a la ciudad de Miami y, a nivel bien personal, introduce una tercera acepción estrechamente ligada a la propuesta de Tomás Esson. Flow, en el argot popular refiere al pelo, ese pelo hirsuto y rizado que se anima con el viento. Proveniente esta acepción del hockey, adquiere aquí un nuevo significado: el del vello púbico tan caro a toda la trayectoria del artista.

Aunque centrada en la serie más reciente de Esson cuyo nombre da título a la muestra, Miami Flow incluye a modo de necesario clin-d’oeil obras de series anteriores que funcionan como complemento imprescindible para la comprensión del complejo universo de este artista. (…) Beach, 2016, Cachumbambé, 2016-2017, y Oráculo, 2017, presidiendo la galería central, son exponentes de lo más novedoso. Cargada de las entidades que han caracterizado toda la trayectoria de Esson, en Miami Flow la figura humana pareciera transfigurarse en el elemento vegetal. Asistimos a exuberantes paisajes biomorfos donde domina el all-over tan caro al expresionismo americano. Los colores se desgajan definitivamente de series anteriores como Wet Painting, donde la paleta estaba determinada por lo que Esson denomina fleshy colors y que se circunscribe a colores directamente asociados a lo humano y los cinco elementos que conforman el pentagrama erógeno de Esson. Ahora, sin embargo, la paleta se ilumina dominando The South Beach Palette, creada por Leonard Horowitz. Se impone el elemento seriado que destierra el punto central de interés haciendo saltar el ojo de una a otra parte del cuadro en un convite de formas que no acaban. La noción de fluido asociado a esta serie tiene mucho que ver con lo sensual y lo inestable. La flor (vulva) se erige elemento central, mientras que lianas, tallos y pistilos la secundan (el pelo).

Oráculo, 2017, es una pieza colosal que trae invariablemente a la memoria dos obras medulares de la historia del arte: de un lado la serie Los nenúfares, de Claude Monet, y, del otro, La Jungla, de Wifredo Lam. El pletórico paisaje al que asistimos se compone de una cuidada paleta que acentúa la vibración cromática por la proximidad de colores. La serie Miami Flow se alimenta también de esa revisitación a un mismo tema, una y otra vez, que permite a Esson, lo mismo que a Monet, el éxtasis en la cualidad cromática del paisaje. Sin embargo, en Oráculo, la aparente calma pronto cede paso a la voracidad y la exuberancia que, como en el caso de La Jungla, se torna estado psíquico. Sensualidad y erotismo devenidos sobrevivencia y desenfreno a un tiempo. (…)

Related Post

Comments

Advertising

  • Editor in Chief / Publisher

    HUGO CANCIO

  • Executive Director

    ARIEL MACHADO

  • Executive Managing Editor

    TAHIMI ARBOLEYA

  • Art Director

    LLILIAN LLANES

  • Editorial Director / Editor

    DEBORAH DE LA PAZ

  • Design & Layout

    VÍCTOR MANUEL CABRERA MUÑIZ

  • Translation and English copyediting

    MARÍA TERESA ORTEGA

  • Spanish copyediting

    YAMILÉ TABÍO

  • Commercial director & Public Relations / Cuba

    HAI FAJARDO

  • Web Editor

    MARILYN PAYROL

ART Oncuba NEWSLETTER

* Este campo es obligatorio